«No hay que darle más vueltas al Cupo, está consagrado en la Constitución»

La exministra y presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ayer en la sede del PSE-EE de Donostia./USOZ
La exministra y presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ayer en la sede del PSE-EE de Donostia. / USOZ
Cristina Narbona, presidenta del PSOE

«PP, C's, Podemos y el PNV deben tomarse con la seriedad que merece que al cabo de 40 años reflexionemos sobre nuestro pacto de convivencia»

A. GONZÁLEZ EGAÑASAN SEBASTIÁN.

Cristina Narbona, presidenta del PSOE desde el pasado junio y de visita en Donostia, repasa la actualidad política y asegura que el malestar de barones de su partido sobre la decisión de apoyar la ley de Cupo vasco «es sobre todo con el Gobierno del PP porque hay un retraso de más de tres años en la reforma de la financiación autonómica» que afecta a todas las comunidades.

-¿Cómo se ve desde fuera de Euskadi que PNV y PSE hayan sellado con el PP un acuerdo en materia fiscal y presupuestaria?

-La historia de Euskadi explica muchas cosas. Ha vivido un periodo excepcionalmente dramático del que, afortunadamente, ya se ha salido. Pero eso también ha propiciado un acercamiento y puesta en común entre distintas fuerzas políticas frente al desafío de ETA, y una práctica de consensos que ha dado soluciones diferentes a lo largo de los años. Desde la dirección federal, valoramos muy positivamente el pacto de gobernabilidad PNV-PSE, y respecto del acuerdo fiscal y presupuestario, vemos que es coherente con lo que pretendemos hacer en el conjunto de España, en el sentido de establecer un suelo para que de verdad las grandes empresas contribuyan de modo más efectivo a las arcas públicas.

«Unas elecciones legalmente convocadas y realizadas harán que acabe la excepcionalidad del 155»

-¿Es extrapolable a Cataluña la fórmula de acuerdos entre diferentes?

-Sobre Cataluña, lo que tenemos claro, PSOE y PSC, es que la línea roja absoluta es que no haya un gobierno independentista. Por eso, Miquel Iceta se presenta como un candidato con capacidad de establecer los acuerdos que sean precisos con el resto de fuerzas y presidir un gobierno no independentista para sacar a Cataluña de la enorme fractura social, recuperar su economía y su imagen exterior.

-La dirección del PSOE se ha visto obligada a aplacar el malestar de algunos barones como Javier Fernández o Ximo Puig tras el apoyo a las leyes del Cupo y el Concierto...

-Pero el malestar es sobre todo con el Gobierno del PP porque hay un retraso de más de tres años en la reforma de la financiación autonómica. Varios presidentes autonómicos han dejado claro que no están en contra del Cupo vasco, sino de la falta de un nuevo modelo que haga frente a la insuficiencia financiera de la mayoría de comunidades autónomas.

-¿Han hecho entonces pedagogía interna sobre el Cupo?

-Todo el mundo sabe que el Gobierno del PP tenía que haber actuado de una manera distinta, precisamente para evitar esta incomodidad de muchos. De haberse abordado antes la financiación autonómica, no hubiera pasado nada. La excusa del PP de que el país no estaba creciendo o que los ingresos públicos habían disminuido ya no vale. Y si se ha podido hacer frente al compromiso con Euskadi, hay razones más que suficientes para hacerlo con todas las comunidades.

-¿Piensa que Euskadi no es solidaria con el resto de comunidades?

-No creo que haya un problema de insolidaridad. Partimos de un esquema que es diferente para Euskadi, que está consagrado en nuestra Constitución y que, sinceramente, creo que no hay que darle más vueltas.

-¿Qué escenario prevé en Cataluña tras el 21-D?

-Quien va a tener seguramente la última palabra para que haya o no un gobierno independentista será el partido de Xavier Domènech, porque el voto muy probablemente va a estar muy fraccionado y, al menos hasta ahora, las encuestas dicen que la suma de PSOE, PP y Ciudadanos no da para tener mayoría para gobernar. En ese escenario, Miquel Iceta es el mejor candidato para poder liderar un gobierno no independentista con el máximo posible de apoyos.

-¿Cómo asiste personalmente a lo que está ocurriendo en Cataluña?

-Soy madrileña, comparto mi vida con José Borrell que ha sido una voz potente en la defensa de los derechos de los no independentistas. No puede ser que una minoría, por muy importante que sea, pero que ni siquiera es mayoría, condicione tanto a la otra parte, la amenace, incluso, y prescinda de su existencia. Cada vez que Puigdemont o Junqueras hablan del pueblo catalán, solo lo hacen de una parte. Eso es lo más grave.

-¿El 155 se debería levantar al día siguiente de las elecciones?

-Unas elecciones legalmente convocadas y realizadas harán que termine la excepcionalidad del 155.

-¿Confía en que la situación se normalice tras la cita electoral?

-La situación de transitoriedad debe durar lo menos posible y será fundamental que haya poca abstención.

-¿Qué le parece que los miembros del Govern den ahora su apoyo al 155 para poder salir de la cárcel?

-Una irresponsabilidad. ¿Ahora se dan cuenta de que la UE no quería la declaración unilateral de independencia? Ha habido tal engaño que ahora les toca rebobinar y colocarse en un plano de realidad, no de los ensueños con los que han manipulado a la opinión pública.

-El PSOE ha tenido que recordar estos días a Rajoy que su apoyo al 155 era a cambio de que se comprometiera con la reforma constitucional, pero parece que no están por la labor. ¿Se sienten engañados?

-Creemos que el PP, C's, Podemos y el PNV incluido deben tomarse con toda la seriedad que merece que, al cabo de casi 40 años, reflexionemos sobre nuestro pacto de convivencia.

-¿De verdad creen que el PP apoyará una reforma de la Carta Magna?

-Está claro que no dan muestras de entusiasmo, pero hay ese compromiso por parte de Rajoy, la comisión se ha creado, va a trabajar y creo que todo esto cambiará de clima después de las elecciones y la formación de un gobierno en Cataluña. Independientemente de cuál sea su resultado va a ser determinante para que se aceleren los trabajos de esa comisión.

-¿Podría peligrar la singularidad vasca con la reforma de la Constitución que propone el PSOE?

-En la comisión tendremos ocasión de hablar. Vamos dispuestos a ver propuestas por parte de todas las demás fuerzas políticas. Nosotros ponemos por delante una propuesta de Estado federal, de Estado plurinacional, pero cada una de las fuerzas políticas puede y debe aportar.

-¿El PSOE mantiene su reivindicación de la España plurinacional?

-Está en las resoluciones del 39 Congreso Federal, con lo que forma parte de nuestra hoja de ruta y nuestra interpretación de la realidad. Nosotros creemos que la unidad en la diversidad, que es la manera en que un estado federal se organiza, significa ni más ni menos esa plurinacionalidad en el caso del Estado español.

-¿El partido ya está pacificado?

-Ayuda mucho la clara mejora de las expectativas de voto. El año pasado en estas fechas el PSOE tenía una expectativa del 17% y en algunas encuestas llegamos al 24%. Esa es una poderosa razón para que sigamos avanzando en la cohesión interna.

-¿Qué hay de cierto en que puede ser candidata a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento?

-Ninguna es cierta. Tengo 66 años y afortunadamente casi la misma energía que tenía hace 30, pero el tiempo de nuestras vidas es un recurso finito y para los próximos años quiero poder disfrutar de lo que tenga todavía capacidad de hacer, y eso es muy incompatible con candidaturas institucionales como esas. Lo tengo clarísimo, pero doy siempre las gracias al club de fans que me persigue.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos