Los críticos de EA en la ejecutiva de Urizar vigilarán para que se cumplan los acuerdos pactados

Mikel Goenaga. /
Mikel Goenaga.

Los congresos regionales han devuelto al sector discrepante una pequeña parcela de poder que aprovechará para hacer un seguimiento estricto a EH Bildu

AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

Los congresos regionales de Eusko Alkartasuna han supuesto una balón de oxígeno para el sector crítico después de que se quedaran fuera de la dirección nacional cuando Pello Urizar se alzó con el liderazgo del partido. Con el triunfo en Gipuzkoa, Araba y Navarra, la corriente discrepante valedora de Alkartasuna 2017 -plataforma que se erigió como alternativa a Urizar en el último cónclave nacional bajo el argumento de evitar que el partido se diluyera en la refundación de EH Bildu- ha logrado ocupar tres puestos clave en la ejecutiva. Un nuevo escenario que les permite ocupar una pequeña parcela de poder y que la corriente discrepante aprovechará para que se cumpla estrictamente el acuerdo político que se alcanzó en el congreso celebrado a principios de junio, que garantiza que ni EA ni el resto de partidos que forman parte de la coalición independentista -Aralar y Alternatiba, además de la propia Sortu y los independientes-, pierdan su «idiosincrasia».

En este sentido, Mikel Goenaga (Gipuzkoa), Iratxe López de Aberasturi (Araba) y Miren Aranoa (Navarra) forman ya parte del núcleo duro de EA, ese mismo que se encargará de tomar las decisiones más relevantes del partido. Por eso, desde la corriente discrepante aseguran que estarán ojo avizor para que se cumpla de manera escrupulosa el pacto alcanzado con Urizar. Para ello, mantendrán un riguroso seguimiento a EH Bildu y así poder comprobar de primera mano si, efectivamente, se cumple el pacto acordado en el convulso congreso del pasado junio.

El objetivo es claro: que las siglas de EA no queden bajo la sombra de la izquierda abertzale. Y es que el temor a que la nueva EH Bildu desnaturalice la identidad de las formaciones que conforman la coalición no ha dejado de ser una preocupación tres meses después desde que Urizar se alzase con el liderazgo de la formación.

Además, dentro del nuevo esquema de la dirección de EA, el sector afín a Maiorga Ramírez (quien pugnó junto a Urizar por la secretaría general del partido) tratará de equilibrar las fuerzas para que la formación de la hoja de roble no se dirija por los derroteros que la corriente crítica rechazó, en su momento, y sigue rechazando desde que la entente se refundó bajo la estructura de «partido único».

Durante el proceso de refundación de EH Bildu, los diferentes partidos acordaron ceder parte de su propia soberanía con el fin de hacer una entente más «sólida» y representativa de un mayor espectro social, aunque «salvaguardando la autonomía y la identidad» de cada integrante.

Por eso, el triunfo de los críticos en Gipuzkoa, Araba y Navarra, -también se han impuesto en las asambleas locales de las tres capitales vascas y de Navarra-, les ha dado la oportunidad de compensar fuerzas en la Ejecutiva vasca y hacer de contrapeso a las directrices de Pello Urizar para que esa identidad de EA no quede en un segundo plano. Lo que, probablemente, complicará la tarea direccional de Urizar, aunque éste siga manteniendo la hegemonía dentro del partido. El reelegido secretario general, aún así, ha hecho votos por la unidad y el trabajo entre todos.

En este sentido, los nuevos coordinadores territoriales -Goenaga, López de Aberasturi y Aranoa- forman parte del equipo del secretario general, que contaba desde el principio con tres colaboradores fijos: Iker Ruiz de Egino, como portavoz; Iria Epalza, como responsable de Comunicación; y Mariano Álava, en el área de Organización. También se sumaron al renovado conjunto de Eusko Alkartasuna Iker Rahona, proclive a Urizar que se alzó con la victoria en el congreso territorial de Bizkaia, y Miren Urreiztieta, que hizo lo propio en Iparralde.

Apuesta soberanista

En cualquier caso, la nueva ejecutiva de EA ya ha empezado a marcar en el horizonte sus próximos retos como partido en el nuevo curso. Y no es otro que el desafío soberanista. Desde Eusko Alkartasuna se apuesta por un proceso soberanista como el que se está desarrollando en Cataluña, con un referéndum previsto para el próximo 1 de octubre, y no por la «falsa bilateralidad» del lehendakari Urkullu -en palabras del propio Urizar- con el Gobierno de Mariano Rajoy. Y es que la opción de la bilateralidad se observa con recelo y directamente como una alternativa «errónea». A juicio de EA, la única manera de garantizar el futuro de Euskal Herria es, precisamente, dando vía libre al ejercicio del derecho de autodeterminación.

Líderes territoriales

GIPUZKOA
Mikel Goenaga
El concejal zarautztarra se impuso al oficialista Iban Asenjo, por 83 votos a 69.
ARABA
Iratxe López de Aberasturi
La portavoz del sector crítico se alzó como coordinadora territorial con 70 votos. Antxon Belakortu obtuvo 62.
NAVARRA
Miren Aranoa
La crítica se impuso por unanimidad¡, repitiendo así en la responsabilidad de coordinadora territorial.
BIZKAIA
Iker Rahona
El edil de Barakaldo, afín a Urizar, venció con 144 votos a Bruno Zubizarreta (107), concejal de Bilbao.
IPARRALDE
Miren Urreiztieta
Del sector oficialista, se hizo con el cargo en un congreso sin rival.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos