Bronca en el Senado entre Monedero y el PP por la financiación de Podemos

Monedero repasa los papeles durante la comparecencia. / EFE
Monedero repasa los papeles durante la comparecencia. / EFE

El cofundador del partido morado niega en la comisión de la Cámara alta que nacieran gracias al dinero de Venezuela e Irán

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

Se esperaba una sesión tensa y, desde luego, no defraudó. La comparecencia del cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero en la comisión de investigación sobre la financiación de los partidos políticos del Senado (controlada por el PP) se convirtió en una bronca con pocas explicaciones y muchos descalificativos por ambas partes. El exdirigente de la formación morada no dudo en comparar este órgano de investigación con las «cortes franquistas» por el hecho de que esté controlado por los populares, ya que el resto de formaciones han boicoteado esta comisión. El Partido Popular, por su parte, acusó a Monedero de dedicarse en el parlamento a «catequizar» y no a responder a las preguntas.

«Es una comisión que de alguna manera rompe con la lógica parlamentaria y el pluralismo», arrancó duro el compareciente para luego negar de manera enérgica que el dinero procedente de los regímenes de Venezuela e Irán sirvieran para alumbrar el proyecto de político de Podemos y, en particular, sufragar la campaña a las elecciones europeas de 2014, que supusieron el trampolín de la formación. Monedero lo negó y desmintió las afirmaciones que solo minutos antes había hecho ante la comisión en el empresario Enrique Riobóo, propietario del Canal 33, donde se emitió durante un tiempo La Tuerka, programa de televisión que dirigían Pablo Iglesias y el propio Monedero. Según Riobóo ambos acudieron a la campaña de aquellos comicios, en las que Iglesias obtuvo acta de eurodiputado, «con los bolsillos dopados de dinero de Venezuela y de los iraníes».

Monedero, que recordó que los tribunales han archivado hasta catorce querellas contra Podemos o sus dirigentes por supuesta financiación irregular, solo admitió haber trabajado durante seis meses de forma remunerada para el Gobierno de Caracas. Según el exdirigente morado, en el resto de sus colaboraciones con el Ejecutivo de Venezuela no tuvieron contraprestación porque fueron «colaboraciones gratuitas». «Entiendo que se le pueda hacer extraño que la gente quiera colaborar con proyectos políticos en los cuales uno cree, pero muchas veces la gente hace eso», espetó a los miembros de la comisión.

Y pocas explicaciones mas porque la sesión se fue torciendo, sobre todo cuando el compareciente aprovechó unas de sus intervenciones para acusar al PP «financiar a policías para que. en connivencia con periodistas, se inventaran pruebas falsas contra sus adversarios».

Las palabras de Monedero encendieron al portavoz popular, Luis Aznar, quién amagó con acciones judiciales. «Está haciendo acusaciones muy graves, que podemos pasar a la Fiscalía», avisó el senador, al tiempo reprochó a Monedero de «sacarse de la manga» argumentos ajenos a las preguntas para «desviar la atención». Ese, ni mucho menos, fue el último rifirafe de la tensa sesión.

Fotos

Vídeos