El Gobierno Vasco reta a Rajoy a aclarar si cree que el Estatuto «fue demasiado lejos»

El consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka. /EFE
El consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka. / EFE

Erkoreka ve «injustificable» que el Ejecutivo del PP insinúe que puede «incumplir la ley». Considera «francamente preocupante» que el Estado emita señales de recentralización y exige a los partidos que defienden esa vía que «lo digan abiertamente»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

Las declaraciones que el ministro de Justicia realizó el lunes en Bilbao en torno a la conveniencia de traspasar nuevas competencias a las comunidades autónomas han puesto en guardia al Gobierno Vasco. El mensaje de Rafael Catalá coincide en el tiempo con la aplicación del artículo 155 en Cataluña y con la congelación de las negociaciones sobre transferencias pendientes del Estatuto de Gernika, por lo que el Ejecutivo de coalición de PNV y PSE teme que detrás de todo ello pueda aparecer una estrategia de recentralización por parte del Estado. De hecho, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, retó ayer a que «si alguien quiere modificar el sistema institucional o cree que el Estatuto fue demasiado lejos, que lo diga abiertamente y se lo comunique a la sociedad vasca». En caso de no ser así, aseguró que al Gobierno de Rajoy le corresponde «cumplir la ley» y completar el Estatuto de Gernika.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Erkoreka mostró su contrariedad por que el Gobierno del PP, «que ha hecho bandera del cumplimiento de la ley» en su conflicto con las instituciones catalanas, insinúe ahora su intención de «incumplir el Estatuto de Gernika» al frenar la negociación de las transferencias pendientes. Sobre las declaraciones del ministro de Justicia -que el lunes mostró sus dudas sobre si éste es el momento de «ampliar el marco competencial» de las comunidades autónomas, y en concreto de Euskadi, o «más bien» el de fortalecer los instrumentos de cooperación-, el portavoz del Gobierno Vasco ironizó con que «o bien fue malinterpretado o bien no dijo lo que quería decir». Erkoreka, que llegó a sonreír al hacer esta valoración, añadió que si Catalá dijo en Bilbao lo que realmente pensaba «sería muy preocupante y grave» que un Gobierno contemple la posibilidad de incumplir una ley como el Estatuto «por razones de oportunidad o por valoraciones subjetivas».

«Sería incomprensible e injustificable», afirmó el portavoz vasco, que además recordó que el Ejecutivo del PP «ha convertido el cumplimiento de la ley en su santo y seña» a la hora de abordar conflictos políticos como el de Cataluña, por lo que incurriría en una «incoherencia».

El ministro de Justicia también apuntó el lunes la posibilidad de que el Estado «vuelva a asumir políticas públicas esenciales», lo que supondría el inicio de un intento recentralizador por parte del Gobierno de España. Ante esta hipótesis planteada por los periodistas, que Erkoreka reconoció que hasta el momento no le consta, la posición del Gobierno Vasco es aún más contundente: «Sería enormemente grave», además de contrario a la actual legalidad. Por ello, invitó a que «si alguien quiere modificar las leyes actuales o cree que el Estatuto de Gernika fue demasiado lejos, debería decirlo abiertamente y comunicárselo a la sociedad vasca para que todos sepamos a qué atenernos. Si no es así, que se limiten a cumplir la ley, que en el caso del Estatuto lleva casi 40 años sin cumplirse».

Conveniencia

Erkoreka advirtió que «la ley no puede aplicarse en función de la conveniencia de cada cual, y si no me conviene no la cumplo. Si algún partido defiende eso, que lo diga abiertamente». Sin presuponer que esa fuera la intención del ministro de Justicia, el portavoz del Gobierno Vasco aventuró que «es posible que se limitara a hacerse eco de un cierto sentir que puede haber en su partido o en algunos ámbitos, quizá inconscientemente. Si es así, sería francamente preocupante».

Erkoreka afirmó que «el Gobierno Vasco está dispuesto a sentarse a negociar mañana mismo las transferencias pendientes», entre ellas las dos que ha calificado como prioritarias: Prisiones y el régimen económico de la Seguridad Social. El portavoz señaló que el Gobierno de coalición de PNV y PSE «nunca va a cerrar puertas a ninguna oportunidad, seguimos trabajando y dispuestos a desbloquear la negociación en cualquier momento». A su juicio, «sería derrotista dar por supuesto que el Estatuto nunca se va cumplir íntegramente», por lo que avanzó que el Ejecutivo vasco se mantendrá «a la espera» para iniciar las negociaciones de las transferencias pendientes. Aunque también advirtió que «veremos cuánto tiempo esperamos y si en el futuro conviene adoptar otras medidas».

Sin respuesta

A finales de septiembre, Erkoreka -en calidad de consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno- remitió a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el informe actualizado de transferencias pendientes que ha elaborado el Ejecutivo de Urkullu en el último año. En ese documento se detallan las 37 competencias que faltan por transferir para completar el Estatuto de Gernika. La vicepresidenta ha hecho acuse de recibo, pero aún no ha puesto fecha para una primera reunión con Erkoreka, que antes del verano se preveía para finales de agosto o primeros de septiembre. Todo apunta a que la crisis catalana, en la que Sáenz de Santamaría tiene un papel protagonista, ha pospuesto 'sine die' ese encuentro.

El portavoz del Gobierno Vasco subrayó que el gabinete de Rajoy «sabe cuál es nuestra lectura de la parte incumplida del Estatuto y conoce nuestras prioridades», en referencia a la gestión de Prisiones o del régimen económico de la Seguridad Social. También recordó que el Estatuto «lleva casi 40 años incumplidos», por lo que instó a no demorar más las negociaciones.

Más

Fotos

Vídeos