Un etarra a punto de cumplir condena es trasladado a Francia para ser juzgado

Aritz Arginzoniz comparecerá en diciembre ante un tribunal de París por un atraco en 2007 cerca de Estrasburgo

FERNANDO ITURRIBARRÍA PARÍS.

El preso de ETA Aritz Arginzoniz Zubiaurre ha sido trasladado desde España, donde en febrero iba a terminar de cumplir condena, a París para rendir cuentas en diciembre por un atraco con toma de rehén perpetrado el verano de 2007 cerca de Estrasburgo. «Es la primera vez que se produce una entrega para ser juzgado en Francia cuando ya se tiene la pena casi expirada en el Estado español», ha destacado la asociación Kalera Kalera!, que denuncia lo que considera una situación de indefensión jurídica.

Arginzoniz (Elorrio, 1981) fue detenido en la estación de autobuses de Santander el 10 de julio de 2007 cuando proyectaba atentar con el comando Larrano contra el nuevo edificio de los juzgados de la capital cántabra, la sede principal del Banco de Santander y la comisaría de policía, entre otros objetivos. Por estos hechos fue condenado en febrero de 2009 por la Audiencia Nacional a diez años y nueve meses de prisión que cumplía en la cárcel de Huelva.

El año pasado fue objeto de una entrega temporal a Francia, entre abril y septiembre, para ser imputado por la jueza antiterrorista Laurence Le Vert en el sumario por el robo a mano armada. El caso, en el que también está acusado Aitzol Iriondo Yarza 'Gurbitz', está programado en la Sala Especial de lo Criminal de París del 18 al 21 de diciembre próximo. Arginzoniz aguarda la celebración del juicio en la cárcel de Fresnes, a la que fue trasladado el 11 de noviembre último desde la madrileña de Valdemoro. Mañana está convocada una manifestación en Elorrio con el lema 'Lo queremos en casa'.

El sumario francés, cerrado el 17 de junio de 2016, le imputa el atraco registrado el 26 de junio de 2007 en los almacenes de la empresa Horizon Vertical, situados en Bischoffsheim (Alsacia). Un comando de tres asaltantes, cuyo tercer integrante no ha sido identificado, se apoderó de 108 kilos de combustible sólido en tabletas para hacer fuego en el monte.

El componente de las pastillas, de marca 'Esbit', es la hexamina o metenamina, uno de los reactivos que se emplea en la síntesis con ácido nítrico del hexógeno, reforzador utilizado para potenciar las cargas explosivas. Del botín solo se han recuperado 5,8 kilos, por lo que los investigadores suponen que los 102 restantes fueron utilizados en atentados como el cometido el 30 de diciembre de 2006 en la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas, en el murieron dos ciudadanos ecuatorianos.

El ADN de Arginzoniz fue identificado en la camiseta del gerente de la empresa asaltada y en un trozo de cinta adhesiva con la que fue atado durante el atraco. También se le imputa su clandestinidad en Francia durante 2007 y la receptación de tres vehículos robados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos