«Los acuerdos PNV-PP se deberían preservar para dar estabilidad tanto a Euskadi como a España»

Borja Sémper, en la exposición de la fotógrafa estadounidense Berenice Abbott que acoge el espacio cultural de Tabakalera./USOZ
Borja Sémper, en la exposición de la fotógrafa estadounidense Berenice Abbott que acoge el espacio cultural de Tabakalera. / USOZ
Borja Sémper, portavoz del PP en el Parlamento Vasco

En vísperas de concretar la reforma fiscal, Borja Sémper ve «muy probable» llegar a un acuerdo que redundaría en la aprobación de los Presupuestos vascos

AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

Borja Sémper concede esta entrevista a escasas horas de que el PNV, el PSE y el PP cierren un «muy probable» acuerdo sobre la reforma fiscal, después de que jeltzales y socialistas aceptasen las exigencias del partido liderado por Alfonso Alonso a cambio de su apoyo a los Presupuestos de Iñigo Urkullu. La relación fluida del PNV y el PP evidencia la «voluntad de acuerdo» que, según Sémper, debería «preservarse» para dar «estabilidad» tanto al Gobierno Vasco como al Ejecutivo de Mariano Rajoy.

-¿Satisfecho? Parece que finalmente PNV y PSE han accedido a las exigencias fiscales del PP.

-Sí. Han aceptado la lógica que impone la necesidad de reformar la fiscalidad para que nuestra economía sea más competitiva. Pero este asunto no lo planteo en términos de haber doblado el espinazo al PNV y al PSE, sino que hemos sido capaces de influir para que hagan lo que entre ellos fueron incapaces de hacer.

«Nuestra reforma fiscal es más ambiciosa, pero probablemente mañana no conseguiremos todo»

«Hay contacto, diálogo y conversaciones entre el PP y el PNV para hablar sobre los Presupuestos de Rajoy»

-¿Este giro fiscal ha supuesto fortalecer la influencia del PP en el Parlamento Vasco?

-Con nueve parlamentarios estamos siendo capaces de demostrar que se puede influir de manera positiva y notable en la política y la economía vasca. Esto avala lo que dijimos al inicio de la legislatura, que íbamos a ser una oposición contundente, pero que también teníamos la mano tendida al PNV para llegar a acuerdos en clave económica que repercutieran en beneficio del país. Y vamos a seguir por la misma línea.

-¿Eso significa que mañana acordarán la reforma fiscal?

-Yo confío, y es muy probable, que mañana cerremos un acuerdo fiscal. Hoy estamos en una posición mucho más positiva que ayer.

-¿Hasta dónde está habiendo pose política entonces? Porque todo el mundo da por hecho que sacarán adelante la reforma tributaria.

-No hay pose de ningún tipo. Nosotros hicimos esta propuesta antes de verano. Hicimos llamamientos tanto al PNV como al PSE para sentarnos a negociar, y nadie nos llamó. Lo que no entendemos es cómo fueron capaces de sacar adelante una 'no reforma fiscal'.

-El reciente acuerdo entre el PNV y el PSE rebaja incluso en un punto el Impuesto de Sociedades que ustedes reclamaban. ¿Cuál es realmente la distancia que les separa para no haber aceptado ya el acuerdo?

-Todo lo que sea dar más oxígeno a las empresas y hacer nuestro territorio atractivo para la inversión es positivo. Ahora bien, nuestra propuesta es más global y ambiciosa. Nosotros creemos que hay que profundizar también en una reforma fiscal que afecte a las familias, al IRPF, y por eso hablamos de deducciones para jóvenes, de deducciones para las rentas medias y bajas. Veremos de qué manera somos capaces de concretar esto mañana.

«Rivera está jugando con el Cupo a emular lo peor de la estrategia de los nacionalistas»

-¿Conseguirán la aceptación de esta reclamación?

-Probablemente no conseguiremos todo lo que queremos, así que si no es todo ahora, tiene que ser algo prolongado a lo largo de los dos próximos ejercicios. Esa va a ser nuestra bandera política contundente en los próximos meses: rebajar el impuesto en las rentas medias y bajas.

