El Gobierno advierte de que sólo unas elecciones no frenarán el 155

El ministro de Justicia, Rafael Catalá. / Efe

La dirección nacional del PP sostiene que Puigdemont «tendría que darle la vuelta a la tortilla a todo lo que ha dicho y hecho» en los últimos meses

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El Gobierno ha ido modulando su discurso en los últimos días. Pese a que la semana pasada dejaba la puerta abierta a que una convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña pudiera ser entendida como una vuelta a la legalidad, en la Moncloa consideran que ya no sería suficiente con la llamada a las urnas. “En este momento, el incumplimiento de las obligaciones del señor Carles Puigdemont no se soluciona simplemente convocando elecciones”, ha advertido esta mañana el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en una entrevista en RNE.

Puesta en marcha la maquinaria del artículo 155, no es ese exclusivamente el gesto “muy relevante y contundente” al que ayer se referían fuentes del Gobierno. La confirmación de que no ha habido declaración de independencia y el respeto a las resoluciones judiciales y la Constitución son requisitos necesarios para revisar las medidas de intervención de la autonomía catalana que se tramitan en el Senado. Especialmente cuando se sospecha que el Parlamento de Cataluña podría estar valorando dar un paso hacia la secesión esta semana.

El PP pide el apoyo del Congreso a la Policía y a las medidas del Gobierno

El PP defenderá este martes en el Pleno del Congreso una proposición no de ley con la que busca que la Cámara Baja exprese su "apoyo y respaldo incondicional" a la Policía y la Guardia Civil en su labor para defender la democracia en Cataluña, pero que también incluye dos puntos que suponen un aval a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Según avanzó el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, con esta iniciativa su partido pretende que el Congreso reconozca y respalde el trabajo llevado a cabo por los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para intentar frenar el referéndum independentista del 1 de octubre.

El texto contempla una condena al "acoso sistemático" que, a juicio del PP, están sometidos los policías y guardias civiles desde días antes de esa jornada mediante actos violentos por una parte de la población catalana, así como cualquier tipo de declaración que "justifique, ampare o minusvalore" esas actuaciones. "No tiene cabida ningún tipo de actitud violenta o coacción con el fin de defender un posicionamiento político e ideológico", añade.

Según subraya el PP en su proposición, recogida por Europa Press, los "numerosos" ataques que han sufrido los miembros de la Policía y la Guardia Civil estos días en Cataluña exigen que los representantes públicos estén "unidos" en la condena "rotunda" de cualquier comportamiento de naturaleza violenta así como mostrarles su apoyo en su labor de defensa y protección de los derechos y libertades de todos los ciudadanos. "Es injusto e intolerable que se les trate como enemigos", apostilla.

“Una convocatoria electoral no puede servir para que eluda sus graves responsabilidades”, advirtieron ayer por la noche fuentes gubernamentales. El Gobierno no quiere perder ni un ápice de la contundencia escenificada el sábado con la activación del 155. En primer lugar porque desconfía de los términos en los que pueda expresarse el presidente de la Generalitat y, sobre todo, porque no está dispuesto a trasladar que cualquier gesto, por confuso que sea, pueda servir para revisar las medidas enviadas al Senado y que pasan por el cese de Puigdemont y todos sus consejeros y el control de la administración catalana.

Aun así, se valora como un paso positivo que el máximo dirigente de Cataluña quiera acudir esta semana al Senado para pronunciar su alegato. El vicesecretario Sectorial del PP reclama, en todo caso, que en ese escenario abandone “el idioma de los jeroglíficos” y se pronuncie con nitidez. “Puigdemont tendría que darle la vuelta a la tortilla a todo lo que ha hecho y dicho en los últimos meses, ojalá lo haga porque está a tiempo, entonces el Senado vería qué respuesta le da”, ha avanzado Javier Maroto.

Por su parte, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha exigido este martes a Puigdemont, que vuelva a la legalidad y ha subrayado que no basta con un adelanto de las elecciones autonómicas en Cataluña para paralizar la aplicación del artículo 155 de la Constitución. "Pretender con una convocatoria de elecciones que no tenga respuesta constitucional a todo lo que ya ha hecho, sinceramente es algo excesivamente irresponsable", ha enfatizado.

Casado ha afirmado tajante que unas elecciones anticipadas "no paralizan" la tramitación del artículo 155 "precisamente porque es una previsión constitucional para evitar la independencia y recuperar la legalidad en Cataluña". "El señor Puigdemont ha tenido ya suficientes oportunidades para renunciar a la declaración de independencia y volver a la legalidad, evitando una fractura social, política y económica para Cataluña", ha aseverado.

Por eso, ha insistido en que una convocatoria anticipadas de elecciones "no detendría la aplicación y tramitación" del 155 y ha llamado a las autoridades catalanas a que vuelvan a la legalidad "cuanto antes". "Han tenido ya varias prórrogas y varios plazos y no pueden seguir jugando como su fuera un juego de trileros, a ver donde se esconde la declaración de independencia, qué plazo cambio y qué carta contesto", ha avisado.

Fotos

Vídeos