La justicia alemana vuelve a rechazar la entrega a España de Puigdemont

La justicia alemana vuelve a rechazar la entrega a España de Puigdemont

La Fiscalía había considerado que el expresidente catalán incurrió en el delito de rebelión y reclamó su extradición

JUAN CARLOS BARRENABerlín

La justicia alemana ha vuelto a echar por tierra los esfuerzos del Tribunal Supremo para lograr la extradición del expresidente catalán Carles Puigdemont. La Audiencia Superior de Schleswig rechazó este martes por «no encontrar motivos» la petición de la Fiscalía encargada del caso de ampliar la orden de detención contra Puigdemont y ordenar su reingreso en prisión para su entrega a las autoridades españolas. Además desestimó de nuevo considerar el cargo de rebelión contra el expresidente catalán por el referendum ilegal celebrado el pasado 1 de octubre.

El tribunal subrayó en un breve comunicado que rechazaba la petición de la acusación pública porque no existe peligro de fuga. A la espera de una sentencia definitiva, la decisión de carácter provisional supone un serio revés para el Tribunal Supremo español y deja entrever que los jueces germanos no se han dejado impresionar por las pruebas suplementarias, los documentos y grabaciones de vídeo recabados y enviados al a la Ausidencia de Schleswig por el juez Pablo Llarena para demostrar que Puigdemont cometió el delito de rebeldía.

A lo largo del procedimiento no se han producido cambios significativos, tanto en lo que se refiere a los hechos imputados como al ordenamiento legal del caso, comunicaron los jueces a la Fiscalía General del estado federado de Schleswig-Holstein. La decisión tomada el pasado 5 de abril continúa, por tanto, «invariable». La Audiencia Superior de Schleswig ordenó entonces la puesta en libertad provional de Puigdemont bajo fianza de 75.000 euros y desestimó el cargó de rebelión como punto principal de la acusación en la solicitud de su extradición. Solo admitió la posibilidad de considerar el cargo de malversación de fondos por el dinero público utilizado para organizar y celebrar el referendum.

Entre las nuevas pruebas aportadas por Llarena se encuentran tres vídeos. En uno puede apreciarse como el día del referendum miembros de los Mossos se plantan ante agentes de las fuerzas de seguridad españolas que iban a actuar contra un grupo de manifestantes. En los otros dos se observa que agentes de la Policía y la Guardia Civil son agredidos por manifestantes.

Al parecer la ausencia en las imágenes de Puigdemont, defensor según sus abogados de la no violencia, ha sido determinante para mantener invariable la postura de los jueces alemanes. Estos señalan en su escrito a la Fiscalía alemana que las informaciones suplementarias aportadas en las últimas semanas sobre «sucesos individuales» el día de la consulta catalana no cambian para nada la valoración del caso por los letrados. Los jueces de la Audiencia Superior de Schleswig siguen considerando que Puigdemont no puede ser procesado por rebelión, delito equiparable al de alta traición en Alemania.

Material contradictorio

A juicio de analistas jurídicos alemanes, si el juez Llarena y su equipo no aportan de manera urgente nuevas y claras pruebas de que Puigdemont estuvo implicado en actos de violencia, Alemania no concederá su extradición por el delito de rebelión, con lo que no podrá ser procesado en España por el cargo principal que se le imputa y que puede ser penado con hasta 25 años de cárcel. Pero la acusación de malversación de fondos públicos también peligra. Los jueces señalaron que el material suplementario enviado por las autoridades españolas resulta «contradictorio» y que, en base a la legislación alemana, eso podría conducir a que la consideración de esa acusación tenga «un resultado dudoso».

Entretanto, el procedimiento de extradición contra Puigdemont se acerca al final de su plazo legal. La entrega del presunto delincuente en base a las órdenes de detención emitidas por países de la Unión Europea debe ser resuelta por los tribunales en un máximo de 60 días, plazo que en el caso de Puigdemont finaliza este viernes, 25 de mayo. Aunque es posible prorrogarlo, el tribunal señala en su nota que la Fiscalía General no ha presentado hasta ahora formalmente la solicitud oficial para que los jueces comprueben la validez de la la solicitud de extradición.

Puigdemont fue detenido por la policía alemana el pasado 25 de marzo, poco después de cruzar la frontera germana procedente de Dinamarca y tras ofrecer una conferencia en Helsinki, desde donde pretendía regresar a Bruselas por carretera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos