Caixabank y Sabadell se dejan 3.000 millones en la Bolsa desde la consulta del domingo

Un cliente retira dinero en una sucursal bancaria de Barcelona. / EFE

Ambos grupos lideran las caídas, superiores al 10% en la última semana y arrastran al Ibex-35 a su peor jornada desde el 'Brexit' en 2016

JOSÉ M. CAMAREROMADRID.

El termómetro de la Bolsa representó ayer la preocupación de los inversores por el proceso independentista de Cataluña. Después de que las acciones de Banc Sabadell cayeran un 5,69% y las de CaixaBank retrocedieran un 4,96%, ambas entidades han perdido en tres días más de 3.000 millones de euros en capitalización bursátil. Y en la última semana, la que ha mediado entre la intervención judicial previa a la consulta y la resaca de la jornada de paros por toda la comunidad, se han dejado casi 3.400 millones.

El drenaje del capital que han perdido se corresponde a las minusvalías registradas por sus acciones en este mismo periodo. Desde que el miércoles pasado alcanzaran los 4,30 euros, los títulos de CaixaBank se han desplomado más de un 9%. Y en el caso del Sabadell, el retroceso ha representado un 12,5% de su valor bursátil en ese mismo periodo.

Hay que tener en cuenta que ambas cotizadas habían llegado a duplicar su valor en el último año, y que ante la incertidumbre política los inversores que habían apostado por sus títulos han aprovechado para desentenderse. Porque las caídas fueron ayer generalizadas en el resto de la banca, aunque en proporciones mucho menores a las de las entidades de origen catalán: Santander se dejó un 3,83%, Bankia un 3,65%, BBVA un 3,61% y Bankinter un 3,5%.

La crisis catalana provocó ayer la mayor caída del Ibex-35 de los últimos 16 meses, precisamente desde la jornada en la que se conocieron los resultados del referéndum por el que Reino Unido optó por salirse de la zona euro. El selectivo español retrocedió un 2,85%, situándose por debajo de la referencia psicológica de los 10.000 puntos y liquidando en los 9.964 puntos.

El parqué se distanció de la tendencia del resto de mercados internacionales, en los que las caídas fueron mínimas, e incluso registraron algunos avances. Una muestra más de que el problema catalán inquieta a los inversores. «Estamos viendo cómo la incertidumbre política está afectando al Ibex, que está colapsando», explicó Peter Garnry, jefe de estrategia en renta variable de Saxo Bank.

Sube al irse de Cataluña

Una evolución diferente registraron las acciones de la compañía biotecnológica Oryzon, al revalorizarse un 12,85%, la mayor subida del mercado en un solo día. El ascenso se produjo después de que la empresa anunciara el traslado de su sede social de Barcelona a Madrid. Lo hizo para «optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores», aunque la operativa de la compañía seguirá estando en Barcelona. Sus títulos caían más de un 60% en lo que va de ejercicio bursátil.

Bajo esa calma que sigue existiendo en las oficinas, las entidades recurren a múltiples argumentos para evitar el drenaje de dinero. Sobre todo, aquellos que están relacionados con el negocio bancario en Cataluña y en el resto de España. El traslado de sede social se encuentra en el cajón de las entidades, una opción que podrían habilitar en 24 horas, después del cambio que se incorporó en 2015 en la Ley de Sociedades de Capital, que permitía este traslado con el único consentimiento del consejo de administración de la empresa, sin necesitar el aval de la junta de accionistas.

En CaixaBank, los clientes están recibiendo la información de que los fondos de inversión y los planes de pensiones del grupo tienen como entidad depositaria a Cecabank, cuya sede social se encuentra en Madrid y no en Barcelona, según ha podido constatar este diario. Por ello, ante las preguntas que se les plantean en ventanilla los empleados subrayan que el banco es español, al amparo de la zona euro y adherido a los sistemas de garantía nacionales.

Por otra parte, la prima de riesgo -el indicador que mide el diferencial entre lo que exigen los inversores por adquirir el bono español frente al alemán- repuntó hasta los 132 puntos básicos, un 5,1% más que el día anterior. Se trata de la cota más elevada desde principios de mayo, con el coste del bono en el 1,77%, frente al de hace un mes, cuando se encontraba en el 1,5%. Aunque otras primas de riesgo europeas también ascendieron, no lo hicieron en la misma medida que la española. Con el precio del bono alemán en el 0,45%, el 'spread' italiano subió hasta los 180 puntos básicos -48 puntos más que el español-, mientras que el de Portugal se situó por encima de los 200 puntos básicos y el de Grecia en los 515.

Más

Fotos

Vídeos