-¿Rebajar el IRPF será una línea roja para el PP en la negociación?

-No se trata de establecer líneas rojas, sino de compartir una reflexión. Aquí somos tres partidos que pensamos cosas diferentes, pero tenemos que buscar un punto de acuerdo. Hemos empezado por la fiscalidad, y eso nos lo han aceptado; ahora, vamos a por el IRPF. Pero entendemos las dificultades del PNV y PSE para ir un poco más allá, ya que han aceptado buena parte de lo que planteábamos.

-¿Y entiende que una parte de la sociedad se sienta molesta cuando ustedes 'luchan' por mejorar las condiciones de las empresas, pero la recuperación económica aún no se traslada a los salarios?

-Por eso estamos luchando por la renta y por las familias. Pero la rebaja del tipo de sociedades no beneficia a un empresario con bombín, bigote y puro. Beneficia a las empresas, lógicamente, pero también al trabajador que ve cómo se consolida una posición de competitividad de su empresa en Euskadi y, por lo tanto, consolida su puesto de trabajo. Hemos conseguido que PNV y PSE nos acepten una parte fundamental, sí, pero no renunciamos a aliviar fiscalmente a las rentas medias y bajas. Lo vamos a seguir reclamando hasta el último minuto.

-En cualquier caso, ha habido muchas críticas, sobre todo por parte de los sindicatos, que dicen que esta reforma fiscal solo beneficia a las empresas.

-Los sindicatos deberían de estar encantados, porque si quieren que las empresas vascas en Euskadi sean más competitivas deberían querer tener una fiscalidad mejor. Lo que pasa es que en Euskadi tenemos unos sindicatos que se oponen a todo siempre. Y probablemente tenemos los sindicatos, y me refiero a los nacionalistas, más radicalizados que puedan existir en nuestro entorno.

-¿Se ha involucrado personalmente en la negociación fiscal, como él mismo dijo que haría, el lehendakari Urkullu?

-El lehendakari está involucrado en baja intensidad, pero Alfonso Alonso e Iñigo Urkullu mantienen una interlocución fluida. Entre el PNV y el PP hay un clima político sosegado, también cuando participa el PSE, que permite el entendimiento. Y tener buenas relaciones personales facilita los acuerdos políticos.

-¿Y a quién ha visto más receptivo para aceptar las demandas del PP?

-He visto muy receptivo al consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, y, en términos generales, a una buena parte del PNV vizcaíno.

-El PSE, de hecho, era el principal escollo para rectificar el acuerdo fiscal. ¿Cómo explica el cambio en su posicionamiento?

-No lo sé. Puedo especular, y creo que es porque han sido conscientes de que no había otra posibilidad más que llegar a un acuerdo.

-En todo caso, ¿le ha sorprendido que acepten sus exigencias de manera tan rápida?

-Pocas cosas me sorprenden en la vida y en la política. Pero, si soy sincero, al principio tenía mucha desazón porque pensaba que no íbamos a ser capaces de aprovechar esta oportunidad como políticos y como sociedad.

-¿Cree que este gesto del PNV y del PSE ha sido una concesión política hacia el PP?

-Sí, se puede definir de varias maneras, y de esa también.

-Joseba Egibar dijo que el PP era el partido «más fácil» y «más barato» para llegar a acuerdos. ¿Es así?

-Quiero ser prudente y generoso con respecto a las manifestaciones de Egibar, pero probablemente Joseba no haya tenido toda la información y probablemente no haya estado al cabo de la calle de cómo iban las negociaciones.

-Ustedes ofrecían como contrapartida a una reforma fiscal 'aceptable' el apoyo del PP a los Presupuestos vascos. ¿Cumplirán su palabra?

-Es muy probable que si la reforma fiscal se concreta y somos capaces de afinar los flecos que quedan e igualmente hacerlo en materia presupuestaria, vayamos a un escenario en el que volvamos a tener unos Presupuestos con amplio respaldo. Ahora tendremos que abrir el debate presupuestario, que está avanzado. Y para el miércoles deberíamos de tener un acuerdo si es que los plazos y las cosan avanzan como parecen.

-¿Cree que el PP se ha vuelto a erigir en el único partido de la oposición capaz de sacar adelante las Cuentas vascas?

-Yo creo que sí. Con EH Bildu y con Podemos no se puede ir ni a la esquina en materia económica.

-¿Se está forjando la tendencia de que el Gobierno Vasco, sin mayoría absoluta, se apoye en el PP?

-Yo creo que al Gobierno Vasco y al conjunto de Euskadi le va muy bien cuando el PNV y el PP somos capaces de acordar. El acuerdo y entendimiento entre Rajoy y Urkullu ha tenido buenos resultados en el conjunto de España. Y aquí en Euskadi, los acuerdos entre Alfonso Alonso y el PNV han sido y van a seguir siendo buenos para el País Vasco. Esta es una fórmula que, en mi opinión, deberíamos preservar. Ahora bien, somos muy críticos con la gestión del Gobierno Vasco, porque creemos que en muchos ámbitos es mejorable.

Acuerdos en Madrid

-¿Confía en que el PNV apoye los Presupuestos de Rajoy tras el 21-D?

-Pues no lo sé. Yo sí sé que sería bueno para España y para Euskadi que tuviéramos también Presupuestos Generales del Estado, y sería bueno seguir dando estabilidad económica y política. Ahora bien, tampoco soy nuevo en este negocio y entiendo que el PNV quizás quiera hacer algún juego político en torno a los Presupuestos.

-¿Existen contactos PNV-PP en Madrid en materia presupuestaria?

-Hay contacto entre el PNV, el PP y el Gobierno en Madrid. Hay diálogo y conversaciones, y espero que lleguen a buen puerto.

-Entonces, sí hay conversaciones, ¿hay posibilidad de que el PNV, al menos, entre a negociar?

-Se habla mucho más de lo que algunos reconocen. Yo creo que sí va a haber una negociación presupuestaria, pero, sinceramente, yo soy un dirigente vasco, no conozco al detalle lo que sucede en Madrid.

-¿Existe algún tipo de voluntad entre el PNV y el PP para darse estabilidad tanto en Madrid como en Vitoria para agotar los cuatro años de legislatura de ambos gobiernos?

-Voluntad de estabilidad existe, pero se trata de una voluntad que tenemos que renovar y concretar año a año. La política está en un momento tan voluble e imprevisible que se nos hace difícil hacer previsiones. Por eso es importante que todos tengamos voluntad de estabilidad.

-La semana pasada el Congreso dio luz verde a la ley del Cupo y al Concierto con el apoyo del PNV, PSE, Podemos y PP. ¿Entiende el argumento de EH Bildu de abstenerse en la votación?

-No. Pero es que a EH Bildu le suelo entender muy poco. Ha priorizado sus intereses de partido a los intereses de los vascos. Pero tampoco esperaba otra cosa.

-¿Han tenido ustedes que apaciguar reticencias internas en el PP en cuanto a la cuantía del Cupo?

-Yo he percibido mucha serenidad y tranquilidad. Ahora bien, hay que hacer un esfuerzo didáctico, claro que sí. Porque hay mucha gente dispuesta, entre ellos Ciudadanos, a malmeter con este tema.

-¿Observa con preocupación la postura de Ciudadanos?

-Conozco a Albert Rivera y le respeto, pero creo que está jugando peligrosamente a emular lo peor de la estrategia de los nacionalistas. No se puede llegar a la estrategia de 'España nos roba' de Cataluña con un 'Euskadi nos roba a los españoles'. No se puede hacer política planteándola en torno al enfrentamiento entre comunidades autónomas. Es peligrosísimo lo que está haciendo, porque está intentando levantar en el resto de España un rechazo a Euskadi con argumentos incendiarios.

-¿Peligra la singularidad vasca debido a la dependencia que tiene el Gobierno de Rajoy con Ciudadanos?

-Rotundamente no. Mientras tengamos amplia representación en el Congreso y mientras el PP siga gobernando España, el Concierto no se toca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos