EH Bildu asiste preocupada a la división en Cataluña del soberanismo

Mantiene contactos con los independentistas y espera que se preserve un «papel principal» a Puigdemont como referente del procés

JORGE SAINZ SAN SEBASTIÁN.

El mundo de EH Bildu se mantiene en contacto directo con las formaciones y líderes del independentismo catalán, haciendo incluso una labor discreta para fomentar el final del desbloqueo. Los dirigentes abertzales observan con preocupación la «división» existente entre los actores del procés, singularmente Junts per Catalunya y ERC, en un clima que además comienza a agotar a las bases sociales independentistas, a tenor de las encuestas. EH Bildu aboga por un acuerdo entre nacionalistas catalanes, para no perder «el caudal de más de dos millones de votos independentistas» del 1 de octubre, según fuentes de la coalición vasca. La entente abertzale cree que Junts per Catalunya y ERC deben reservar al expresidente Carles Puigdemont, recluido en Bélgica, un «papel principal como representante de la legalidad de la proclamación de la República». Sobre las consecuencias «operativas» de ese liderazgo de Puigdemont, en alusión a si debe ser simbólico y delegar en un presidente o presidenta que pueda ser investido en el Parlament, EH Bildu aboga por respetar lo que decidan las fuerzas soberanistas catalanas.

La alianza de Sortu, EA, Alternatiba e independientes apostó fuerte en su apoyo al proceso soberanista. El mismo día, 27 de octubre, en que se aprobó la Declaración Unilateral de Independencia y se proclamo la República, de forma 'simbólica' según matizan ahora todos los líderes secesionistas catalanes, Arnaldo Otegi fue de los primeros en reconocerla públicamente. No obstante, la evolución de los acontecimientos, con división electoral, reproches de ERC a Puigdemont por haberse refugiado en Bélgica y bloqueo de la investidura, ha «sorprendido» y hasta provocado cierta malestar en las filas abertzales. Y eso que se muestran comprensivos con el recule ante los jueces, conscientes de que «la cárcel no es plato de gusto».

La difícil coyuntura ha aconsejado también a EH Bildu a presentar en la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco una propuesta más modulada que apuesta por empezar dialogando con el Estado y, en lo que supone la mayor novedad, se abre a explorar hasta la legalidad constitucional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos