Sémper: «Es la dispersión lo que está obligando a los presos a aceptar la ley»

A. M.

-¿Cuál es la condición para acabar con la dispersión?

-Que ETA se disuelva. Si lo hace, estoy convencido de que la política de dispersión cambiará.

-¿Y tiene sentido esta política cuando ya no hay violencia desde hace seis años?

-Sí, porque está obligando a ese mundo a moverse, a aceptar la legalidad de quien hasta hace dos días era el Estado opresor. Ya lo aceptó Sortu y Bildu con unos estatutos que tuvieron el paso de la Constitución, porque si se les hubiera pedido que cantaran el himno de la Guardia Civil lo hubieran hecho. Es decir, aceptaron la legalidad constitucional, y lo acabará haciendo también el mundo de las cárceles, porque no hay otro camino.

-La izquierda abertzale ha culpabilizado al Gobierno de la muerte del preso de ETA, Kepa del Hoyo, en una cárcel de Badajoz...

-Su tierra natal, por cierto.

-...Y señalan directamente a la dispersión.

-Yo no me alegro por su muerte. Ahora bien, si estaba en la cárcel es por responsabilidad suya, por haber matado. Ha habido unas reacciones propias de mercaderes de la muerte, concretamente Otegi se ha convertido en un mercader de la muerte culpando al Gobierno de la muerte de este chico. Se aprovechan de la muerte natural de un preso para hacer política. Yo creo que Otegi demuestra que vive anclado en la retórica mas casposa de la izquierda abertzale, que representa la política del pasado. Se refirió a este preso de ETA como 'compañero'. Yo creo que ese mundo tiene todavía mucho que reflexionar.

-Se prevé que la organización terrorista anuncie su disolución a finales de este año. ¿Cuál será el plan del Gobierno?

-Por la información con la que contamos ETA se va a disolver y va a intentar hacerlo de una manera cuya retórica les permita quedar en buen lugar con respecto a su masa social, así que veremos otra vez la retórica untuosa de ETA en la que nos dicen, sin decirnos, que baja la persiana definitivamente. En cualquier caso, el plan del Gobierno es seguir cumpliendo la ley, que es lo que está dando resultados.

-Por cierto, ¿qué le sugiere la campaña que abandera la izquierda abertzale contra el modelo turístico en Euskadi?

-Cabría preguntarle a los dirigentes de la izquierda abertzale si cuando ellos viajan en agosto a Cádiz o Benidorm no son turistas, y a sus juventudes de Ernai si cuando van a Badajoz o Cáceres al pueblo de sus padres no son turistas. Son un despropósito las amenazas e intolerancia que demuestran quienes siempre están en contra de todo. Una cosa es que reflexionemos sobre cómo encauzar el fenómeno del turismo y otra muy diferente lo que hacen los de la IA, que proyectan una imagen distorsionada y falsa de lo que somos los vascos: gente amable, hospitalaria y abierta.

Fotos

Vídeos