ETA garantizará que su «desmovilización» supone su desaparición definitiva e inequívoca

El exrecluso de ETA, Antton López Ruiz, 'Kubati', recordó la figura de González en Lazkao./IÑIGO ROYO
El exrecluso de ETA, Antton López Ruiz, 'Kubati', recordó la figura de González en Lazkao. / IÑIGO ROYO

La decisión final sobre su futuro se está consultando con un gran número de militantes. La entrada en la dirección del EPPK de los últimos dos grandes líderes de la organización, David Pla e Iratxe Sorzabal, refuerza el debate interno

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN

. ETA no quiere que haya dudas y garantizará que su «desmovilización» supondrá su desaparición definitiva y con carácter irreversible. Así prevé formularlo en el anuncio en el que, a principios del próximo año, exponga las conclusiones del debate interno sobre su futuro, según fuentes conocedoras del proceso. La reflexión interna sigue su curso y la organización ya desarmada está consultando a un gran número de militantes para asegurarse que la histórica decisión cuente con el mayor grado de consenso posible. En este sentido, la reciente entrada de los dos últimos grandes dirigentes de la banda, David Pla e Iratxe Sorzabal, en la dirección del colectivo de presos, EPPK, contribuirá a reforzar la decisión de la «desmovilización», al tratarse de los dos líderes de ETA que pilotaron, por ejemplo, la última gran medida adoptada, la del desarme del pasado 8 de abril.

En algunos sectores del Gobierno Vasco y de distintos partidos se han mostrado algo recelosos con la terminología que prevé emplear ETA para anunciar la bajada de la persiana. El concepto de «desmovilización» enmarcado en el estándar internacional de la DDR (desarme, desmovilización y reintegración), provoca cierto escepticismo en sectores del PNV o del PSE-EE, que desearían una formulación más contundente como la de «disolución», exigida a su vez por el Gobierno central. Ninguno de ellos teme, no obstante, que el debate de ETA no vaya a concluir con su desaparición de facto. De hecho, la banda está determinada a que su anuncio, que se prevé para los primeros meses del año que viene, suponga su desaparición inequívoca. Se desconoce la formulación exacta que se pueda emplear, ya que la reflexión interna sigue abierta, pero su intención es dejar claro que se trata de una desaparición total y definitiva, para lo cual prevé remarcar el carácter irreversible de la decisión. La sigla será declarada «inactiva», al estilo de lo que ocurrió en Irlanda con el IRA, y todos sus integrantes, tanto los presos como los que siguen en la clandestinidad, abrirán otra fase para explorar sus posibilidades de «reintegrarse en la sociedad».

Los medios independentistas consultados por este periódico relativizan, en todo caso, la batalla semántica, conscientes de que el Gobierno central, por ejemplo, siempre ha exigido el término «disolución». También el lehendakari, en entrevista a este diario el pasado domingo, expresaba sus dudas de que «quien ha sido vanguardia del MLNV se vaya a disolver sin más», sugiriendo la posibilidad de que los actuales miembros de la banda puedan acabar reintegrándose en organizaciones políticas del entorno de la izquierda abertzale. Las fuentes independentistas consultadas se limitan a señalar, a ese respecto, que tras la desmovilización efectiva de ETA, los integrantes de la banda o los presos que consigan recuperar la libertad, elegirán el camino y futuro personal que libremente consideren más oportuno, dentro de un proceso de «resocialización».

La banda se abstrae de los recelos del Gobierno Vasco y central que le piden que se «disuelva» DUDAS

El proceso de reflexión avanza en un clima de cohesión para acabar en los primeros meses de 2018 TIEMPOS

En todo caso, el debate prosigue sin sobresalto. Se aprobó un documento base por mayoría apostando por avanzar hacia la desmovilización, y los militantes presos y huidos realizan sus aportaciones en un clima de cohesión, aunque con las dificultades inherentes a la situación de clandestinidad o prisión de los participantes. En este sentido, la banda ha decidido socializar lo más posible el contraste de pareceres, a riesgo de que pueda retrasarse ligeramente el anuncio final.

La organización desarmada ya ha dado alguna pista pública de sus intenciones, por ejemplo en el último Gudari Eguna, cuando expresó su apoyo a un proceso soberanista vasco similar al de Cataluña, aunque avanzó su intención de echarse a un lado y no tutelar ese camino. «En el ciclo político que viene, nuestra organización no será un agente principal», señaló.

El precedente del desarme

Las dudas en torno a las intenciones de la organización ya afloraron a principios de año cuando se vislumbraba la entrega definitiva de armas. Sin embargo, desde el mundo de la izquierda abertzale destacan que finalmente el desarme se culminó «con éxito» y sin que nadie lo haya cuestionado en todos estos meses.

En este sentido, la elección por parte de los presos de David Pla e Iratxe Sorzabal para completar la interlocución oficial del colectivo de reclusos ayudará a apuntalar la «desmovilización». Los dos últimos responsables de la organización entran a la cúpula del EPPK principalmente por haber recibido el voto mayoritario en el proceso interno recientemente finalizado en las cárceles. No obstante, el hecho de que ambos pilotaran el reciente desarme desde prisión y hayan podido percibir, antes de su arresto en septiembre de 2015, el nuevo clima político abierto tras el cese definitivo de la violencia, les lleva a conocer de primera mano el terreno y contribuir a reforzar la decisión final de la desaparición.

En todo caso, la apuesta estratégica cuenta con el apoyo del resto del equipo, en el que destacan otros exnúmeros uno como Mikel Albisu Iriarte, 'Antza', y Marixol Iparragirre, 'Anboto', que llevan más de una década encarcelados y con los que recientemente se reunió, en el centro penitenciario galo de Reau Sud Francilien (afueras de París), el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. La decisión de ETA de desaparecer es esperada con expectación en las prisiones, donde a su vez los internos están ya explorando el empleo de vías legales para intentar mejorar su situación y «vaciar las cárceles». La desaparición definitiva de la banda del escenario político puede contribuir a crear un clima más propicio para las reivindicaciones de los reclusos, aunque en el seno de la izquierda abertzale no prevén a corto plazo cambios de postura, por ejemplo, por parte del Gobierno central.

Los reclusos comenzaron hace diez días a enviar nuevos dossieres a los jueces, de forma individual, en los que han comenzado, por vez primera en su historia, a pedir que se les pase del primer grado, el más estricto y en el que se encuentra la gran mayoría de internos de ETA, al segundo, con vistas a mejorar su situación. También se mira con esperanza al espacio de diálogo abierto entre el Gobierno francés y el grupo de Artesanos por la Paz y políticos de Iparralde de la gran mayoría de partidos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos