Los Faisanes, una isla con custodia compartida

La isla de los Faisanes, ayer con Irun al fondo. / ARIZMENDI

El enclave cambia de dueño cada seis meses y el Ayuntamiento de Irun quiere divulgar la importancia histórica y política del lugar

TERESA REINA SAN SEBASTIÁN.

No parece más que un pedacito de tierra en medio del agua, pero la Isla de los Faisanes es muy especial. Su superficie cambia de dueño cada seis meses, y se alterna entre los gobiernos español y francés. Ayer mismo pasó a manos galas hasta dentro de medio año, finales de enero, cuando volverá a ser dominio español. El cambio de dueño materializado ayer fue meramente administrativo y no se celebró ningún acto oficial, por lo que el lugar no abandonó su tranquilidad habitual. En este sentido, el alcalde de Irun, José Antonio Santano (PSE) defendió ayer la necesidad de «colocar un punto de información en el que los viandantes puedan conocer la importancia histórica y estratégica de la Isla de los Faisanes». Un proyecto que quiere acometer el Ayuntamiento.

La Isla de los Faisanes se encuentra en el río Bidasoa, entre Irun y Hendaia, en plena muga. Actualmente no es visitable y sólo alberga algunos árboles y un monolito. Pero este monumento es una muestra de su gran importancia. Fue en este rincón donde se firmó en 1659 el Tratado de los Pirineos que puso fin a la Guerra de los Treinta Años. Su soberanía se hizo compartida en el siglo XIX, y así se convirtió en el condominio más pequeño del mundo.

«Símbolo de paz»

Muy pocos saben que no la hubiéramos conocido de no ser por la lucha que se ha librado para preservarla. Las corrientes y los movimientos de la marea ejercían una fuerte erosión en el lugar; de ahí que el Ayuntamiento de Irun reforzara su perímetro para evitar que menguara, y así frenar la desaparición de un pedazo de la historia de la ciudad. Para su actual alcalde, la isla «confirma lo que sucedió en Irun» y es «un símbolo de paz, y de unión muy importante para Europa». Por ello, el Ayuntamiento está llevando a cabo un acondicionamiento de la zona que recorre la orilla del río. El objetivo es construir un paseo y un bidegorri, para «popularizar el lugar y que la gente pueda disfrutarlo», afirma Santano a este periódico.

En el lugar hay más movimiento del que parece. Es el escenario del Festival Internacional de la Isla de los Faisanes, que cada año recibe a un grupo diferente de baile folclórico. Además, en 2007 acogió la firma de un acuerdo transfronterizo para el saneamiento del Bidasoa entre la Mancomunidad de Txingudi y el País Vasco francés. Otra muestra más de que la Isla de los Faisanes sigue viva.

Fotos

Vídeos