El Gobierno Vasco elude valorar el salto de las instituciones catalanas, aunque les transmite su «respeto»

Los consejeros Zupiria, Erkoreka, Darpón y San José, ayer tras el Consejo de Gobierno. / ARRAZOLA

El PNV también evita pronunciarse sobre un proceso que se distancia de la vía acordada que propone, por lo que opta por «no interferir»

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco optó ayer por la cautela a la hora de valorar la ley del referéndum soberanista que quiere dar cobertura a la consulta del 1 de octubre en Cataluña. El portavoz del Ejecutivo de Urkullu, Josu Erkoreka, se escudó por la mañana en que no conocía la integridad del texto presentado en el Parlament para evitar posicionarse en torno al encaje jurídico de esta norma, mientras que por la tarde fuentes del Gobierno Vasco eludieron profundizar en la valoración realizada por el portavoz. Se limitaron a expresar su «respeto» por las decisiones que tomen las instituciones catalanas. En su breve intervención sobre este asunto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Erkoreka destacó que la Generalitat dispone de «juristas de prestigio que conocen los fundamentos del Derecho interno e internacional», por lo que señaló que «no tiene duda» de que la nueva ley se ajustará a la legalidad.

El PNV, mientras, volvió a recurrir a su ya habitual «respeto absoluto a las decisiones que adopten las instituciones legítimas catalanas» a la hora de valorar la ley del referéndum catalán. Un posicionamiento que no se traduce en un respaldo claro a la vía unilateral emprendida en Cataluña, aunque tampoco la censura. La falta de entusiasmo en la respuesta denota que la dirección del EBB sigue viendo con distancia la hoja de ruta catalana, que difiere de la propuesta para un «acuerdo integrador» que defienden los jeltzales tanto para Euskadi como para Cataluña. «Pero no queremos interferir en lo que haga Cataluña, porque tampoco nos afecta directamente», señalaron ayer desde Sabin Etxea.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, fue cuestionado en rueda de prensa por la presentación de la ley del referéndum que se estaba produciendo en ese momento en el Parlamento catalán. Erkoreka se excusó en que «es difícil que me pronuncie sobre un texto que todavía no conozco y que tendría que analizar para saber si es viable». Añadió, no obstante, que al Gobierno Vasco «le consta que la Generalitat cuenta con asesores y juristas de prestigio», con amplios conocimientos «tanto en Derecho estatal como en el internacional». Por tanto, dijo «no abrigar ninguna duda» de que dichos juristas «habrán cumplido su función de manera excelente».

El lehendakari tomó hace semanas la decisión de no hablar sobre Cataluña para no ser malinterpretado EH Bildu tampoco realizó una valoración oficial ayer, aunque no hay duda de su respaldo al 'procés'

Horas después, cuando ya se conocían las líneas maestras de la ley del referéndum, fuentes de Lehendakaritza declinaron realizar más valoraciones y se remitieron a las declaraciones de Erkoreka, si bien reconocieron que no habían sido muy concretas respecto al paso dado por las instituciones catalanas. En cualquier caso, reiteraron el «respeto» del Gobierno Vasco hacia las decisiones del Parlamento catalán.

El Gobierno Vasco tomó hace semanas la decisión de no entrar a valorar los pasos que vayan dando las instituciones catalanas en su proceso soberanista, después de que el lehendakari se declarara «curado de espanto de que cualquier cosa que diga pueda ser malinterpretada», como reconoció en una entrevista en este periódico. Por ello, ha optado por limitar a Euskadi sus mensajes a favor de un «acuerdo integrador», y evita dar consejos a otras instituciones, como las catalanas. La semana pasada, en un Consejo de Gobierno extraordinario celebrado en Trucios, Iñigo Urkullu reivindicó la consecución de «acuerdos integradores» que permitan que la sociedad vasca avance en cuestiones como el autogobierno o la convivencia. En opinión de Urkullu, «avanzar juntos» es la mejor garantía para evitar que los ciudadanos puedan «experimentar bloqueo y frustración». No mencionó a Cataluña en ningún momento, aunque hubo quien interpretó que su alusión a la «frustración» apuntaba al 'procés' catalán.

Por otro lado, EH Bildu no valoró ayer de forma oficial la ley del referéndum catalán, aunque ya ha dejado claro en múltiples ocasiones que respalda sin fisuras cualquier paso que conduzca a celebrar un referéndum soberanista que permita a los catalanes decidir su futuro.

Fotos

Vídeos