El PNV denuncia la «venganza» del PP al enmendar inversiones pactadas para Euskadi

Iñigo Urkullu accede a la sala de comparecencias de Lehendakaritza./DAVID AGUILAR/EFE
Iñigo Urkullu accede a la sala de comparecencias de Lehendakaritza. / DAVID AGUILAR/EFE

El lehendakari, Ortuzar y Esteban salen en tromba para tratar de frenar la maniobra de los populares en el Senado | La mayoría absoluta del PP en la Cámara alta pone en serio riesgo los 70 millones en enmiendas parciales que los jeltzales incluyeron en las Cuentas

MIGUEL VILLAMERIEL / RAMÓN GORRIARÁNSAN SEBASTIÁN/MADRID.

El PNV constató ayer que la amenaza del PP de enmendar algunas inversiones previstas para Euskadi en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado en el Senado va muy en serio, por lo que sus principales dirigentes salieron en tromba para denunciar una maniobra que podría poner en riesgo alrededor de 70 millones de euros. El apoyo del PNV a la moción de censura contra Mariano Rajoy ha roto por completo el entendimiento entre nacionalistas y populares y, en estos momentos, todo apunta a que los Presupuestos no saldrán del Senado tal y como entraron. De hecho, el PP utilizará hoy su mayoría absoluta en la Cámara alta para posponer una semana el plazo de las enmiendas parciales a las Cuentas, lo que da una pista de que su intención es dejar sin efecto algunos de los acuerdos alcanzados con el PNV con las enmiendas parciales. Una maniobra que requeriría de una posterior devolución del proyecto al Congreso, donde los populares quieren alentar las diferencias en el bloque de 180 diputados que aupó a Pedro Sánchez a la Moncloa.

Esta reacción del PP ha causado preocupación y malestar en el PNV, que ayer movilizó al presidente del EBB, Andoni Ortuzar, y su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, para presionar a los populares y pedirles que recapaciten y no se dejen llevar por la rabia de haber sido desalojados del Gobierno. Incluso el lehendakari, Iñigo Urkullu, intercedió por el PNV y pidió al PP que no lleve a cabo un «ejercicio de revanchismo y venganza mal entendidos».

La idea que manejaba ayer el PP era suprimir de los Presupuestos los 70 millones en inversiones que había conseguido arañar el PNV a través de las enmiendas parciales a las Cuentas, una vez que aseguró su gran objetivo: la subida generalizada de las pensiones en función del IPC. Esos 70 millones no afectan al grueso de las inversiones en infraestructuras, como el tren de alta velocidad o los puertos, que ya estaban recogidas en el proyecto original y ascienden a 480 millones de euros, pero sí a proyectos de menor envergadura que se añadieron posteriormente. Por ejemplo, en lo que se refiere a Gipuzkoa, hay inversiones para el intercambiador de Riberas de Loiola (cerca de 10 millones en tres años), la playa de vías de Irun (750.000 euros) o la reparación de la barandilla de La Concha (1,5 millones).

Algunas partidas

Infraestructuras
330 millones en total, de los que 306 se dedicarán al impulso del TAV.
Puerto de Pasaia
Inversión de 4,2 millones para este año, que se elevaría a más de 12 millones hasta 2021.
Plataforma intermodal de Lezo-Pasaia
500.000 euros.
Intercambiador de Riberas de Loiola
400.000 euros este año y 9 millones más repartidos entre los dos siguientes.
Rebaja de los peajes eléctricos de la industria vasca
40 millones.
I+D+i
Inversión global de 65 millones, de los que 50 se destinan al vehículo eléctrico.
Cárcel de Zubieta
25 millones.
Fundación Matia
3 millones.
Universidad de Mondragon
1,5 millones.
Barandilla de La Concha
1,5 millones para sustituirla.
Playa de Santiago de Zumaia
1,7 millones para acondicionamiento y dotación de servicios.
Proyectos culturales
4,5 millones que se repartirán entre Euskaltzaindia, Quincena Musical, Zinemaldia y otros.

Fuentes populares aseguraron ayer que se trata de inversiones que iba a ejecutar el Estado, pero que podrían corresponder al Gobierno Vasco o a los respectivos ayuntamientos. El objetivo del PP sería redistribuir esas partidas en otros apartados presupuestarios que resulten «atractivos a los ciudadanos», incluso dentro de Euskadi, aunque tampoco descarta su reparto a otras comunidades autónomas. La beneficiaria no será con toda seguridad Canarias, que puede correr la misma suerte que Euskadi tras el apoyo de Nueva Canarias a la moción de Sánchez.

Buscar fisuras

El portavoz del grupo popular en el Senado, José Manuel Barreiro, dio ayer una pista de por dónde pueden ir los tiros de la maniobra del PP. Explicó que las enmiendas parciales que se pactaron con el PNV podrían destinarse a «políticas sociales», una estrategia que buscaría abrir fisuras entre la mayoría del Congreso que aprobó la moción de censura contra Rajoy. La tesis es que si esos 70 millones previstos para Euskadi se dedican a gastos de carácter social, formaciones como Podemos o Compromís, entre otros, podrían avalarlas cuando las Cuentas regresen al Congreso. De esta forma, el acuerdo entre el PSOE y el PNV para que se respeten los Presupuestos se pondría en riesgo. Y el PP visualizaría que la mayoría que llevó a Sánchez a la Moncloa no es nada sólida.

«Anular las inversiones sería un ejercicio de revanchismo y venganza mal entendidos» Iñigo Urkullu, Lehendakari

«Si el PP cambia las Cuentas como venganza el cachetazo se lo dará a la sociedad vasca» Andoni Ortuzar, Presidente del PNV

«Las enmiendas buscan mejorar el proyecto, no van contra nadie. Ahora estamos liberados» José Manuel Barreiro, Portavoz del PP en el Senado

Los populares han pedido retrasar una semana la tramitación de los Presupuestos en el Senado, donde hoy se iban a empezar a debatir las enmiendas a la totalidad registradas por Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y EH Bildu. El PP tiene mayoría en la Mesa del Senado, por lo que se da por hecho que este órgano aceptará hoy que el plazo para presentar enmiendas parciales se retrase hasta el próximo lunes. La razón esgrimida por los populares es que así dan tiempo a que el nuevo ministro de Hacienda que nombre Sánchez defienda las Cuentas en el Senado.

Reacción ante la «puñalada»

Fuentes del PP reconocen sin disimulo que la inédita decisión de enmendar sus propios Presupuestos está destinada a arrinconar a Sánchez. Aunque les lleve al absurdo de modificar un proyecto que les costó meses de arduas negociaciones, mientras que el PSOE y sus aliados deben defender unas Cuentas que rechazaron en el Congreso por «injustas».

«Si el PP enmienda sus propios Presupuestos, quedará retratado como el gran vengador» José Luis Ábalos, PSOE

«Si el PP introduce cambios para vengarse, votaremos en contra de ellos en el Congreso» Noelia Vera, Unidos Podemos

«No estamos dispuestos a entrar en guerras entre partidos con los Presupuestos» José Manuel Villegas, Ciudadanos

Primer día de oposición y, para que nadie se llame a engaño, el PP enseñó las uñas desde el minuto uno. Su oposición, salvo que Rajoy corrija el tiro hoy en la reunión del comité ejecutivo del partido, será sin tregua. El PP reconoce que su movimiento tiene dos objetivos: avisar a Sánchez de que no va tener respiro mientras dure su mandato, y pasar factura al PNV por lo que califican de «puñalada».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos