El Gobierno del PP eleva la presión sobre el PNV para que apoye los Presupuestos del Estado

Reunión.Rajoy, en la cita de ayer con barones regionales, entre ellos el vasco Alfonso Alonso. / J. C. HIDALGO / EFE
Reunión.Rajoy, en la cita de ayer con barones regionales, entre ellos el vasco Alfonso Alonso. / J. C. HIDALGO / EFE

El ministro Nadal y el portavoz parlamentario popular condicionan varias partidas a que haya Cuentas en 2018. El partido jeltzale exige al Ejecutivo de Rajoy que «cumpla lo acordado» y desmiente a Sémper por asegurar que ya hay un pacto presupuestario

MIGUEL VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN.

El Gobierno de Rajoy tiene previsto aprobar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado en marzo, por lo que el tiempo empieza a echarse encima y está generando cierto clima de nerviosismo. Tanto el Ejecutivo central como el partido que lo sustenta, el PP, han decidido elevar la presión sobre el PNV para hacerle ver que algunos de los compromisos contemplados en el acuerdo de las Cuentas de 2017 son plurianuales, por lo que requieren de la aprobación de los Presupuestos de este año para materializarse. Así se pronunció ayer en Bilbao el ministro de Energía, Álvaro Nadal, al condicionar la aplicación de la nueva tarifa eléctrica para las empresas vascas a la actualización presupuestaria. Una línea similar a la utilizada por el portavoz parlamentario del PP vasco, Borja Sémper, al alertar de que las partidas plurianuales destinadas al Tren de Alta Velocidad (TAV) pueden correr la misma suerte. El PNV, mientras, trata de zafarse de esa presión exigiendo al Gobierno del PP que «cumpla lo pactado», al tiempo que reitera que no se ha producido «ni un solo minuto de negociación» presupuestaria, con lo que desmiente categóricamente que exista un pacto cerrado sobre las Cuentas. Fuentes del EBB insisten en que esa negociación no se dará, al menos, hasta que se levante el artículo 155 en Cataluña.

El principal problema es que la situación de la política catalana está lejos de alcanzar la normalidad porque las fuerzas soberanistas mantienen a Carles Puigdemont como candidato a la Presidencia de la Generalitat, lo que hasta el momento ha impedido que se forme un nuevo Govern y se pueda levantar el 155. Una situación que complica al Ejecutivo de Rajoy su objetivo de lanzar los Presupuestos en marzo para que puedan ser aprobados por el Congreso antes de junio. El PNV ha advertido por activa y por pasiva que no apoyará las Cuentas mientras siga vigente el 155, aunque el PP ha decidido apretar el acelerador para ver si reblandece un poco la postura del partido jeltzale. Un intento que, por ahora, no ha surtido ningún efecto.

La presión al partido jeltzale para provocar su apoyo a los Presupuestos llegó ayer por dos vías: la del Gobierno, a través del ministro de Energía, y la del portavoz de los populares vascos. Álvaro Nadal, titular del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, aprovechó su visita a Bilbao para firmar un convenio con el Gobierno Vasco sobre turismo para señalar, a preguntas de los periodistas, que la materialización de la aplicación de la nueva tarifa eléctrica que debe aligerar las cargas de las empresas vascas -una cuestión que forma parte del acuerdo presupuestario entre PP y PNV del año pasado- requiere que este 2018 tenga unas Cuentas actualizadas. Nadal repitió ese mismo mensaje por la tarde en un encuentro con medio centenar de empresarios vascos.

Ciudadanos dificulta el entendimiento al criticar al PP por su relación con los nacionalistas

Fuentes del EBB del PNV replicaron que «eso no es necesariamente así porque, si el Gobierno tuviera voluntad política, podría destinar una partida a cargo del propio Ministerio de Energía». El partido jeltzale advirtió también de que será «exigente» con el cumplimiento de lo pactado y denunció que el Gobierno del PP, «por el momento, está incumpliendo el acuerdo desde el pasado 1 de enero, algo que están pagando las empresas vascas».

El partido que lidera Andoni Ortuzar fue aún más contundente al contestar al portavoz parlamentario del PP vasco, Borja Sémper, que el pasado viernes aseguró en una entrevista en Teledonosti que el PP y el PNV «ya han acordado» los Presupuestos, y que ayer alertó de que las inversiones plurianuales en el TAV podrían estar en peligro si no se aprueban las Cuentas de este año. En relación a esta última afirmación, el PNV publicó un tuit de respuesta en el que indicó que «Borja Sémper no debe de saber mucho, y no lo dice EAJ-PNV sino el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, de su mismo partido». La entrada estaba acompañada por el 'hastag' #unpocodeseriedad y por el enlace a una noticia del pasado 23 de enero que rezaba: «De la Serna dice que la Alta Velocidad está garantizada haya o no prórroga presupuestaria».

Sobre la aseveración de que PP y PNV ya tienen un acuerdo presupuestario cerrado, que solo estaría a la espera del levantamiento del artículo 155 en Cataluña, fuentes del EBB reiteraron que no ha habido «ni un solo minuto de negociación» de los Presupuestos con los populares y consideraron que Sémper tiene «un desconocimiento absoluto» sobre esta cuestión. «Si no ha habido negociación, difícilmente puede haber acuerdo», señalaron desde Sabin Etxea. El PNV tampoco considera a Sémper «una voz autorizada para hablar de los Presupuestos».

El factor Rivera

Si las actuales relaciones entre jeltzales y populares traslucen bastante tensión, la entrada en liza de Ciudadanos complica aún más el entendimiento. El partido liderado por Albert Rivera pasó de puntillas el año pasado por el acuerdo que llevó al PNV a apoyar las Cuentas de 2017, pero esta vez C's ha decidido estrechar su marcaje sobre el PP tras su éxito electoral en Cataluña y el auge que le otorgan todas las encuestas a nivel estatal. Rivera censuró ayer a Mariano Rajoy por «elogiar permanentemente a los nacionalistas vascos mientras trata a Ciudadanos como el malo de la película» y aseguró que «un partido como el PNV, que representa al 0,6% de los votantes de España, no puede condicionar los Presupuestos del Estado».

En Sabin Etxea reconocen su «preocupación» por el repunte de C's y su decisión de hacer bandera del «nacionalismo español más casposo», que Andoni Ortuzar definió la semana pasada como «la resurrección del espíritu del Cid Campeador».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos