Los gobiernos vasco y central afianzan su sintonía tras pactar la nueva ley del Cupo

Montoro y Azpiazu, en una imagen de archivo / EFE

Azpiazu y Montoro firman un preacuerdo que la Comisión Mixta ratificará el miércoles. Esta norma quinquenal da continuidad al pacto bilateral alcanzado en mayo, que acabó con una década de diferencias en su relación financiera

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIELSan Sebastián

La sintonía que los gobiernos vasco y central llevan meses cultivando dio ayer un nuevo fruto con la firma de un preacuerdo sobre la próxima ley quinquenal del Cupo, que contribuye a afianzar la «normalidad» en las relaciones financieras entre ambos ejecutivos, después de una década presidida por los desencuentros. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el consejero vasco del ramo, Pedro Azpiazu, rubricaron ayer en Madrid un documento que servirá de base para el texto que ratificará el miércoles la Comisión Mixta del Concierto Económico.

El preacuerdo de ayer sobre las bases para la ley quinquenal del Cupo para el período 2017-2021 hunde sus raíces en el pacto bilateral que ambos gobiernos alcanzaron en mayo, en paralelo a la negociación presupuestaria que protagonizaron el PNV y el Gobierno de Rajoy, y que permitió la aprobación de las cuentas de 2017. En este caso, la casualidad ha querido que el acuerdo sobre la ley quinquenal se haya producido en la misma semana en la que los jeltzales han facilitado el techo de gasto para 2018, aunque ambas cuestiones no están directamente relacionadas. La Comisión Mixta del próximo miércoles estaba prevista desde hace meses y viene a apuntalar el acuerdo sobre las cuentas de 2017. Lo que depare la negociación de los Presupuestos para el siguiente año aún está por ver. El PNV ya trabaja en sus próximas reivindicaciones.

Con la firma de ayer, se confirmó la disposición mostrada en mayo entre Madrid y Vitoria para cerrar con éxito una nueva ley quinquenal del Cupo. La piedra angular de este acuerdo ya estaba puesta desde el momento en que ambos ejecutivos pactaron la cifra para el año base de esa norma, que es precisamente 2017. El pacto bilateral alcanzado en mayo estableció el Cupo de este año en 1.300 millones de euros, una cantidad que servirá de base para calcular la cantidad que Euskadi deberá pagar al Estado hasta 2021, más allá de los índices de actualización que se introducen anualmente.

Objetivos de estabilidad

El preacuerdo rubricado por Montoro y Azpiazu incluye también los nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria para Euskadi y algunas modificaciones en varios artículos del Concierto Económico. Todo ello deberá ser ratificado el próximo miércoles en la Comisión Mixta del Concierto Económico que se celebrará en Madrid, que contará también con la participación de dirigentes de las tres diputaciones forales.

El paso por la Comisión Mixta, sin embargo, no agota el recorrido de la nueva ley quinquenal del Cupo, que debe ser refrendada también en las Cortes Generales al ser una norma estatal. Está previsto que la votación se produzca en otoño y el Gobierno Vasco confía en que no haya problemas para que la ley pueda pasar el trámite del Congreso y el Senado. Si el PSOE da su visto bueno -algo probable teniendo en cuenta que se trata de un Ejecutivo de coalición entre el PNV y el PSE-, la ley quinquenal sería aprobada por las Cortes con una amplia mayoría.

Fuentes del Gobierno Vasco destacaron ayer la «normalidad institucional» que supone alcanzar acuerdos como el de la ley quinquenal del Cupo, que pone fin a diez años de discrepancias. En el pacto de mayo se liquidaron las diferencias pendientes de esa década sin acuerdos -con un saldo favorable a las instituciones vascas de 1.400 millones de euros- y se avanzó en la negociación de la nueva ley quinquenal, al fijar el año base de 2017 en 1.300 millones de euros. El consejero de Hacienda explicará hoy los detalles concretos del acuerdo firmado ayer.

Este mes de julio está siendo activo para las relaciones entre los gobiernos vasco y central, ya que el pasado miércoles también se procedió a la firma de un convenio de encomienda de gestión de la variante sur ferroviaria del puerto de Bilbao, en un acto en Madrid al que acudieron los consejeros Arantxa Tapia y Pedro Azpiazu y los ministros Soraya Sáenz de Santamaría, Iñigo de la Serna y Cristóbal Montoro.

La vicepresidenta del Gobierno, además, viajará el próximo martes a Euskadi para firmar un nuevo convenio con el Ejecutivo de Urkullu, en este caso un tema de Empleo, por lo que estará acompañada por la ministra Fátima Báñez. La visita de Sáenz de Santamaría llegará en la misma semana en la que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reunirá con el lehendakari y con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, el jueves en Vitoria.

LAS CLAVES

TRABAJO ADELANTADO
La parte más complicada del pacto ya estaba salvada después de que se fijara la cifra del año base de la ley
TESTRECHAR RELACIONES
Sáenz de Santamaría visita el martes Euskadi dos días antes de que Sánchez se reúna con Urkullu y Ortuzar

Fotos

Vídeos