Carmen Calvo se marca como objetivo «achicar desigualdades»

Carmen Calvo recibe la cartera de manos de Soraya Sáenz de Santamaría./Efe
Carmen Calvo recibe la cartera de manos de Soraya Sáenz de Santamaría. / Efe

La nueva vicepresidenta del Gobierno elogia la talla «personal e intelectual» de Soraya Sáenz de Santamaría al asumir el cargo

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Carmen Calvo ha aprovechado la toma de posesión de su nuevo cargo como vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia para establecer sus prioriades: «Achicar las desigualdades y combatir la gran desigualdad, la de hombres y mujeres». Pedro Sánchez ya ha dejó claro ayer que esa será unas claves del Ejecutivo. Lo refleja la composición de su Consejo de Ministros, compuesto por once mujeres frente a seis hombres, y el hecho de que haya asignado a su número dos las competencias sobre Igualdad, un término que irá aparejado al del Ministerio de Presidencia.

El traspaso de carteras que esta mañana han protagonizado Calvo y la que durante siete años ha sido la mano derecha de Mariano Rajoy en la Moncloa, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sido uno de los muchos que han permitido comprobar hoy que, al margen de las luchas partidistas y de los mensajes que pueda lanzar un PP herido por su desalojo del Gobierno, la llegada de los socialistas al poder mediante una moción de censura ha dado rápidamente paso a un clima de normalidad democrática y respeto institucional.

Calvo ha dedicado, de hecho, parte de sus primeras palabras a su antecesora, con la que negoció, por delegación de Sánchez, los términos de la intervención de Cataluña tras la declaración unilateral de independencia del Parlament. «Hemos trabajado juntas en cuestiones delicadas. Quiero que, a cualquiera a quien lleguen mis palabras sepa que tengo en alta estima personal e intelectual a la vicepresidenta saliente», ha dicho. Al acto, han asistido otros tres ministros, el de Asuntos Exteriores, Josep Borrell de Agricultura, Luis Palnas y la de Sanidad, Carmen Montón. Una pista de sus afinidades.

En su escueta intervención, la vicepresidenta también ha prometido trabajar con «rigor», «pasión», «pundonor» y «autoexigencia». «Seremos un gobierno para la respuesta, para trabajar pero también para escuchar». «La política se parece a la vida y nada será más natural que esto», ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos