La cumbre autonómica sirve de mensaje para Cataluña

M. V. SAN SEBASTIÁN.

Soraya Sáenz de Santamaría aprovechó ayer su intervención en la reunión de seguimiento de la Conferencia de Presidentes para poner los acuerdos alcanzados como ejemplo de entendimiento y lanzar un nuevo mensaje a las instituciones catalanas: «Cataluña debe ver cómo el resto de España dialoga y se entiende», aseguró la vicepresidenta del Gobierno. Se da la circunstancia de que la Generalitat no envió ningún representante ni a la Conferencia de Presidentes de enero ni a la reunión de seguimiento que se celebró ayer en Madrid, pero tampoco lo ha hecho el Gobierno Vasco. El mensaje de Sáenz de Santamaría, sin embargo, se dirigió únicamente hacia Carles Puigdemont, con lo que vino a reconocer que con el Ejecutivo de Urkullu ha alcanzado algunos acuerdos bilaterales más allá de esa Conferencia.

Los consejeros de Presidencia de catorce comunidades autónomas -todas menos Euskadi, Cataluña y Canarias- participaron ayer en Madrid en el balance de los acuerdos comprometidos en la Conferencia de Presidentes celebrada el 17 de enero. El balance del Gobierno fue positivo, pero algunas comunidades con ejecutivos socialistas, como Andalucía, pusieron el acento en la falta de avances en materias como violencia de género, dependencia y educación.

Navarra también se posicionó entre las comunidades críticas con la evolución de los acuerdos comprometidos en la cumbre de enero. La consejera de Presidencia, María José Beaumont, afirmó que en materia de educación y violencia de género «las cosas están verdes».

El secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, confió en que en los próximos meses se puedan solventar las materias en las que aún hay lagunas.

Fotos

Vídeos