Currin avalará en Euskadi «la desmovilización» como fórmula para la desaparición de ETA

Brian Currin. /
Brian Currin.

El mediador sudafricano regresará a Aiete el día 17, de la mano del Foro Social, para conmemorar el sexto aniversario del cese de la violencia

JORGE SAINZ SAN SEBASTIÁN.

El mediador sudafricano Brian Currin volverá a Euskadi coincidiendo con el sexto aniversario del cese definitivo de ETA, para avalar en la Casa de la Paz de Aiete el concepto de «desmovilización» como salida para la desaparición de la organización ya desarmada. Al mismo tiempo, Currin, coordinador del Grupo Internacional de Contacto (GIC), prevé entrevistarse con los gobiernos vasco y navarro, y con partidos y sindicatos, para tomar la temperatura de cara a articular acuerdos amplios y transversales para mejorar la situación de los presos.

Currin tiene previsto leer una declaración en el palacio donostiarra el martes día 17 en un acto impulsado por el Foro Social Permanente, organismo que intenta impulsar dinámicas para resolver las cuestiones pendientes relacionadas con la pacificación y la convivencia en Euskadi. El acto servirá para conmemorar los seis años transcurridos desde la declaración internacional de Aiete, prólogo del anuncio de abandono definitivo de la actividad armada de ETA. En su intervención, el abogado de Pretoria quiere poner en valor el modelo del DDR (Desarme, Desmovilización y Reintegración), al que prevé acogerse ETA para decretar el final del «cierre de su ciclo histórico» a principios del próximo año, lo que supondría una disolución de facto.

Currin defenderá el concepto de «desmovilización» como salida para cerrar la persiana de la banda, y que se ha empleado en otros lugares del mundo. El coordinador del GIC vendrá al País Vasco acompañado de otros miembros de este grupo como el uruguayo-israelí Alberto Spektorowski y, posiblemente, el británico Raymond Kendall, exjefe de Interpol.

La última intervención pública de Currin en Euskadi se produjo el pasado año en el mismo escenario, en el quinto aniversario del cese de ETA, en otro acto del Foro Social que reclamó a ETA un desarme unilateral. Un paso que la banda daría medio año después en la jornada del pasado 8 de abril en Baiona, que contó con el aval de otros intermediarios internacionales como los verificadores de Ram Manikkalingam o los curas Matteo Zuppi y Harold Good.

El esquema DDR, avalado por la ONU, recoge también la necesidad de «reintegración» de los presos, algo a lo que también aludirá Currin. El mediador sudafricano es el principal facilitador internacional de los que siguen trabajando en el caso vasco. Lleva implicado en él desde hace casi diez años, cuando la izquierda abertzale comenzó su debate interno para abrazar las vías solo políticas, que desembocó en el final de ETA.

Reuniones con partidos

Además de su intervención en la Casa de la Paz donostiarra, el abogado quiere reunirse de forma discreta con los partidos vascos para explorar la posibilidad de articular una mayoría política y social en Euskadi en contra del alejamiento y la dispersión de los presos. Prevé hablar con la mayoría de los partidos, probablemente con todos salvo el PP, y con los sindicatos. También llamará a la puerta del Gobierno Vasco. Los encuentros se celebrarían en principio entre el miércoles y el jueves.

La otra gran vertiente abierta en apoyo a otra política penitenciaria es la que promueven en Iparralde los denominados 'artesanos de la paz', que han anunciado distintas movilizaciones, como una gira por todas las prisiones francesas, que culminará con una manifestación el 9 de diciembre en París, que además de reclamar mejoras para los reclusos conmemorará el primer aniversario del intento de desarme en Luhuso.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos