Un censo de Gogora cifra, por ahora, en 16.000 los muertos en la Guerra Civil

A. G. E. BILBAO.

El instituto Gogora se ha implicado en saber quiénes murieron en la Guerra Civil y, por el momento, su investigación ha arrojado la cifra de 16.000 personas. Un trabajo conjunto de la secretaría de Paz y Convivencia y el Instituto de la Memoria por parte del Gobierno Vasco, así como de Aranzadi y la Cátedra de los Derechos Humanos de la UPV, está elaborando una base de datos que trata de establecer «quiénes murieron fusilados, en bombardeos, en el frente republicano, en el de los sublevados y también quiénes fueron víctimas de los asesinatos que cometieron los republicanos, que no era un crimen de lesa humanidad porque no estaba organizado por las estructuras del Estado, sino que eran más incontrolados», explica la directora de Gogora, Aintzane Ezenarro.

Hasta ahora se citaba la cifra de 9.800 muertos, pero esta investigación apunta de momento a 16.000 fallecidos «y todavía no hemos acabado», detalla Ezenarro. La investigación se está realizando en base a un «trabajo riguroso», con acceso a todos los registros civiles del País Vasco, algo que ha sido posible, reconoce y ensalza Ezenarro, gracias al Tribunal Superior de Justicia de Euskadi, que, en sesión plenaria el pasado 15 de diciembre, aprobó su colaboración en este proyecto y ha mandatado a todos los jueces que permitan el acceso a estos investigadores. La directora de Gogora reconoce que en algún archivo han tenido algún problema, pero en general «hemos podido obtener información».

Un proceso similar se ha intentando también con la Iglesia. Fruto de una reunión con los tres obispos, se ha logrado el permiso para que se faciliten datos que están en poder de registros parroquiales. «Algunos certificados de defunción que no existen en los registros civiles están en los libros de las parroquias», explica.

Un ejemplo ha sido el caso de los fallecidos en Limpias (Cantabria). En el Registro Civil no aparecían esos muertos. Los papeles, no se sabe por qué, desaparecieron, pero el sacerdote del pueblo de aquel entonces copió los nombres del Registro Civil y los llevó al Registro Parroquial y ahí es donde se han encontrado los datos de más de 46 víctimas vascas, muchas de ellas guipuzcoanas, a los que Gogora está intentando buscar a sus familiares. Algunos ya han sido localizados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos