Ciudadanos concurre como antídoto para el «veneno» del nacionalismo

N. VEGA MADRID.

Después de reivindicar durante meses la apertura de las urnas e intentar promover una moción de censura, Ciudadanos no quiere desaprovechar la «oportunidad» que le otorga el 21-D. Su presidente, Albert Rivera, no cree que antes se hayan dado circunstancias más favorables para su partido y entiende que es el momento de «poner fin» al nacionalismo, que define como «un veneno» que puede enfermar Europa.

«Sé que nacimos para esto, la Historia nos ha colocado aquí para estar preparados para este momento», señaló ayer en la presentación de la candidatura de los liberales, liderada por Inés Arrimadas, para los comicios en Cataluña. El «olfato» de Rivera le dice que, pese a las encuestas, el 21 de diciembre las fuerzas no independentistas pueden ganar la partida con Ciudadanos en cabeza y defiende su opción electoral como la única claramente contraria al nacionalismo. «Les quiero mandar un mensaje a los nostálgicos -apeló a los socialistas y al PP-, el bipartidismo tal y como lo entendimos ha muerto, los pasteleos y los pactos con los nacionalistas también, porque el pueblo español no lo va a tolerar más y porque está Ciudadanos».

En este sentido, anticipó que el jueves su formación votará en contra del proyecto de ley del Cupo vasco en el Congreso. «El cuponazo», censuró, pactado por el PP y el PNV. En todo caso, Ciudadanos no podrá tumbar la iniciativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos