Anjel Oiarbide: «La ciudadanía debe influir en el debate del derecho a decidir»

Anjel Oiarbide./
Anjel Oiarbide.

«La sociedad vasca es mucho más colorida y transversal que los partidos a la hora de generar bases democráticas»

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

Optimista por naturaleza, el portavoz de Gure Esku Dago, Anjel Oiarbide (Idiazabal, 1974), afronta un nuevo reto al frente de la plataforma con la organización de la cadena humana de este domingo por el derecho a decidir.

-¿Cómo van los preparativos?

-Bien. Los datos son buenos. Ha habido llamamientos masivos a apuntarse en los pueblos para que sea la mayor movilización de Gure Esku Dago. La ciudadanía ve que es el momento idóneo para apoyar esta cadena tras movilizaciones históricas como las del 8 de marzo, los pensionistas o el tema de Altsasu. Esas reivindicaciones tienen un hilo conductor que es la capacidad de decisión propia sobre esos asuntos porque decidir más allá tiene repercusiones en nuestra sociedad. Toca poner las bases para abrir una nueva era en esta sociedad que se base en la democracia y la voluntad de la ciudadanía.

-¿Mezclar la cadena humana con lo ocurrido en Alsasua puede ser perjudicial? ¿No es un tema con unas consideraciones propias y ajenas al derecho a decidir?

-El caso de Alsasua nos enseña una desproporcionalidad absoluta entre los hechos y la sentencia, con una intencionalidad política detrás. El futuro de la sociedad vasca no se puede edificar sobre sentencias de esas características. Las familias no pedían impunidad para sus hijos, sino que se juzgara en Navarra, porque cuanto más lejos de nuestro ámbito natural se toman las decisiones, en este caso judiciales, menos conectadas con nuestra realidad social están. Queremos que todas las decisiones se tomen aquí y respecto a la realidad de aquí. Lo mismo respecto a las pensiones u otros temas. No vemos inconveniencia en reivindicar también que los temas judiciales se sentencien en Navarra, en este caso.

-Gure Esku Dago suele tener gran capacidad de movilización en las cadenas humanas pero en las consultas en pueblos parece que le cuesta más atraer a la gente.

-Nuestra valoración sobre las consultas es positiva. Ya nos gustaría que en la cadena humana, de cada municipio convocado participaran el 23,81% de las personas, que es el porcentaje de las consultas. Supondrían 190.000 personas. En todo caso, no se puede comparar los diferentes tipos de expresión de nuestra voluntad, son diferentes.

-¿Se ha reunido con la presidenta del Parlamento Vasco y el final de la cadena es en Vitoria ante la Cámara? ¿Qué le piden al Parlamento, que está debatiendo sobre el nuevo estatus en la ponencia de autogobierno?

-Al Parlamento no le exigimos nada que no esté haciendo. Nuestras únicas peticiones van dirigidas a la ciudadanía. Es importante terminar ante está instituciones porque allí se está debatiendo, y esperamos que se llegue a un acuerdo sobre el marco con el que nos vamos a regir veinte, treinta o cuarenta años. Es un momento muy importante para la sociedad vasca y esta debe ser parte e influir en ese debate. Esto es crucial. La participación ciudadana debe ir unida al debate institucional que se está realizando. Terminar en el Parlamento de Vitoria supone unir nuestras 2019 razones del pacto ciudadano con los puntos de decisión. No es un acto para reprocharle o pedirle nada al Parlamento.

-¿Ustedes apelan a la transversalidad pero Podemos dice que no apoya la cadena, y PSE y PP no quieren saber nada.

-Las tres primeras fuerzas (PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos), más del 75% de parlamentarios, apoyan el derecho a decidir. No obstante, la sociedad vasca, afortunadamente, no se puede dividir en tres o cinco colores. Es mucho más colorida y transversal en el momento de generar unas bases democráticas en este país para que la ciudadanía tenga el protagonismo para alcanzar el derecho a decidir sobre causas que nos afectan. El derecho a decidir es más transversal en la sociedad vasca que en los diferentes colores del Parlamento de Vitoria, que en los partidos, y eso nos obliga a trabajar conjuntamente. Hay más naturalidad en la sociedad.

-(...)

-No hay ningún ciudadano en el País Vasco que te diga que no quiere decidir en los ámbitos más cercanos sobre lo que le incumbe. Y quizás en los partidos políticos sí utilizan más el derecho a decidir. En nuestros actos participan personas de distintas sensibilidades políticas. Gure Esku Dago surgió para potenciar el espacio del trabajo común y el consenso, para aglutinar a los diferentes espacios. Creo que ningún agente en el País Vasco puede organizar un evento de estas características. Actos como la gran cadena humana no se pueden hacer si no hay una confianza y un compromiso entre diferentes.

Además

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos