El debate decisivo del nuevo estatus no arranca y se pospone tres semanas

Los representantes de los grupos parlamentarios de la Cámara vasca, reunidos ayer en la ponencia de autogobierno./
Los representantes de los grupos parlamentarios de la Cámara vasca, reunidos ayer en la ponencia de autogobierno.

Sémper critica que el PNV tiene una «estrategia dilatoria» porque está «incómodo» con la «clara» demanda soberanista de EH Bildu

A. GONZÁLEZ EGAÑASAN SEBASTIÁN.

La denominada fase decisiva para emprender la actualización del Estatuto de Gernika, que se aborda en la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco, no acaba de llegar. Tras la presentación ayer de la propuesta de nuevo estatus elaborada por Elkarrekin Podemos, así como de la actualización de EH Bildu al texto que ya registró la pasada legislatura, los grupos se dieron, de nuevo, tres semanas de plazo para encarar la fase del debate político.

Según lo acordado ayer, no será hasta el próximo 8 de noviembre cuando se pueda conocer cuál será la metodología y el calendario de trabajo de los partidos, de cara a la redacción de un texto articulado en el que se recojan las «bases y los principios», en los que se debería sustentar la actualización del nuevo estatus. Además, los grupos parlamentarios acordaron darse de plazo hasta el 30 de octubre para enviar a la presidenta de este órgano, Jone Berriozabal (PNV), el orden de prioridades que plantea cada partido a la hora de desarrollar el debate.

Este retraso en la puesta en marcha de la fase decisiva sirvió a Borja Sémper para denunciar que el PNV tiene una «estrategia dilatoria» porque está «incómodo» con la demanda «clara» de independencia hecha por EH Bildu. El portavoz del PP vasco, única formación que ofreció una rueda de prensa tras la reunión de la ponencia, se refirió también a la defensa por parte del PSE de que este foro espere a que se reforme la Constitución para proseguir sus trabajos. Sémper recordó que su partido no apuesta por pactar un nuevo estatus para Euskadi y apuntó que para hacer modificaciones puntuales del Estatuto que no afecten a la territorialidad «no es necesario reformar la Constitución, siempre que se adapten al marco actual». «Uno dice que hay que esperar a la reforma de la Constitución, otro que no va entrar en esa reforma, otro que quiere una reforma del Estatuto y el otro que un nuevo estatus. Tengo la sensación de que ni tan siquiera está establecido el marco de discusión sobre lo que queremos abordar», avisó.

La ponencia de autogobierno acordará el día 8 su calendario y metodología de trabajo

El PP vasco critica la actitud jeltzale ante la crisis política e institucional de Cataluña

EH Bildu y Elkarrekin Podemos detallaron sus respectivas propuestas y aclararon al resto de grupos de la ponencia las dudas en relación a estos documentos. En la propuesta de la coalición de Sortu, EA, Aralar, Alternatiba e independientes, destaca el uso del término «consulta habilitante», acuñado en su día por el PNV para su propuesta de nuevo estatus. Esa consulta serviría para que Gipuzkoa, Bizkaia y Araba ejercieran su derecho a decidir sobre qué estatus quieren para el País Vasco, una vez que se da por «agotado» el marco autonómico. Lo propio harían, respectivamente, Navarra y el País Vasco francés. Estos tres entes podrían constituirse, según su propuesta, como Estado si lo deseara la mayoría y unirse en una República Confederal Vasca.

La formación podemita, por su parte, aboga por sacar el debate sobre el derecho a decidir, una de las materias que más enfrenta a los partidos vascos, de las negociaciones para reformar el Estatuto que se desarrollan en la ponencia de autogobierno del Parlamento. Plantea que la relación de Euskadi con el Estado y la posibilidad de que se celebre una consulta se recoja en un «pacto de claridad» firmado por el conjunto de los partidos y que después sería trasladado al Congreso.

Una vez que se decida el calendario y la metodología, los partidos se darán un tiempo para acordar las bases del acuerdo. Aunque en un primer momento se pensó que de septiembre a diciembre se podía dar forma al documento de bases, no será hasta bien entrado 2018 cuando se pueda materializar. Entonces será cuando tendrán que decidir quién elabora el texto articulado, que, en opinión del PNV, debería ser un organismo externo.

Crisis en Cataluña

Sémper aprovechó su comparecencia ante la prensa para criticar también la actitud del PNV ante la «crisis política e institucional» en Cataluña. El parlamentario del PP se refirió a la decisión de la formación nacionalista de sumarse, el pasado martes, junto a EH Bildu y Elkarrekin Podemos, a una declaración que reclama la «inmediata» puesta en libertad de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, y que instaba al Estado español a «desistir en su estrategia represiva de libertades básicas». Consideró que la actitud de los jeltzales es «extraordinariamente grave». «Es un disparate y no se puede tolerar», aseguró. Sémper invitó al dirigente del PNV Mikel Iturrate y a la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, a protagonizar unos hechos similares, aunque en el País Vasco francés. «Que crucen la muga y comprueben qué sucedería si saltan encima de dos coches de la Policía francesa con dos megáfonos y, si siguen enteros, que dialoguen con la Policía y den indicaciones a los magistrados», apuntó.

Fotos

Vídeos