EH Bildu, dispuesta a un discurso no «maximalista» para tejer consensos

Se abre a rebajar su discurso en la ponencia de autogobierno en aras a un acuerdo con el PNV y Elkarrekin Podemos sobre el derecho a decidir

JORGE SAINZ SAN SEBASTIÁN.

EH Bildu está dispuesta a renunciar a «maximalismos» en la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco, en aras a lograr un acuerdo base sobre el derecho a decidir con el PNV y Elkarrekin Podemos, según fuentes abertzales. La coalición se abrirá a modular su discurso, subordinando sus reivindicaciones más independentistas o rupturistas a la búsqueda de consensos a través, incluso, de adoptar cierta terminología peneuvista como la de la «consulta habilitante» o la «bilateralidad» con el Estado. De esta forma tratan también de facilitar las cosas a la alianza de Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo, representante de una izquierda no identitaria.

EH Bildu quiere buscar contradicciones en el entendimiento entre PNV y PSE-EE, que tiene el derecho a decidir como flanco débil, y sabe que para atraer a los jeltzales a un consenso debe rebajar ciertos discursos. Por ello, en línea con lo avanzado en su propuesta para la ponencia, se abre a primar los acuerdos básicos con jeltzales y Elkarrekin Podemos, más allá de que a la entente abertzale le gustaría un discurso más soberanista o unilateral. La última reunión de la ponencia de autogobierno, el pasado día 20, en vísperas de las elecciones catalanas, fue para ellos muy significativo, al unirse las dos fuerzas nacionalistas vascas y la coalición liderada por Podemos.

La entente de Sortu, EA, Alternatiba e independientes también ha tomado nota de lo ocurrido en Cataluña, donde entiende que el secesionismo debe, primero, volver a hacerse con el poder y luego «reformular su estrategia independentista» creando «condiciones para agrandar la mayoría soberanista» desde el actual marco. El reto de superar la barrera del 50% de los votos independentistas, hasta ahora infranqueable en Cataluña, es clave, aunque también se llama a poner en valor la mayoría en favor del derecho a decidir, sumando a Catalunya en Comú-Podem. Un trabajo que llevará tiempo y para el que servirá de base el procés desarrollado hasta la frustrada declaración unilateral de independencia.

EH Bildu cree que tanto en Cataluña como en Euskadi es hora de seguir construyendo mayorías sociales soberanistas, ofreciendo un proyecto atractivo a la ciudadanía vasca, que en las encuestas muestra cada vez menos pulsión soberanista. «Hay que conseguir que el modelo de Estado vasco seduzca a más gente que el modelo español. Que vean que se puede vivir mejor con la independencia», señalan voces autorizadas del independentismo vasco para ilustrar su estrategia. Recuerdan que los nacionalistas vascos y Elkarrekin Podemos suman 57 de 75 parlamentarios, el 76%.

EH Bildu está dispuesta a asumir cuestiones como la consulta habilitante, acuñada en su día por el PNV en su documento y que busca que la ciudadanía vasca refrende un texto articulado mayoritario en la Cámara sobre el futuro estatus y el derecho a decidir, que luego sea defendido conjuntamente ante el Estado español. Solo en el caso de que Madrid lo rechazara, EH Bildu promovería una segunda fase de confrontación política con el Gobierno central. Desde la formación que lidera Arnaldo Otegi se recuerda al PNV que los intentos de un pacto con el Estado que patrocina el lehendakari no son viables una vez que «el PP ha puesto como límite el muro del 155».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos