El etarra Aguirregabiria podría ser condenado a perpetuidad en Francia

El Tribunal de lo Criminal de París señala que podría ser sentenciado a esa pena en apelación por el asesinato de un policía francés

EFEParís

El etarra Arkaitz Aguirregabiria, condenado a 25 años por su implicación en el comando que en 2010 asesinó al policía francés Jean-Serge Nerin, considerado el último muerto de la banda, podría ser sentenciado en apelación a cadena perpetua, señaló este lunes el Tribunal de lo Criminal de París.

El presidente del tribunal, Stéphane Duchemin, explicó que en este nuevo juicio se examinarán acusaciones contra Aguirregabiria que no se retuvieron en la sentencia de diciembre de 2015, en la que se le impuso una pena de 25 años.

Entonces se le condenó por tentativa de asesinato de uno de los policías que formaban parte de la patrulla en la que también estaba el brigadier jefe Nerin, y por haber dado la consigna al comando terrorista de utilizar las armas contra los agentes que les sorprendieron.

Pero se le absolvió de los cargos de tentativas de asesinato de otros tres policías, que en el proceso iniciado este lunes-y que se prolongará durante cuatro semanas- se van a volver a examinar.

Por eso Duchemin avisó de que Aguirregabiria del Barrio (34 años) podría acabar condenado hasta a cadena perpetua, en el caso de que se consideren demostradas esas inculpaciones.

Reproches del presidente del tribunal

Junto a este etarra se sientan en el banquillo otros tres que igualmente recurrieron sus penas en primera instancia: Josu Urbieta Alcorta (a 16 años), Xabier Goienetxea Iragorri (a 14 años) e Izaskun Lesaka Argüelles (a 14 años). No están -porque renunciaron a un proceso en apelación- el exdirigente de la banda Mikel Carrera Sarobe, "Ata", sentenciado a cadena perpetua por haber disparado a Nerin, y Joseba Fernández Aspurz, que recibió una pena de 16 años.

El presidente reprochó a los cuatro etarras la "contradicción" de que hubieran recurrido sus sentencias pero que hoy se negaran a referirse a los hechos cuando les dio la palabra, y se limitaran a leer una declaración de carácter político.

En esa declaración, leída por Aguirregabiria, dijeron que asumían "enteramente" su pertenencia a ETA y también "todo el recorrido" de la banda desde su nacimiento en los años 1950 hasta ahora.

Aunque dijeron que van a "participar con normalidad" en el proceso, negaron legitimidad al tribunal, al decir que el único que puede juzgarlos es "el pueblo vasco" y que "la justicia francesa nos condena con procedimientos de excepción". Anunciaron su intención de exponer las propuestas de ETA para "una resolución justa del conflicto" en el País Vasco. Duchemin les replicó que los miembros del tribunal no van a "arreglar la situación política en el País Vasco. No nos corresponde a nosotros".

En marzo de 2010

Los hechos que se juzgan sucedieron el 13 de marzo de 2010 por la tarde cuando un comando etarra robó cinco coches en un concesionario en la localidad de Villiers sur Bière, a una cuarentena de kilómetros al sur de París.

Poco después, en las proximidades del concesionario, una parte del comando fue sorprendido casualmente por una patrulla policial y se desató un tiroteo en el que fue asesinado Nerin.

El juicio prosigue mañana con la declaración como testigo de un policía antiterrorista que se encargó de la investigación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos