El Gobierno de PNV y PSE impulsará en 2018 el grueso de su programa legislativo

El lehendakari, Iñigo Urkullu, abandona el pleno del Parlamento Vasco con unos documentos en la mano./IGOR AIZPURU
El lehendakari, Iñigo Urkullu, abandona el pleno del Parlamento Vasco con unos documentos en la mano. / IGOR AIZPURU

El Ejecutivo prevé tener aprobados a final de año una veintena de los 28 proyectos previstos. En su primer año de trabajo, el gabinete de Urkullu ha aprobado cinco proyectos de ley y ha tramitado tres más como proposiciones

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

El Gobierno de coalición de PNV y PSE calienta motores para un año 2018 que se presenta como el más importante de la legislatura para impulsar el programa legislativo que ambos partidos acordaron hace un año. Al final de este año, el Ejecutivo vasco prevé tener aprobados o muy avanzados una veintena de los 28 proyectos de ley que contempla su programa, de tal forma que haya margen suficiente para que todos ellos puedan ser tramitados en el Parlamento antes de que acabe la legislatura en 2020. En el primer año de trabajo del gabinete de coalición que lidera Iñigo Urkullu el balance es bastante positivo, ya que el Gobierno Vasco ha aprobado hasta el momento cinco proyectos de ley, mientras que ha derivado al Parlamento tres más que incluía su programa -en forma de proposiciones de ley presentadas de forma conjunta por PNV y PSE- con la idea de que se redacten con el consenso de los grupos de la Cámara.

El programa legislativo contiene 28 proyectos de ley que afectan a todos los departamentos del Gobierno Vasco, aunque en diferente medida. Los cinco aprobados hasta el momento corresponden a las leyes de Sostenibilidad Energética de las Administraciones Públicas, Puertos y Transporte Marítimo, Patrimonio Cultural, Dopaje en el Deporte y Profesiones del Deporte. Los tres proyectos que el Ejecutivo ha optado por llevar al Parlamento para favorecer el consenso en forma de proposiciones de ley son Formación Profesional; Transparencia, Participación Ciudadana y Buen Gobierno; y Organización y Funcionamiento en el Sector Público.

El Ejecutivo de Urkullu acompañó su programa legislativo de un calendario aproximado para la aprobación de los proyectos, aunque desde el principio recalcó que se trataba de una previsión que podía modificarse en el futuro. El lehendakari quizá quería liberarse de la presión que sufrió la anterior legislatura, cuando muchos proyectos del Gobierno del PNV en solitario se retrasaron sobre las fechas inicialmente previstas. De hecho, la legislatura se cerró con solo la mitad de los proyectos convertidos en ley por el Parlamento.

El trabajo de la anterior legislatura, sin embargo, no cayó en saco roto a pesar de que los proyectos pendientes decayeran cuando se disolvió el Parlamento y se convocaron las elecciones autonómicas. El Gobierno de coalición de PNV y PSE ha basado la mitad de su actual programa legislativo en proyectos de ley que ya fueron impulsados la anterior legislatura, por lo que parte del trabajo ya estaba adelantado.

Fuentes del Ejecutivo apuntan a que este mes de enero está prevista una actualización del calendario legislativo, que suele hacerse cada medio año. Tras esta revisión, algunos de los proyectos pueden adelantarse o retrasarse, incluso algunos podrán decaer o ser reemplazados por otros. Pero lo que no cambiará es que 2018 será el año clave para que el programa reciba un impulso crucial para que las reformas legislativas del Gobierno vean la luz antes del final de la legislatura.

Jeltzales y socialistas han llevado tres de las iniciativas al Parlamento para buscar un consenso

El calendario inicial del Gobierno solo preveía aprobar un proyecto a lo largo del año pasado

Hasta el momento, el Ejecutivo de Urkullu ha conseguido adelantarse a sus propias previsiones, ya que en el calendario orientativo que aprobó a finales del pasado febrero solo preveía avalar un proyecto de ley en 2007. Se trataba de la ley de Puertos y Transporte Marítimo, cuyo proyecto fue ratificado en junio por el Consejo de Gobierno. Los otros cuatro proyectos que sacó adelante en los siguientes meses en principio estaban previstos para 2018.

En el calendario inicial se contempla que, para finales del año que acaba de comenzar, 19 de los 28 proyectos recogidos en el programa legislativo hayan recibido el visto bueno del Consejo de Gobierno. Algunas de las iniciativas previstas para este año son Centros de Culto, Aportaciones, Plan Vasco de Estadística, Empleo Público Vasco, Disposiciones de Carácter General, Potestad Sancionadora de las Administraciones Públicas, Renta de Garantía de Ingresos (RGI), Subvenciones, Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, Movilidad Sostenible y Cooperativas. En 2019, mientras, el Ejecutivo prevé aprobar proyectos de ley como Desarrollo Rural, Sistema Vasco de Empleo, Protección a la Infancia, Medio Ambiente, Cajas de Ahorros, Educación, Deporte, y Gestión Documental Integral.

A esta actividad legislativa hay que sumar que el Gobierno Vasco ha aprobado en apenas un año y dos meses de trabajo dos proyectos de Presupuestos, en ambos casos gracias a la abstención del PP.

El Parlamento, al ralentí

Así como el Ejecutivo de PNV y PSE está manteniendo un buen nivel de producción legislativa, el Parlamento Vasco aún no ha cogido velocidad de crucero en esta legislatura. A excepción de las iniciativas propuestas por el Gobierno Vasco o por los dos partidos que lo sostienen, en la Cámara solo se han registrado hasta el momento seis proposiciones de ley, según consta en el listado de actividad de la página web del Parlamento. Se trata de la modificación del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas, la declaración del 3 de diciembre como Día de Euskadi, la modificación de la ley de Consejos Escolares de Euskadi, la modificación de la ley de EITB, la actividad del personal de Enfermería en el ámbito de la prestación farmacéutica, y la ley de Memoria Histórica para el reconocimiento a las víctimas del franquismo. En cuanto a la Iniciativa Legislativa Popular, solo se ha registrado una, la de adopción de medidas que contribuyan a una mayor cohesión del sistema educativo vasco.

Este mes de enero no se espera que el Parlamento incremente su actividad, ya que se trata de un mes inhábil para la celebración de plenos y comisiones, que no se retomarán hasta febrero.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos