El Foro Social emplaza a ETA a la «desmovilización» y al «desmantelamiento total de las estructuras militares»

Brian Currin a su llegada al Palacio de Aiete./Usoz
Brian Currin a su llegada al Palacio de Aiete. / Usoz

Ha celebrado en San Sebastián una reunión con motivo del sexto aniversario de la llamada 'Declaración de Aiete', que allanó el camino al anuncio de cese definitivo de la violencia de la banda

Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANO

«Cuando escucho el relato de lo ocurrido estos meses, cuando recuerdo lo que ocurría en el País Vasco hace unos años me doy cuenta de que es alentador lo que hemos conseguido». El abogado sudafricano, Brian Currin, mediador y portavoz del Grupo Internacional de Contacto (GIC), ha vuelto a la Casa de la Paz del palacio de Aiete seis años después de la Declaración de Paz en un acto organizado por el Foro Social Permanente. Y ha reclamado como fundamental la «desmovilización» de ETA, palabra que prefiere a la de «disolución» de ETA, así como el desmantelamiento total de sus estructuras. Una fórmula, en el marco del modelo internacional de la DDR (Desarme, Desmovilización y Reintegración) al que prevé acogerse la banda a principios del próximo año para avanzar así a su desaparición de facto, como ha avanzado este periódico.

Currin ha lanzado una serie de reflexiones ante el alcalde donostiarra, Eneko Goia, representantes de PNV como Joseba Egibar; o de EH Bildu como Arnaldo Otegi, Rufi Etxeberria y Amaia Almirall, así como del también miembro del Grupo Internacional de Contacto Alberto Spektorovsky. Además, Currin ha anunciado que se reunirá esta semana con representantes de la sociedad civil y de partidos políticos para abordar los «retos y desafíos» en materias como la «desmovilización» de ETA, la «reintegración» de sus miembros y la «excarcelación», que serán las cuestiones «más duras de todo este proceso», según ha advertido el abogado mediador de Pretoria.

Currin ha querido aludir a las citas de tres personajes relevantes, Nelson Mandela, Eleanor Roosvelt e Isaku Ikeda para recordar frases como «los grandes hacedores de la paz son humildes y sencillos», «no basta con hablar de la paz, ni siquiera con creer en ella sino trabajarla» o «son las mujeres las hacedoras naturales de la paz porque dan la vida, la nutren, se encargan de criar a sus hijos y protegen la vida».

El mensaje de Currin ha sido optimista, satisfecho de la reacción de la sociedad vasca y, casi se podría decir que con una cierta alegría ante lo que considera el deber cumplido. «No quiere decir que no haya mucho más que hacer, pero también hay que reconocer que los motivos por los que no se ha avanzado más no se pueden imputar a la falta de voluntad del País Vasco».

El miembro del GIC ha recordado que uno de los mandatos que tenía este grupo era adoptar medidas que «generaran confianza». «Teniendo en cuenta la desesperanza que había antes de la Declaración de Aiete y que se pudo llegar a ésta y al fin de actividad armada de ETA, ese fue un hito de generación de confianza. Debíamos preparar una agenda para el diálogo multipartito en Euskadi y hasta hace poco había muy poco diálogo entre personas que están hoy en esta sala. Si los había, eran contactos clandestinos, secretos».

Hoy eso ha terminado, al menos eso se ha constatado, con el orgullo y satisfacción de Currin por los logros conseguidos en los últimos diez años «gracias a la sociedad civil y a la capacidad de involucrarse de los partidos. Podemos terminar nuestro trabajo como GIC, porque los partidos se han apropiado de ese gran avance».

Prioridades

Más allá de la expectación que pudiera levantar el mediador sudafricano, al Foro Social Permanente le tocaba también situar las prioridades para el curso 2017-2018, reflejadas en las palabras de sus portavoces Agus Hernán y Nekane Altzelai. Sus tareas tendrán que ver con todas las víctimas de todas las expresiones de violencia, dentro del mapa integral del sufrimiento que están desarrollando. Pero también con la reintegración «de las personas presas, huidas y deportadas».En la sala en la que se de sarrolló el acto, una estancia que mira al parque y en la que la declaración de los derechos humanos cuelga de los paredes en euskera, castellano e inglés.

Otegi, molesto con Confebask por no invitar a EH Bildu al acto de homenaje

La decisión de la patronal vasca Confebask de no invitar a EH Bildu al homenaje del viernes a los empresarios extorsionados por ETA ha molestado al portavoz de la formación, Arnaldo Otegi, que ha criticado esa medida y recordado a la cúpula de los empresarios que la coalición abertzale es «la segunda fuerza política» en Euskadi porque «nos vota la gente».

Preguntado por esta cuestión, adelantada por este periódico, en una rueda de prensa en San Sebastián, el líder abertzale ha opinado que «cada uno es muy libre de invitar a sus actos al que quiera», pero «las más elementales reglas de cortesía y de respeto exigen que determinadas cosas no se hagan así». «A Confebask le gustará poco probablemente que haya izquierda independentista sólida en el país y ya lo entendemos», ha dicho enojado. «Muy bien, ustedes deciden que no nos invitan, pero lo que les decimos es que, les guste o no, somos la segunda fuerza política y la alternativa en el país». Otegi ha agregado que, «en estos momentos, lo que convendría es no romper las reglas de entendimiento y menos en público, pero esa es la responsabilidad que han adquirido ellos», concluyó antes de tender la mano al diálogo.

Fotos

Vídeos