EH Bildu aspira a la unidad estratégica con el PNV frente al «muro» del 155

Maddalen Iriarte. / I. ROYO
Maddalen Iriarte. / I. ROYO

Intenta acercar posturas en la ponencia de autogobierno con los jeltzales, y también con Elkarrekin Podemos, con independencia del desenlace en Cataluña

JORGE SAINZ SAN SEBASTIÁN.

Los dirigentes y parlamentarios de EH Bildu han vivido en las últimas semanas en un permanente carrusel de emociones por la cambiante situación de Cataluña. Su apuesta inequívoca por el proceso independentista catalán ha provocado nervios y alegrías por igual a medida que avanzaban los acontecimientos. No obstante, la coalición abertzale quiere seguir su propia vía soberanista, con independencia de lo que ocurra en Cataluña, aunque sin obviar la influencia del procés. En este sentido, la entente que forman Sortu, EA, Aralar, Alternatiba y los independientes aspira a una nueva estrategia conjunta del nacionalismo vasco que tenga como base la unidad de acción con el PNV por el derecho a decidir, abierta a otros grupos favorables a esa reivindicación como Elkarrekin Podemos. Una apuesta estratégica que tendría como epicentro la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco, que arranca hoy sus trabajos de manera formal, aunque sin desdeñar otros ámbitos extraparlamentarios como la colaboración con sindicatos y entidades sociales. EH Bildu entiende que esta cooperación con el PNV es prioritaria una vez «demostrado» que el Gobierno del PP, con su aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, sus consecuencias judiciales y las «amenazas» de dirigentes como Pablo Casado, ha puesto «un muro y un claro límite» a las reivindicaciones nacionales del País Vasco.

En su intento de atraer a los jeltzales, con los que ya habría habido, además, algunos contactos para tratar de abrir un diálogo al respecto, EH Bildu está utilizando incluso terminología habitual de los peneuvistas. Es el caso de la propuesta, recogida en su iniciativa en la ponencia parlamentaria, de promover una «consulta habilitante». Esta consulta, acuñada en su día por el PNV en su documento, busca que la ciudadanía vasca refrende un texto articulado mayoritario en la Cámara sobre el futuro estatus y el derecho a decidir, que luego sea defendido conjuntamente ante el Estado español.

El 76% del Parlamento

EH Bildu no duda en usar terminología jeltzale como la «consulta habilitante»La coalición entiende que el Estado, con Cataluña, ha marcado ya el límite al resto

Las intenciones de EH Bildu, además, son las de centrar esta reivindicación de la mano del PNV en la demanda del derecho a decidir, pese a que la coalición liderada en el Parlamento Vasco por Maddalen Iriarte apuesta por un modelo de independencia. En este sentido, apelan a la mayoría existente en la Cámara de Vitoria en favor de un referéndum (57 de 75, un 76%), y tratarán de que Elkarrekin Podemos también su sume a ese acuerdo junto a las dos grandes familias abertzales. En el caso del PSE-EE, actual socio del PNV en el Gobierno Vasco y que tiene el derecho a decidir como discrepancia pactada en ese acuerdo, EH Bildu lo ve complicado pero sin cerrar puertas al diálogo.

Manifestaciones

Los requerimientos de la entente de Arnaldo Otegi al PNV para la colaboración son constantes. Lo intentaron de cara a la manifestación del pasado día 4 en Bilbao contra el 155, en la que la coalición salió a la calle con la mayoría sindical vasca que forman ELA y LAB, y otros colectivos que apoyan el derecho a decidir. Y lo ensayan semanalmente en el Parlamento Vasco con mociones para que la Cámara autonómica reconozca la república catalana proclamada por los secesionistas el pasado 27 de octubre y anulada por el Tribunal Constitucional. El PNV presentará textos alternativos en el Parlamento Vasco, Juntas territoriales y consistorios municipales, por lo que habrá que ver si es posible el consenso entre ambos y con qué alcance.

EH Bildu quiere desligar esta mano tendida al PNV de la situación de Cataluña, aunque sabedores de que todo se ve envuelto por la crisis catalana. Pero la entente abertzale diagnostica que lo que debe decidir los pasos a dar aquí no es tanto el éxito o el fracaso del procés en el futuro, a la espera de lo que deparen las urnas el 21 de diciembre, sino la actitud del Estado. Y aquí advierten al PNV de que el Gobierno del PP «cierra toda puerta» al reconocimiento del derecho a decidir, que también reclaman los jeltzales. La intervención de la autonomía catalana y las voces que se alzan en los populares poniendo el 155 como muro a las reivindicaciones soberanistas de Cataluña y otras autonomías obligan al nacionalismo vasco a unirse y dar un paso más, entienden las fuentes consultadas.

En este contexto, EH Bildu desearía también un «acuerdo de país» que incluyera sacar adelante los Presupuestos vascos, aunque asume que en el caso de las cuentas públicas de Iñigo Urkullu, es una posibilidad muy lejana.

Más

Fotos

Vídeos