El Gobierno Vasco reclama a Rajoy una reacción «ponderada» en Cataluña

Erkoreka atiende a los periodistas ayer en Bilbao.
Erkoreka atiende a los periodistas ayer en Bilbao.

Erkoreka llama al Ejecutivo del PP a «rehuir fórmulas judiciales traumáticas», aunque cuestiona los modos de aprobación de las leyes de desconexión

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

La primera reacción oficial del Gobierno Vasco al proceso catalán se centró en pedir al Ejecutivo de Mariano Rajoy «ponderación» en la respuesta a Cataluña. El gabinete de PNV y PSE-EE cargó la mayor parte de sus críticas en el Ejecutivo del PP, al que pidió diálogo y que no haga «oídos sordos» a las reivindicaciones catalanas, aunque también consideró que «no fue precisamente modélico» el procedimiento empleado en el Parlament para aprobar las leyes de desconexión.

Fue el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, quien compareció en Bilbao, en una convocatoria de urgencia a media mañana, para afirmar que el Ejecutivo autonómico es partidario de «rehuir fórmulas judiciales traumáticas» que puedan «dificultar aún más después la recomposición de relaciones y el establecimiento de mecanismos de diálogo» en Cataluña. «Las reacciones deben ser bien ponderadas cuando se trata de asuntos relacionados con la convivencia», señaló. El Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha marcado distancias con el 'procés', aunque expresa su respeto a los pasos dados. Pero el acuerdo del PNV con el PP en Madrid en materias económicas y presupuestarias provoca que en el mundo jeltzale se observe con preocupación la respuesta que pueda dar Rajoy a los independentistas, consciente de que una actuación no medida podría dificultar en Euskadi la justificación de esa entente jeltzale con los populares.

Por ello, Erkoreka insistió ayer en la necesidad de una respuesta medida, reiterando la apuesta del Gobierno de Euskadi por «soluciones legales y pactadas, que permitan conciliar el principio democrático con el principio de legalidad». «La finalidad primordial de la política es dar respuesta a las aspiraciones de la sociedad arbitrando cauces, poniendo en marcha mecanismos que puedan darle respuestas a esas aspiraciones a través de mecanismos que concilien la democracia y la legalidad, y que conviertan las mayorías democráticas en legalidad, conciliando ambos principios que son indisolubles en un Estado democrático y de derecho», apuntó.

El Ejecutivo vasco insiste en conjugar democracia y legalidad y pide que se escuche a los catalanes El gabinete de Urkullu lamenta que algunas medidas aplicadas rozan el artículo 155

En esta línea, afirmó que, en el caso de Cataluña, «no se puede hacer oídos sordos a una aspiración importantísima del pueblo catalán, que busca soluciones y, sobre todo, una respuesta de tipo político que trabaje a través del diálogo y la negociación en la articulación de mecanismos que hagan posible esa conciliación entre democracia y legalidad», señaló en línea con las tesis del lehendakari estos días.

De este modo, Erkoreka rechazó medidas contra el 'procés' que puedan «dificultar aún más después la recomposición de relaciones y el establecimiento de mecanismos de diálogo». «Las reacciones de las administraciones públicas tienen que ser medidas, bien ponderadas, cuando se trata de asuntos que conciernen a la convivencia».

Artículo de la discordia

El también consejero de Autogobierno explicó que el Ejecutivo de Rajoy «todavía no ha hecho uso del artículo 155 de la Constitución (suspensión de la autonomía), aunque sí se han adoptado medidas de intervención, de control y supervisión de la actividad de la Generalitat que, de alguna manera, podrían inscribirse en los objetivos que están definidos en ese artículo 155», lamentó.

El portavoz del Gobierno Vasco sabe que, «conforme avanza el tiempo, las posibilidades de una solución acordada y consensuada antes del 1 de octubre se están reduciendo ostensiblemente». Preguntado por la disposición al diálogo del Ejecutivo español, respondió que «los anuncios que haya podido realizar el presidente del Gobierno buscando o preconizando, aunque fuera de manera tímida y soterrada, fórmulas de diálogo y de encuentro, hay que ver en qué se traducen».

Por otro lado, consideró que las medidas que ha adoptado en los últimos días el Parlament «no deben sorprender a nadie» porque se trata de iniciativas que «venían siendo anunciadas por el Gobierno de la Generalitat y por los partidos que le dan cobertura en el Parlament». No obstante, esos «procedimientos arbitrados en el Parlamento de Cataluña para aprobar estas leyes -como han puesto de manifiesto los órganos de control, los letrados del Parlamento de Cataluña y el propio consejo de Garantías Estatutarias- no son precisamente modélicos», zanjó en una crítica a los soberanistas.

Más

Fotos

Vídeos