Gobierno Vasco y PNV instan a apurar el diálogo y rechazan los encarcelamientos

Gobierno Vasco y PNV instan a apurar el diálogo y rechazan los encarcelamientos

El lehendakari y Ortuzar lamentan esta nueva «judicialización» de la política, en un momento en que atisbaban una oportunidad de diálogo

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

PNV y Gobierno Vasco atisbaban ayer una pequeña «ventana de oportunidad al diálogo» tras el cruce de cartas de Carles Puigdemont y Mariano Rajoy, sobre todo porque ninguno de los dos «adoptó medidas irreversibles». No obstante, el encarcelamiento anoche de los responsables de la Asamblea Nacional Catalana y Omnium empañó la valoración positiva de la mañana. «Es una mala noticia», resumió el lehendakari. Andoni Ortuzar, presidente del PNV, agregó que «Cataluña necesita diálogo, no detenciones».

Pese a todo, los jeltzales y el lehendakari, dentro de la cautela y preocupación, confían en un acuerdo que evite la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía de Cataluña. Y es que Urkullu observó gestos de «distensión» en la decisión del president catalán de no confirmar ayer la Declaración Unilateral de Independencia (DUI), y en la postura del mandatario español de no darle a la tecla, de momento, al 155.

No obstante, el jefe del Gobierno Vasco criticó con dureza «toda acción política que se judicializa en un ámbito penal resulta preocupante. Resulta muchas veces en una situación que provoca un tensionamiento social. Apelamos a la proporcionalidad en la aplicación de la justicia. No necesitamos escenarios de enfrentamiento sino de distensión que lleven a uno más esperanzador para la generación de un clima de convivencia», resumió en un mensaje difundido anoche.

En parecidos términos, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, recalcó que Cataluña «necesita diálogo, no detenciones. Defender ideas pacíficamente nunca puede ser motivo de prisión en una democracia». El portavoz jeltzale en el Congreso, Aitor Esteban, añadió que «enviar a prisión preventiva a Sánchez y Cuixart ni es propio de una democracia europea ni contribuye al diálogo y la solución».

Preocupación

Tanto el PNV como el lehendakari llevan semanas clamando por el diálogo entre las partes. Consideraron positivo el hecho de que, por la tarde, la jueza de la Audiencia Nacional confirmara que el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, eludía la prisión, un escenario que, por ejemplo en Ajuria Enea, temían que hiciera saltar por los aires las pequeñas oportunidades de diálogo creadas ayer.

Desde el PNV, en todo caso, insisten en que la situación sigue siendo «preocupante» y con posiciones de «enfrentamiento» entre el independentismo catalán y el Gobieno del PP. No obstante, el hecho de que en una jornada clave como la de ayer lunes «ninguna de las dos partes haya tomado decisiones irreversibles» supone una buena noticia en sí mismo, según fuentes del partido de Ortuzar, que apelan a la cautela a la espera de los acontecimientos del jueves, plazo final concedido por Rajoy a Puigdemont para que aclare la situación.

El lehendakari, por su parte, interpreta que tanto el presidente español como el líder catalán tratan de evitar que se llegue al escenario de aplicación del 155. Urkullu aguardaba con atención al cruce de mensajes entre Madrid y Barcelona y entiende que la situación por primera vez está algo más «distendida. Al menos más que hace 72 horas», señalan fuentes de Lehendakaritza. Por ello, Urkullu espera que los gobiernos español y catalán «aprovechen» la nueva «posibilidad de diálogo y acuerdo». Desde el Gobierno Vasco asumen que dos días, hoy y mañana, es un plazo de tiempo muy limitado, pero visto lo visto en estas semanas de duro enfrentamiento, esas cuarenta y ocho horas pueden ser de oro.

El lehendakari valora que en su misiva Puigdemont renunciara a la exigencia de una mediación europea, que para Rajoy era una línea roja. Y lo interpreta como una cesión para retomar el diálogo. Y en ese mismo sentido, Urkullu entiende que Rajoy también deja un resquicio a la palabra al no haber aplicado el artículo 155. Entiende que el presidente del Gobierno central está apurando al máximo las posibilidades para evitar tener que dar ese paso drástico que supondría un «punto de inflexión negativo».

Más reacciones

Por su parte, Eusko Alkartasuna ha afirmado que las detenciones de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart son un «frontal ataque a la democracia y una medida absolutamente desproporcionada», ante las que la formación abertzale insiste en que el conflicto político catalán «debe solucionarse por vías políticas y con la premisa del respeto a la decisión de la ciudadanía catalana».

En un comunicado, EA ha criticado que la «politización de la justicia, muestra de que en el Estado español no existe separación de poderes, agrava el conflicto catalán con medidas y peticiones desmesuradas y de claro tinte partidista».

A su parecer, la actitud del Estado «vuelve a poner en valor la de los representantes políticos catalanes, que insisten en la vía del diálogo y la negociación para llegar a acuerdos en beneficio de la sociedad». «La oferta del president Puigdemont exige que el presidente español se siente a la mesa de negociación», ha concluido.

Solidaridad desde EH Bildu

Finalmente, también desde EH Bildu han querido mostrar su solidaridad con la detención de los líderes de ANC y Òmnium Cltural. Arnaldo Otegi ha tuiteado en tres idiomas (euskera, castellano y catalán) un mensaje en favor de ambos encarcelados.

Fotos

Vídeos