El Gobierno Vasco rechazará el grueso de las 1.330 enmiendas parciales de Bildu y Podemos

Los parlamentarios de EH Bildu Iker Casanova y Maddalen Iriarte registran las enmiendas a las Cuentas./EFE
Los parlamentarios de EH Bildu Iker Casanova y Maddalen Iriarte registran las enmiendas a las Cuentas. / EFE

El acuerdo presupuestario entre PNV, PSE y PP cierra la puerta a cualquier cambio de calado. Los populares presentan 180 modificaciones parciales para introducir las partidas por valor de 30 millones que incluye su pacto presupuestario

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

EH Bildu y Elkarrekin Podemos han presentado sendas enmiendas a la totalidad a los Presupuestos del Gobierno Vasco para 2018, aunque también han hecho los deberes con las enmiendas parciales y, entre las dos coaliciones, han registrado un total de 1.330 propuestas. El grueso de las modificaciones que plantean estos dos grupos de izquierdas, sin embargo, tiene muy pocos visos de prosperar porque el acuerdo presupuestario firmado el miércoles entre el Ejecutivo de coalición de PNV y PSE con el PP cierra el paso a cambios de calado en las Cuentas, según reconocen fuentes del Departamento de Economía. Podría aceptarse alguna concreta, previa negociación en la comisión parlamentaria de Presupuestos, pero la mayoría de las enmiendas no prosperarán.

En total, el proyecto de Cuentas que está tramitando el Parlamento Vasco ha recibido 1.526 propuestas de modificación por parte de los cinco grupos que componen la Cámara. El grupo parlamentario que más enmiendas parciales ha presentado es EH Bildu, con 880, seguido de Elkarrekin Podemos (450) y del PP (180). PNV y PSE también han registrado 15 enmiendas conjuntas de carácter técnico. Además, los cinco grupos parlamentarios han suscrito una enmienda para habilitar una partida económica en apoyo al pueblo saharaui.

Las 880 enmiendas parciales que presentó ayer EH Bildu pretenden cambiar de destino partidas previstas por un montante global de 446 millones de euros. El parlamentario Iker Casanova explicó que EH Bildu propone detraer de varias partidas no prioritarias un total de 222 millones de euros para que se destinen a industria, sanidad, educación y protección social. Otras enmiendas van dirigidas para habilitar otros 68 millones de euros a través de créditos de compromiso.

La coalición soberanista también plantea que la partida de 156 millones de euros que las Cuentas prevén para las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) en Gipuzkoa, que el Gobierno Vasco adelanta y posteriormente el Estado devuelve, se dedique a mejorar otras infraestructuras. Concretamente, EH Bildu propone que se alcance un nuevo acuerdo entre los gobiernos vasco y español que deje en suspenso el acuerdo sobre el TAV, proyecto al que EH Bildu se opone, y que esos 156 millones se destinen a mejorar infraestructuras competencia del Estado como puertos, aeropuertos y vías férreas de Feve en mal estado de conservación. El Gobierno Vasco en ningún caso se plantea aceptar las exigencias de la coalición soberanista de frenar la construcción del TAV.

El calendario

Ayer
Concluyó el plazo para presentar enmiendas. EH Bildu y Elkarrekin Podemos registraron dos a la totalidad, además de 1.330 parciales entre los dos. El total de enmiendas de los cinco grupos parlamentarios ascendió a 1.526.
11 de diciembre
El pleno del Parlamento debatirá las enmiendas a la totalidad presentadas por EH Bildu y Podemos, que decaerán por falta de apoyos.
13 de diciembre
Las enmiendas parciales se debatirán en comisión.
22 de diciembre
Pleno de aprobación definitiva de las Cuentas.

Para el capítulo dedicado a la industria, la investigación y el desarrollo local, EH Bildu pide invertir 100 millones más de lo presupuestado para crear un fondo de inversión industrial. En Educación, la coalición plantea incrementar los recursos en otros 44 millones de euros para mejorar las sustituciones del profesorado, reponer puestos de trabajo perdidos, apoyar las Haurreskolak y hacer una apuesta más decidida por la UPV-EHU.

En Sanidad, EH Bildu reclama otros 36,5 millones de euros para la recuperación de empleos perdidos, reducir las listas de espera y mejorar equipamientos e infraestructuras. En cuanto a Protección Social, exige reforzar en 50 millones de euros las distintas partidas para dedicarlas a pensiones, a parados de larga de duración, a ayudas de Emergencia Social y a viviendas sociales.

Presupuesto «regresivo»

Elkarrekin Podemos, por su parte, ha registrado 450 enmiendas parciales, con las que pretende mover 225 millones de euros. Su portavoz parlamentario, Lander Martínez, las presentó el miércoles junto a la enmienda a la totalidad planteada por su coalición, que denuncia que las Cuentas pactadas por PNV, PSE y PP tienen un carácter «regresivo y antisocial», con el que la formación jeltzale satisface sus «ansias de agradar» a la patronal, y con el que los socialistas asumen de forma «vergonzosa» el «catecismo» del PP.

Mejor suerte correrán las enmiendas parciales que registró ayer el PP. Sus 180 modificaciones se corresponden con las partidas por valor de 30 millones que los populares cerraron en su acuerdo presupuestario con el Gobierno Vasco, por lo que serán aprobadas en comisión a cambio de la abstención del PP en la votación final de los Presupuestos, lo que asegura una mayoría parlamentaria para PNV y PSE.

El reparto que el PP ha decidido hacer de los 30 millones que ha pactado con el consejero de Economía, Pedro Azpiazu, se divide en 5 millones para Sanidad con la mejora de los conciertos sanitarios y las inversiones en centros de salud. Las ayudas a las familias con hijos se incrementarán en 3 millones y las ayudas a la conciliación en 2,5. El empleo juvenil contará con un millón más, los centros especiales de empleo con una partida extra de 1,4 millones y la cuantía para justicia gratuita aumentará un 10%. También se destinarán 5 millones adicionales a Educación para mejorar los conciertos y la FP dual y habrá ayudas especiales para los institutos con muchos inmigrantes.

El proyecto de Presupuestos del Gobierno Vasco asciende a 11.486 millones de euros, 426,7 millones más que en 2017, lo que supone un incremento del 3,9% con respecto a las Cuentas del presente ejercicio. Por tanto, los 30 millones en enmiendas que introducirá el PP tendrán poco peso en el conjunto de los Presupuestos, ya que apenas suponen el 0,38% del total. En las Cuentas de este año los populares también se abstuvieron tras un pacto de 29 millones, aunque esta vez han logrado cambios importantes en fiscalidad.

Veinte días para negociar

Ayer concluyó el plazo de presentación de enmiendas a los Presupuestos. El siguiente paso en la tramitación tendrá lugar el próximo día, con la celebración del pleno para votar las dos enmiendas a la totalidad de EH Bildu y de Elkarrekin Podemos. Estas serán rechazadas por el acuerdo entre PNV, PSE y PP, por lo que el proyecto seguirá su tramitación el día 13, cuando se debatirían en comisión las enmiendas parciales. El día 22 se aprobarían definitivamente las Cuentas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos