La fundación de Joxe Mari Korta dejará de convocar las concentraciones anuales en recuerdo del empresario asesinado por ETA

Ruerda de prensa de la Fundación Joxe Mari Kortaren bidetik en la que se ha anunciado la decisión.
Ruerda de prensa de la Fundación Joxe Mari Kortaren bidetik en la que se ha anunciado la decisión. / Lobo Altuna

Seguirá trabajando en el ámbito educativo, cultural y deportivo en favor de la «convivencia y la reconciliación» en Euskadi

AINHOA MUÑOZ

El nuevo tiempo sin la violencia de ETA ha propiciado que la Fundación Joxe Mari Kortaren bidetik tome la decisión de dejar de convocar las concentraciones que, anualmente, ha realizado a lo largo de los últimos años para recordar la figura del empresario asesinado por la organización terrorista hace diecisite años. Así lo ha anunciado este viernes en San Sebastián Andoitz Korta, hijo de Joxe Mari Korta y secretario general de la fundación, que ha estado acompañado por los miembros del patronato Jesús Alberdi y Jesús Mari Mujika.

Cada 8 de agosto, familiares y amigos de Joxe Mari Korta se han concentrado en el mismo lugar en el que ETA asesinó en el año 2000 con un coche bomba a quien fuera el presidente de Adegi, frente a la empresa familiar ubicada en el polígono industrial Gorostiaga, en Zumaia. Sin embargo, la asamblea general de socios de la fundación decidió el pasado diciembre dar por finalizado este acto de recuerdo al que también acudían numerosos representantes políticos. La razón, según ha explicado Andoitz Korta, es que "el fin del terrorismo ha traído consigo un nuevo panorama a nuestro país".

No obstante, ha puntualizado que la fundación seguirá abierta a participar en actos o concentraciones "tanto institucionales como de otras víctimas" para seguir trabajando la "convivencia y la reconciliación" en Euskadi. Asimismo, ha hecho hincapié en que la asociación que lleva el nombre de su padre continuará con su actividad habitual centrándose en los "valores que presidieron la vida" de Joxe Mari Korta. Se ha referido a la ética en la empresa, el "esfuerzo y el trabajo en equipo" tanto en el deporte como en "otros ámbitos de la vida", así como en la innovación y los recursos humanos que "facilitan la mejora formativa de los alumnos de formación profesional". Todo ello, ha puntualizado, sin renunciar al decálogo que sobre la convivencia y la reconciliación aprobó la fundación en 2013. En dicho documento, por ejemplo, la Fundación Joxe Mari Kortaren bidetik menciona que en el proceso de pacificación no exigirá los "máximos éticos" como la petición de perdón o el arrepentimiento, pero sí que seguirá trabajando para que ETA reconozca "que fueron asesinatos injustos".

Fotos

Vídeos