Duras críticas de instituciones y partidos vascos a las palabras de Munilla sobre el feminismo

Josu Erkoreka, en su comparecencia de este martes tras el Consejo de Gobierno/Irekia
Josu Erkoreka, en su comparecencia de este martes tras el Consejo de Gobierno / Irekia

El Gobierno Vasco duda de que afirmaciones de ese tipo "sean compartidas de manera generalizada en el seno de la comunidad eclesial"

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIELSan Sebastián

Las palabras del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, sobre el feminismo han sido duramente criticadas por instituciones y partidos vascos. El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha calificado este martes de "incomprensible, desafortunada e inoportuna" lo dicho por el prelado.

El obispo de San Sebastián afirmó este pasado lunes que el "feminismo radical o de género" tiene como "víctima a la propia mujer y a la verdadera causa femenina". "Es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde las propias filas. El feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho una especie de harakiri", aseguró, Munilla, aunque este martes ha puntualizado que algunas de esas afirmaciones "son falsas".

En una comparecencia tras el Consejo de Gobierno, Erkoreka ha expresado sus dudas sobre que "alguien en la sociedad vasca pueda comprender su sentido, alcance y contenido". "Pero dudo también seriamente de que, incluso, sea compartido de manera generalizada en el seno de la comunidad eclesial", ha apuntado el portavoz del Ejecutivo de Urkullu.

Otras reacciones

Sobre esta cuestión se ha pronunciado el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano. A preguntas de los periodistas, ha asegurado que las supuestas palabras del obispo se sitúan "fuera de lo que piensa la mayoría" de la ciudadanía del territorio. Ha reconocido que no ha escuchado las palabras pronunciadas por Munilla y que sólo ha tenido acceso a los "titulares" recogidos en los medios de comunicación. Olano ha opinado que estos titulares recogen "conceptos y modos de apreciar la realidad que están absolutamente fuera de lo que en este momento es el territorio de Gipuzcoa" y "no coinciden con el punto de vista de la mayoría de la ciudadanía".

«Son conceptos y modos de apreciar la realidad que están absolutamente fuera de lo que en este momento es el territorio de Gipuzcoa» Markel Olano (Diputado general de gipuzkoa)

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha opinado que las supuestas declaraciones del obispo donostiarra son "absolutamente anacrónicas" y están "fuera de todo lugar". "Me parece que es vivir en otro mundo", ha respondido el regidor del PNV al ser preguntado por los periodistas, en su rueda de prensa habitual tras la Junta de Gobierno Local.

Tras apuntar que Munilla habla como "representante de una Iglesia" y por tanto "no afectan" al "común de los mortales", el alcalde se ha mostrado convencido de que sus propios feligreses "no entienden para nada ni comparten" esas manifestaciones. "Tengo la impresión de que el obispo lleva demasiado tiempo metiéndose goles en propia puerta" y éste es "un caso más", ha concluido Goia, parafraseando la expresión del obispo que, presuntamente, aludía a que "el demonio ha metido un gol desde sus propias filas" a la causa feminista.

El líder del PSE-EE de Gipuzkoa, Eneko Andueza, ha dicho que lo dicho presuntamente por Munilla, sobre la huelga feminista "banalizan la desigualdad contra la que luchan las mujeres y demuestran una gran insensibilidad ante los problemas que éstas sufren". A su juicio, "están fuera de la realidad social" y son propias "de la Edad Media".

Más duro ha sido el secretario de Área de Transparencia y Democracia Participativa del PSOE y diputado por Gipuzkoa, Odón Elorza. Ha asegurado en su cuenta de Twitter que el obispo de San Sebastián "tiene asegurada una plaza en el infierno por alterar la convivencia y la paz ciudadana" con sus declaraciones y por asociar "el feminismo con el demonio".

La coordinadora de Ezker Anitza-IU en Gipuzkoa, Arantza González, ha asegurado que el obispo "tiene miedo a las mujeres y al movimiento feminista que las ha empoderado". A su juicio, estas palabras representan "la reacción de un hombre con miedo a que las mujeres dejen de estar subordinadas a la jerarquía eclesiástica, que pretende que estén subyugadas al único papel de madres y cuidadoras".

El Movimiento Feminista de Bizkaia ha considerado este martes "intolerable" que la Iglesia "se siga metiendo con la vida, la salud y el cuerpo" de la mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos