Gobierno Vasco y PP defienden que el pacto presupuestario aporta «estabilidad» a Euskadi

El consejero Pedro Azpiazu y el portavoz económico del PP, Antón Damborenea, firmaron ayer el pacto presupuestario./JOSU CHÁVARRI
El consejero Pedro Azpiazu y el portavoz económico del PP, Antón Damborenea, firmaron ayer el pacto presupuestario. / JOSU CHÁVARRI

Los populares acuerdan introducir enmiendas por valor de 30 millones en las Cuentas vascas. PNV y PP desvinculan este nuevo entendimiento de los Presupuestos del Estado, aunque sí tendrá un reflejo directo en las Cuentas alavesas

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco de coalición de PNV y PSE volverá a sacar adelante sus segundos Presupuestos gracias a la abstención del PP. Una vez que los tres partidos cerraron la noche del martes un pacto fiscal que generaba el «contexto propicio» para abordar una colaboración presupuestaria que ya se estaba negociando en paralelo, el Ejecutivo de Urkullu y los populares tardaron apenas unas horas en sellar su acuerdo sobre las Cuentas vascas. El pacto contempla que el PP podrá introducir modificaciones por valor de 30 millones de euros en los Presupuestos vascos, que se concretarán vía enmiendas parciales. Una cifra muy similar a la que el partido de Alfonso Alonso manejó en las Cuentas de este año, cuando contó con un margen de 29 millones. Este acuerdo se convierte en la antesala del que se producirá entre los mismos partidos en las Juntas alavesas, donde el Gobierno foral de coalición necesita los votos del PP para lograr la mayoría absoluta. Aunque, según los firmantes, no tendrá una relación directa con los Presupuestos del Estado, que siguen sin negociarse a la espera de que la situación política en Cataluña se normalice.

El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, y el responsable de asuntos económicos del PP vasco, Antón Damborenea, fueron los encargados de firmar ayer en el Parlamento el «acuerdo de bases» que permitirá la aprobación de los Presupuestos autonómicos. Los populares se abstendrán a cambio de decidir el destino de 30 millones de unas cuentas globales de 11.486 millones, lo que supone un 0,38% del total.

Tras la firma del acuerdo, Azpiazu y Damborenea comparecieron por separado ante los medios de comunicación, aunque el mensaje de ambos fue similar a la hora de destacar la «estabilidad económica e institucional» que aportará la aprobación de los Presupuestos. El consejero de Hacienda agradeció «de verdad» al PP que, por segundo año consecutivo, vaya a favorecer que Euskadi pueda tener unas Cuentas actualizadas, aunque no quiso anticipar si este entendimiento podría extenderse a toda la legislatura.

El acuerdo

30 millones
El PP introducirá enmiendas por valor de 30 millones de un total de 14.486 (0,38%).
Sanidad
5 millones se destinarán a la mejora de los conciertos sanitarios y los centros de salud.
Educación
Otros 5 millones irán para mejorar los conciertos educativos y la FP dual.
Familia
Las ayudas para los hijos se incrementarán en 3 millones y las ayudas a la conciliación, en 2,5.

Azpiazu defendió que el acuerdo lanza «un mensaje de estabilidad institucional y responsabilidad política» y señaló que el Gobierno también ha negociado con los otros dos grupos de la oposición (EH Bildu y Elkarrekin Podemos), aunque apuntó que no hubo posibilidad de acuerdo al tener ambos unos planteamientos muy alejados de los del Ejecutivo. Sin embargo, Azpiazu valoró que con el PP han «compartido» las prioridades que debían tener estas Cuentas: impulsar la reactivación económica desde la sostenibilidad financiera, crear empleo de calidad, mantener los servicios y prestaciones públicas y apostar por la inversión pública productiva.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, subrayó minutos antes de la firma que los acuerdos fiscal y presupuestario alcanzados en las últimas horas entre PNV, PSE y PP son «sólidos, realistas y positivos» y garantizarán los servicios públicos, así como los recursos para la reactivación económica y el empleo. Añadió que la «estabilidad» que aportan estos acuerdos supone un «bien común» para Euskadi.

El PNV y el PSE confían en que el acuerdo rubricado ayer tenga continuidad próximamente con un pacto presupuestario en Araba, cuyas enmiendas parciales aún deben negociarse con el PP alavés.

Mejorar la competitividad

Tras la firma de ayer, el popular Antón Damborenea recalcó que los cambios presupuestarios y fiscales logrados por su partido harán de Euskadi un territorio «más competitivo para las empresas», en el que éstas querrán invertir y crear así puestos de trabajo «de calidad». «Queremos que el País Vasco sea de nuevo punta de lanza de España y seamos un territorio atractivo para las empresas», afirmó el portavoz económico popular.

Sobre las enmiendas que su grupo presentará a las cuentas para decidir el destino de los 30 millones pactados, Damborenea precisó que 5 de ellos se destinarán a sanidad mediante la mejora de los conciertos sanitarios y las inversiones en centros de salud. Las ayudas a las familias con hijos se incrementarán en 3 millones y las ayudas a la conciliación en 2,5. En estas últimas se suavizará el recorte del 7% que el Gobierno Vasco decretó en 2011 para todas las prestaciones sociales y se quedará en una merma del 5% en relación a las cuantías de ese año, con el compromiso de que se quede en cero en los próximos ejercicios.

«Los acuerdos fiscal y presupuestario alcanzados son sólidos, realistas y positivos» Iñigo Urkullu, Lehendakari

«Quiero agradecer de verdad al PP que haya querido negociar por segundo año seguido» Pedro Azpiazu, Consejero de Economía

«Consolida la estabilidad institucional y permite recaudar para mantener los servicios públicos» Idoia Mendia, Secretaria general del PSE

«Queremos que el País Vasco sea de nuevo punta de lanza de España por su competitividad» Antón Damborenea, Portavoz económico del PP

El empleo juvenil contará con un millón más, mientras que los centros especiales de empleo tendrán una partida extra de 1,4 millones, y la cuantía para justicia gratuita aumentará un 10%. Se destinarán 5 millones adicionales a Educación para mejorar los conciertos y la FP dual y habrá ayudas especiales para los institutos con muchos inmigrantes.

En el capítulo de inversiones, se reservará dinero para los estudios informativos para ampliar el metro de Bilbao a Rekalde y para mejorar las comunicaciones con el aeropuerto de Loiu, entre otros proyectos.

Damborenea coincidió con Azpiazu en que esta negociación no ha estado condicionada «para nada» por los Presupuestos Generales del Estado. «Ya dijimos que esta negociación no se iba a producir ni en Barcelona ni en Madrid. Los Presupuestos vascos siempre los hemos negociado en Vitoria», afirmó.

Los partidos que forman el Gobierno Vasco también aplaudieron la consecución de este acuerdo. El PNV destacó en un comunicado que el pacto presupuestario «consolidará la estabilidad institucional y permitirá llevar adelante los objetivos marcados por el Gobierno Vasco para esta legislatura». El partido jeltzale señaló que las Cuentas «priorizan el empleo, el desarrollo económico y las políticas sociales».

La secretaria general del PSE, Idoia Mendia, mostró su satisfacción por «la foto final» del acuerdo fiscal y presupuestario porque consolida «la estabilidad institucional» en Euskadi y permite recaudar «suficientemente» para sostener los servicios públicos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos