El Gobierno Vasco ve bien que Zoido se abra a transferir Prisiones, pero pide agilidad

Familiares y amigos de Kepa del Hoyo, ayer en Galdakao.
Familiares y amigos de Kepa del Hoyo, ayer en Galdakao. / SORTU

Otegi considera que la medida puede ser una vía de «solución» y reclama una mesa de partidos sobre presos

A. VOZMEDIANO SAN SEBASTIÁN.

Las declaraciones del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, abriendo la puerta a que la competencia de Prisiones pase a ser del Gobierno Vasco, han levantado expectación. También en la izquierda abertzale, según el propio Arnaldo Otegi. En el seno del Gobierno Vasco ven con buenos ojos ese compromiso público de Zoido, aunque la cautela es mayor porque el ministro habló de plazos largos para que llegue a buen puerto.

La transferencia de la competencia de Prisiones, como ocurre con la de la gestión de la Seguridad Social, no solo está recogida en el Estatuto de Gernika, recuerdan desde el Gobierno de Iñigo Urkullu, sino también en el listado de peticiones acordadas por el Gobierno Vasco, tanto por el PNV como por el PSE.

Familiares de Del Hoyo exigen que no vuelva a ocurrir

Decenas de vecinos de Galdakao se concentraron ayer en el municipio vizcaíno para exigir «de una vez» que se acabe con «el monstruo que supone la actual política carcelaria». Tras reconocer su «dolor» por el fallecimiento en la cárcel de Badajoz del preso de ETA Kepa del Hoyo -a causa de un infarto mientras practicaba deporte- familiares y amigos de Del Hoyo animaron a la ciudadanía de la localidad y a la de toda Euskadi «a apostar por los derechos y los valores democráticos de una manera eficaz y visible. A movernos una y otra vez por ellos hasta evitar que nunca más a nadie le vuelva a ocurrir algo así». Durante la rueda de prensa, los vecinos del municipio vizcaíno adelantaron que protagonizarán una cadena humana que recorrerá Galdakao hoy a las 20.00 horas. Los comparecientes contextualizaron el fallecimiento como la consecuencia de «un cúmulo de situaciones extraordinarias, excepcionales, alegales e ilegales».

A partir de finales de este mes, se recordó ayer desde el Ejecutivo de Vitoria, se iniciarán las reuniones oficiales entre la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría y el portavoz del vasco, Josu Erkoreka. «Será entonces cuando se pueda palpar de verdad el clima de negociación y la voluntad de acuerdo. Hay que esperar hasta entonces, más allá de declaraciones que se hagan ahora».

En sus declaraciones, el ministro abrió la vía para esta transferencia, pero fue rotundo al afirmar que su política penitenciaria seguirá siendo la misma que hasta ahora y que no contempla ningún tipo de acercamiento de los internos.

«Un faro para los vascos»

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, también defendió la transferencia a Euskadi de Prisiones como «una solución al problema de los presos de ETA», si bien fue más allá, porque «bien gestionada, podría ser un faro que representara qué tipo de Estado quieren los vascos». Otegi dijo también un escéptico «ya veremos» respecto a la influencia que puede tener en la política penitenciaria la decisión del colectivo de presos de ETA de apostar por las vías individuales para lograr beneficios penitenciarios. Sí insistió en que la decisión se ha adoptado «en el momento en que ese colectivo ha creído oportuno dar ese paso».

El líder de EH Bildu señaló que el hecho de que la competencia de Prisiones no esté transferida a Euskadi, «cuando está recogida en un Estatuto de Autonomía que fue aprobado hace décadas», forma parte de «esta dinámica en la que los vascos no tenemos madurez suficiente para hacer nuestra política penitenciaria, a pesar de que hemos demostrado hasta la saciedad que cuando gobernamos y gestionamos nuestras cosas lo hacemos mejor».

Otegi consideró, por otra parte, que todos los partidos políticos, excepto el PP, por su falta de «interés», participarían en una mesa de diálogo para establecer una hoja de ruta que fijara «el calendario, los plazos y las condiciones» para que los presos de ETA salgan a la calle. El dirigente independentista se comprometió incluso a que «si hace falta, se trabajaría con toda la discreción del mundo».

El coordinador general de EH Bildu consideró, asimismo, un «atrevimiento y una salida de tono» por parte de Iñigo Urkullu, decir que la situación de los presos de ETA es «responsabilidad» de la izquierda abertzale. A su juicio, el lehendakari «se equivocó al hacer esta reflexión» justo tras la muerte del preso Kepa del Hoyo, fallecido de un infarto en la prisión de Badajoz. Otegi consideró «una salida de tono tratar de poner la responsabilidad en la izquierda abertzale, estando como estábamos en una situación dramática».

Subvención a Sare en Vitoria

El debate sobre los presos también se extendió ayer al Ayuntamiento de Vitoria pero por otros motivos. El consistorio liderado por PNV y PSE-EE concederá este año sendas subvenciones de 4.500 euros a la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat, y a la red de apoyo a estos reclusos, Sare. El PP censuró que se dé dinero público a estas asociaciones y recordó que la ayuda del año pasado a Sare fue recurrida ante la Justicia.

Fotos

Vídeos