La defensa cuestiona la cadena de custodia de la grabadora aportada por la denunciante en el 'Caso De Miguel'

El fiscal jefe de de la Audiencia de Vitoria, Josu Izaguirre, entra en el juzgado para la reanudación de la vista pública del juicio por el denominado 'Caso De Miguel'. /EFE
El fiscal jefe de de la Audiencia de Vitoria, Josu Izaguirre, entra en el juzgado para la reanudación de la vista pública del juicio por el denominado 'Caso De Miguel'. / EFE

Ainhoa Alberdi, grabó sus conversaciones con algunos acusados y denunció la presunta exigencia de una comisión de 100.000 euros por la concesión a su empresa, Urbanorma, de la ampliación del Parque Tecnológico de Álava

AGENCIAS

El juicio del 'caso De Miguel' se ha centrado este lunes en el cuestionamiento de la investigación realizada por la Ertzaintza en torno a esta presunta trama de corrupción respecto a la cadena de custodia de la prueba clave del caso, la grabadora con la que la denunciante, Ainhoa Alberdi, grabó sus conversaciones con algunos acusados.

La Audiencia Provincial de Álava ha acogido este lunes una nueva sesión del juicio del 'caso De Miguel', el mayor presunto caso de corrupción de la historia de Euskadi, en el que el ex número dos del PNV de Álava, Alfredo de Miguel, y otros 25 acusados, entre ellos varios antiguos dirigentes 'jeltzales', se enfrentan a penas de entre cuatro y 54 años de cárcel.

Al igual que en las tres últimas sesiones, en esta jornada se ha tomado declaración a varios ertzainas y peritos que participaron en la recogida o análisis de las pruebas recabadas en los registros practicados.

Las preguntas se han centrado en la cadena de custodia que siguió la Ertzaintza con la grabadora Olympus con la que la denunciante, Ainhoa Alberdi, grabó sus conversaciones con algunos acusados y denunció la presunta exigencia de una comisión de 100.000 euros por la concesión a su empresa, Urbanorma, de la ampliación del Parque Tecnológico de Álava.

Modelo

Las preguntas de la defensa se han centrado en el hecho de que las diligencias incorporen la grabadora digital sin especificar ni número de serie ni el modelo en marzo del año 2010, y que posteriormente, en la investigación se habla tanto del modelo VN 5.500 como del VN 500, cuando solo se aportó a la investigación una sola grabadora.

Uno de los agentes de la Policía Judicial que ha testificado este lunes fue el encargado de trasladar en diciembre del año 2009 la grabadora a la Policía Científica. Según ha explicado, no conocía el número de serie y modelo del dispositivo, sino que su labor se centró en llevar la prueba a la comisaría de Erandio para su análisis.

Por otro lado, otro de los agentes de la Policía Científica que estuvo presente cuando uno de los peritos copió los archivos de audio en su ordenador, ha explicado que la grabadora solo se utilizó para reproducir, "no se intervino para nada más", y que las copias que se hicieron incluían una firma digital del archivo, que sirve para detectar posibles modificaciones posteriores. Está previsto que la abogada y empresaria Ainhoa Alberdi declare en el juicio en la semana del 5 de marzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos