PNV, PSE y PP cierran un acuerdo sobre fiscalidad y Presupuestos para Euskadi

La periodista Saioa Martija entrevistó anoche al lehendakari en el programa Ahoz Aho+ de ETB1. / EITB

Los tres partidos acuerdan que este entendimiento «se traslade al ámbito presupuestario» de todas las instituciones, incluidas las Juntas alavesas

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIELSan Sebastián

PNV, PSE y PP cerraron anoche, cuando el reloj marcaba ya las 23.00 horas, un acuerdo fiscal que se hizo de rogar más de lo esperado. Este pacto sobre fiscalidad tendrá su reflejo también en la tramitación presupuestaria, ya que asegura la aprobación de las Cuentas del Gobierno Vasco y encarrila las de la Diputación de Araba, que es donde ha estado el principal caballo de batalla de la negociación por el interés del PP de dejar abierta esa vía para negociar posteriormente en las Juntas alavesas. Finalmente los populares dieron su brazo a torcer en este asunto al aceptar que el entendimiento en fiscalidad «se traslará al ámbito presupuestario», tal y como los tres grupos anunciaron anoche en una nota conjunta. El partido que lidera Alfonso Alonso también aceptó que su otra gran reivindicación, la rebaja del IRPF para las rentas medias y bajas, no se incluyera en este pacto, aunque arrancó el compromiso de PNV y PSE para que sea estudiada antes del final de la legislatura, previsto para 2020.

El comunicado conjunto de PNV, PSE y PP emitido anoche anunció un «acuerdo en materia fiscal» que se presentará «vía enmiendas» en las Juntas Generales de los tres territorios históricos. Jeltzales y socialistas contaban con mayoría absoluta en Gipuzkoa y Bizkaia, pero en Araba necesitaban del concurso de otro grupo para sacar adelante la reforma fiscal. Como se esperaba, finalmente ese partido será el PP. La nueva fiscalidad empezará a operar desde el 1 de enero de 2018.

Erkoreka critica al Gobierno riojano por atacar la reforma fiscal

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, criticó ayer que el Gobierno del PP en La Rioja se plantee recurrir ante la Justicia el hipotético acuerdo para la rebaja del Impuesto de Sociedades de Euskadi del 28 al 24% -un punto por debajo de la cifra fijada actualmente para el resto del Estado- cuando nunca ha planteado «queja alguna» mientras el tipo de este impuesto vigente en La Rioja y en el resto de España ha sido más bajo que en Euskadi. El pasado lunes, el consejero de Hacienda de La Rioja, Alfonso Domínguez, abrió la puerta a recurrir ante los tribunales, «si fuera necesario», la previsible bajada del Impuesto de Sociedades en Euskadi al considerar que perjudicaría a su comunidad autónoma. Erkoreka dijo que «es incomprensible que se plantee un recurso contra una norma que ni siquiera ha sido aprobada».

La nota de los tres partidos explicaba que «estas enmiendas afectarán principalmente al Impuesto de Sociedades», aunque añadía que, «una vez que la reforma fiscal acordada en 2013 ha completado su ciclo y atendiendo a los resultados que arroje el proceso de evaluación de estas nuevas medidas», PNV, PSE y PP se «comprometen a someter el IRPF a una revisión con el horizonte de 2020».

Respecto al reflejo de este pacto fiscal en la aprobación de los Presupuestos vascos y territoriales, los tres partidos coinciden en su comunicado en que «este acuerdo, además de aportar certidumbre fiscal al conjunto del país, genera el contexto político propicio para que este esfuerzo compartido se traslade al ámbito presupuestario en las principales instituciones vascas». Donde jeltzales y socialistas incluyen la Diputación de Araba, que requerirá del voto del PP en las Juntas para aprobar los Presupuestos forales.

Las claves

Fiscalidad
El compromiso adquirido incluye que el IRPF se revise antes de que acabe la legislatura
Presupuestos
Creen que se genera el contexto político propicio para acordar también las Cuentas

El acuerdo se demoró más de lo esperado porque el PP endureció su posición en los últimos días. Cuando el pasado viernes Andoni Ortuzar (PNV), Idoia Mendia (PSE) y Alfonso Alonso (PP) encarrilaron el pacto, daba la impresión de que la culminación de las negociaciones técnicas sería sencilla, pero ayer en muchos momentos pareció que iba a ser imposible cerrar el acuerdo antes de que finalizase el día. En ningún momento llegó a estar en riesgo la firma final, que como tarde se hubiera producido hoy, pero algunas cuestiones se han negociado con dureza.

Jeltzales y socialistas hicieron lo más difícil al pactar la semana pasada una modificación de su reforma fiscal, que rebajaba el tipo del Impuesto de Sociedades del actual 28% al 24% en dos años, pero el PP se hizo fuerte en los últimos días y exigió introducir cambios también en el IRPF para favorecer a las rentas medias y bajas, así como a las familias. Además, se descolgó por momentos del posible respaldo a los Presupuestos de Araba, al desvincularlos de la negociación en curso, lo que despertó los recelos de PNV y PSE.

El día comenzó como había acabado el lunes, con varias referencias a que el acuerdo sobre fiscalidad podía cerrarse «en cuestión de horas». Así se pronunciaron por la mañana la presidenta del BBB del PNV, Itxaso Atutxa, y el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, que se mostró «optimista» sobre un próximo acuerdo fiscal que incluyera también los Presupuestos. Fueron algunos dirigentes del PP alavés, sin embargo, quienes empezaron a sembrar algunas dudas sobre que el pacto estuviera cerca de cerrarse.

El presidente del PP de Araba, Iñaki Oyarzábal, señaló que el acuerdo sobre fiscalidad se «retrasaba» porque PNV y PSE no estaban mostrando «cintura política» para aceptar cambios en el IRPF. Por su parte, el delegado del Gobierno en Euskadi, el también alavés Javier de Andrés, advertía al mismo tiempo de que los Presupuestos de Araba debían desvincularse de esta negociación.

Entrevista del lehendakari

Las dificultades para cerrar un acuerdo fueron patentes a las 21.00 horas, cuando el lehendakari, Iñigo Urkullu, ofreció una entrevista en ETB1 en la que se mostró confiado en un próximo pacto, pero no lo pudo dar por seguro. También señaló que si el PP aparece hoy como el compañero de viaje del Gobierno Vasco en los Presupuestos es porque «es el único grupo que ha querido negociar», algo que, a su juicio, no han hecho ni EH Bildu ni Elkarrekin Podemos. Urkullu recordó que el año pasado el PP también fue el partido que facilitó las Cuentas vascas y destacó que este acuerdo permitirá dotar de «estabilidad» a las instituciones vascas.

Enmiendas a la totalidad

Una vez confirmado el acuerdo entre los socios de gobierno y el PP, los otros dos grupos de la oposición, EH Bildu y Elkarrekin Podemos, presentarán sendas enmiendas a la totalidad a las cuentas del Gobierno de Urkullu. La coalición morada la registrará hoy en el Parlamento, junto a las enmiendas parciales que también ha preparado, mientras que EH Bildu esperará seguramente a mañana. Aunque el plazo para el registro de enmiendas acaba oficialmente hoy, día 29, los grupos tienen un tiempo adicional de cortesía hasta el mediodía de mañana para presentar las enmiendas. Las cuentas vascas superarán con seguridad las enmiendas a la totalidad en el pleno del Parlamento que se celebrará 11 de diciembre, y serán aprobadas definitivamente en el pleno del 22 de diciembre.

Otras noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos