El PSE defiende que es el único socio foral posible para el PNV

Denis Itxaso, Eneko Andueza, Marisol Garmendia y José Ignacio Asensio, ayer en Donostia. /MICHELENA
Denis Itxaso, Eneko Andueza, Marisol Garmendia y José Ignacio Asensio, ayer en Donostia. / MICHELENA

Andueza señala que los socialistas se han convertido en un «lobby que defiende Gipuzkoa», al hacer balance de su papel en la Diputación

ANA VOZMEDIANO SAN SEBASTIÁN.

El PSE escenificó ayer, una vez más, su defensa del pacto que le une al PNV en el gobierno de la Diputación de Gipuzkoa, un acuerdo que, «pese a roces o discrepancias», consideran sólido y el único posible para el territorio histórico y para garantizar la transversalidad y la representación de la pluralidad.

«El gobierno foral de coalición ha sido terapeútico porque ha terminado con los tics del pasado gracias a un PSE que se ha convertido en un lobby que defiende Gipuzkoa». «No permitiremos que este territorio deje pasar ningún tren». «No pactamos por aritmética sino por convicción». Son frases del secretario general del PSE de Gipuzkoa, Eneko Andueza, que ayer compareció en un desayuno informativo en San Sebastián junto a los tres diputados forales de su partido que forman parte del ejecutivo del territorio, Denis Itxaso, Marisol Garmendia y José Ignacio Asensio, para hacer balance de la presencia socialista en la Diputación.

Andueza puso en valor la gestión de los tres miembros de su partido con proyectos punteros como «la solución de la gestión de los residuos, la potenciación del turismo como motor económico o la puesta en marcha de la regeneración de la bahía de Pasaia».

El secretario general recordó que hace treinta años se firmó el Pacto de Ajuria Enea y que el entonces líder de su partido, el ya fallecido Txiki Benegas, fue uno de sus artífices. Y como era de esperar, habló del pacto de gobierno con el PNV en la entidad foral y de la convicción de su partido de que representa al sentir mayoritario de la sociedad guipuzcoana a la que, además, aporta estabilidad y progresismo.

Un espacio político

El teniente de diputado general, Denis Itxaso, afirmó que tanto sus compañeros como él están gestionando y apostando por unas políticas progresistas y modernas que, además, quieren potenciar a Gipuzkoa dentro de Euskadi. «Pero también estamos ocupando espacios políticos con la impronta del pacto. El acuerdo con el PNV no es solo el fruto de una necesidad aritmética, sino sobre todo la mejor de las recetas para gobernar un territorio tan diverso. No queremos sectarismos, sino un pacto entre diferentes que, además, nos ha permitido tener una comunicación fluida con los ayuntamientos y aportar estabilidad».

Pasado el ecuador de la legislatura, con las nuevas elecciones forales y locales esperando a la vuelta de dieciocho meses, socialistas y jeltzales han elaborado una agenda de gestión que incluye nuevos proyectos como la ciberseguridad o el centro de investigación sobre envejecimiento. La multiculturalidad o el apoyo a los presupuestos de políticas sociales suponen también parte del reto.

¿El PNV comparte esta visión del pacto de gobierno? Denis Itxaso fue rotundo en su respuesta. «Lo que tenemos muy claro es que nosotros lo vivimos con convicción y creemos que el pacto no es un mal menor, sino que representa al sentir mayoritario de la ciudadanía y es la fórmula amable en la que se sienten a gusto más guipuzcoanos».

Quitó importancia también a posibles diferencias que se han producido en el gobierno foral, las más llamativas relacionadas sobre todo con el procés catalán, al que Itxaso no aludió directamente. «Tenemos que tener en cuenta que un pacto no es la renuncia a los postulados de cada uno, no es una rendición sino una receta y los socialistas tenemos que insistir en que el PNV no tiene otro socio que aporte estabilidad y política progresista». ¿Objetivo? Una Gipuzkoa cohesionada, atractiva y vanguardista, un territorio de oportunidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos