El Gobierno Vasco apela al Estatuto ante el recelo del PP a transferir la Seguridad Social

Erkoreka habla con Alonso en presencia del lehendakari Urkullu y de la consejera Estefanía Beltrán de Heredia. / BLANCA CASTILLO A FOTO:: FOTO

Desoye las dudas de los populares vascos y fía la negociación a la reunión con la vicepresidenta. El Ejecutivo autonómico niega que se ponga en peligro la llamada caja única y rechaza el «catastrofismo» de De Andrés y Sémper

ANA VOZMEDIANO SAN SEBASTIÁN.

El texto del Estatuto de Gernika es el escudo en el que se ampara el PNV para negociar la transferencia de la gestión de la Seguridad Social, pese a los recelos expresados por el PP vasco en las últimas semanas. La petición, aseguran fuentes jeltzales, no solo figura en el documento estatutario, sino que, además, cuenta con el respaldo de sus socios en el Gobierno Vasco, el PSE, un apoyo que figura por escrito en su pacto. Cada vez que se habla de la transferencia de la Seguridad Social sobrevuelan dudas, sobre todo de algunos dirigentes populares, sobre la influencia que tendría en las pensiones que el ejecutivo autonómico se hiciera cargo de esta competencia. Y es que el PP vasco es el más reticente. El delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, ha llegado a decir estos días que si la transferencia se hubiera hecho realidad, la gestión hubiera sido un caos.

El Gobierno Vasco se niega a entrar en debates, tanto en esta cuestión como en la transferencia de Prisiones, también en la agenda de las conversaciones que va a mantener con el gabinete de Mariano Rajoy. «Vamos a esperar a que comiencen las negociaciones oficiales entre la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y nuestro portavoz, Josu Erkoreka, para ver qué clima se establece y a qué acuerdos llegamos. Lo que diga el PP vasco no lo tenemos en cuenta porque no tiene capacidad decisoria». Y porque, insisten las fuentes jeltzales, el Estatuto respalda esta petición del Gobierno Vasco. «Se habla más que nunca de la importancia de cumplir la Ley. Poder ejercer esta competencia lo es».

Otra sombra que planea sobre esta transferencia es la llamada caja única, que en palabras de Javier de Andrés o del presidente del PP guipuzcoano, Borja Sémper, no debería romperse porque supondría poner en peligro cuestiones tan sensibles como las pensiones. Fuentes del Gobierno Vasco niegan de forma categórica este extremo y descartan cualquier catastrofismo relativo a las prestaciones de la Seguridad Social. Desde el Ejecutivo se quiere aclarar que de lo que se habla es de la gestión económica, «algo que ya se empezó a negociar con el presidente socialista Zapatero». Insisten. «No existe ningún reglamento que defina la caja única. La gestión implica encargarse de todas las prestaciones de la Seguridad Social que afectan a la comunidad autónoma. No se trata de que cambiemos ni las cuantías, ni las normativas. Se aplican todas las leyes del Estado, pero nos encargamos del personal y de la gestión, tal y como ocurre ahora con la administración de Justicia».

Más

Fotos

Vídeos