La estelada relega a la senyera en Foronda

Un militante jeltzale alza el pulgar mientras con la otra mano sostiene una estelada. / RAFA GUTIÉRREZ

La militancia del PNV, como la su «partido hermano» del PDeCAT, cambia la exhibición de la bandera oficial catalana por la independentista

MIGUEL VILLAMERIEL FORONDA.

Esteladas 41-Senyeras 0. Este es el abultado marcador (calculado a ojo) que arrojó ayer el encuentro del Alderdi Eguna sobre el césped de las campas de Foronda. La militancia del PNV, y muchos de sus dirigentes, se dejaron llevar por la efervescencia independentista que llega desde Cataluña y se entregaron sin remilgos a una bandera que hasta hace apenas unos años era una excepción en las fiestas jeltzales. El PNV siempre ha sido más de senyera, la cuatribarrada que en la actualidad es la bandera oficial de Cataluña. Esa enseña ocupó un lugar central en el escenario del Alderdi Eguna de 2015, por ejemplo, pero ayer no apareció ninguna en las campas de Foronda. Los jeltzales, como su «partido hermano» del PDeCAT en Cataluña, han decidido guardar la senyera en un cajón para ondear a los cuatro vientos la estelada.

Esta bandera también aparecía fundida con la ikurriña en la pegatina que la organización del Alderdi Eguna repartió entre los militantes al inicio de la jornada. Y sobre ambas banderas, la palabra 'Sí'. Las esteladas colgaban de muchas de las txosnas que bordeaban el escenario principal, como la que montó el GBB. El lehendakari, Iñigo Urkullu, también tuvo que pasar bajo una estelada en el desfile de autoridades previo a los discursos, una imagen muy golosa que los fotógrafos no tardaron en inmortalizar (como se puede ver en la página anterior).

Más allá del detalle de las banderas, la jornada que conmemoraba el 40 aniversario del primer Alderdi Eguna resultó perfecta. Si quienes acudieron a Aralar hace 40 años recuerdan aquel día por el frío y la lluvia que azotó el santuario de San Miguel, el tiempo de ayer en Foronda fue justamente lo contrario. Sol y cerca de 30 grados al mediodía. Con esas condiciones meteorológicas, los dirigentes jeltzales que se pusieron el delantal y atendieron las txosnas sirvieron más cañas y refrescos que caldos calientes y pintxos de chorizo.

La camiseta de Olano

Por la barra de la txosna del GBB pasaron en algún momento su presidente, Joseba Egibar, la presidenta del Parlamento, Bakartxo Tejeria, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, la consejera Arantxa Tapia, el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, y otros representantes institucionales como Eider Mendoza, Imanol Lasa o Maite Peña. El más original en su indumentaria fue Markel Olano, que llevaba una camiseta con el lema que ha hecho popular el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero: 'Bueno, pues molt bé, pues adiós'. Una camiseta que se ha convertido en un fenómeno de ventas en Cataluña.

El Alderdi Eguna volvió a ser una cita muy familiar, y los más pequeños pudieron entretenerse en espacios como el 'txiki-txoko', con ludoteca, hinchables, rocódromo, tirolina y circuitos de bicicletas y quads. Mientras, la mayor atracción para los no tan niños fue fotografiarse introduciendo una papeleta en una gran urna con el lema 'Votarem, Demokrazia', con la que los jeltzales quisieron visibilizar su respaldo a las instituciones catalanas en su propósito de poner las urnas el 1-0.

Fotos

Vídeos