El Gobierno Vasco reconoce que el acuerdo será «difícil»

M. V. SAN SEBASTIÁN.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, destacó ayer que «el desafío» al que se enfrenta la ponencia de autogobierno para consensuar un nuevo estatus «es importante» y reconoció que «las dificultades son relevantes», aunque huyó de cualquier «planteamiento pesimista» y se mostró esperanzado en que los grupos parlamentarios serán capaces de acordar un nuevo estatus a pesar de sus actuales «posiciones distantes».

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Erkoreka recordó que el Ejecutivo vasco está formado por dos partidos (PNV y PSE) que ya desde su acuerdo de coalición dejaron claro que mantenían posiciones diferenciadas en torno al futuro del autogobierno. Ello no impidió que, en el acuerdo de gobierno, ambos recogiesen catorce puntos sobre los que podría girar la reforma estatutaria, entre los que aparecía la posibilidad de incluir cuestiones polémicas como el derecho a decidir o el reconocimiento de Euskadi como nación. «Desde ese punto de vista, a nadie puede sorprender que, en este momento, ambos partidos puedan defender diferentes postulados en la ponencia de autogobierno», apuntó Erkoreka.

«Estamos donde era previsible que estuviéramos, cada grupo hará sus propuestas para el nuevo estatus y luego habrá que intentar llegar a acuerdos», añadió el portavoz, que indicó que «el tiempo dirá si es posible» ese pacto. Sí resaltó que «en la sociedad vasca hay una expectativa para que la ponencia pueda superar las dificultades y llegar a un acuerdo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos