Esteban desliga al PNV del caso y niega que el partido se haya financiado de forma ilegal

J. A. SAN SEBASTIÁN.

El portavoz del PNV en el Congreso desligó ayer a su partido del caso De Miguel y descartó que se haya financiado de forma ilegal, porque, según apuntó, se juzgan «actuaciones individuales». Aitor Esteban aseguró que la formación «queda fuera de toda duda» debido a que «desde el primer momento» pidió a los acusados que entregasen sus carnets y los apartó de sus responsabilidades políticas. De hecho, se jactó de que los jeltzales han adoptado decisiones «que no han sido tomadas por ningún otro partido», a pesar de que «ha habido casos gordos y más relevantes que este».

Esteban apuntó en Radio Euskadi que el de ayer no era un día agradable para el partido. El portavoz nacionalista aseguró, sin embargo, que le habría gustado que «hubiera llegado mucho antes» porque «la justicia para ser justa necesita también ser rápida, y llevamos ocho años con este asunto. Ojalá hubiese podido dilucidarse todo esto mucho antes».

«Si se prueba y al final hay unos culpables y se aplican unas penas, en todo caso serán actuaciones individuales» que «no tienen nada que ver, y esto ha sido probado a lo largo de la instrucción, con una financiación irregular del PNV», ni con «una presunta trama de corrupción» del partido, según apuntó el diputado jeltzale. Esteban hizo una defensa de la presunción de inocencia, «que es fundamental hasta el último momento», e insistió en que el PNV ya hizo «la lectura democrática que tenía que hacer, que es que no hubiera ni la más mínima duda».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos