El Gobierno teme una escalada de acoso contra los no nacionalistas en Cataluña

Celebración de la Diada en 2014.
Celebración de la Diada en 2014.

El Ministerio de Interior prevé medidas ante una eventual situación de emergencia

MELCHOR SÁIZ-PARDO

El Ministerio del Interior y La Moncloa guardan absoluto secreto sobre cuáles serán sus movimientos si los Mossos d’Esquadra se niegan a acatar las órdenes de impedir que el 1 de octubre se celebre el referéndum declarado ilegal. Pero el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido ya ha empezado a hacer algunos movimientos ante el cariz cada vez más complicado que están tomando los acontecimientos y en previsión de que la situación de seguridad en Cataluña se deteriore antes, incluso, de la fecha de la consulta.

El temor más acuciante, según han reconocido responsables del Ministerio, es que la tensión social tras la prohibición del referéndum derive en una escalada de acoso contra dirigentes políticos no nacionalistas o personas significadas por su oposición a la independencia. Por ello, y en una decisión sin precedentes, las diferentes comandancias de la Guardia Civil en Cataluña enviaron el pasado miércoles, horas antes de que el Parlament aprobara la ley del referéndum, un escrito con el aviso de «solicitud urgente» a todos los puestos y unidades del cuerpo en esa comunidad reclamando información sobre cuántos agentes tienen capacitación técnica como escoltas.

Todas las unidades del instituto armado tenían la orden de responder antes de las 14.00 horas de ese día, por lo que Interior ya sabe cuántos de los 3.172 guardias civiles destinados a Cataluña y en situación de actividad (1.763 en Barcelona, 467 en Gerona, 373 en Lérida y 569 en Tarragona) pueden ser destinados en un momento de emergencia a funciones de escoltas si la tensión se dispara.

Fotos

Vídeos