EH Bildu se abstendrá en la votación en el Congreso sobre el Cupo

JORGE SAINZ SAN SEBASTIÁN

Los partidos comienzan a tomar posiciones en torno al pleno del próximo jueves sobre la actualización de la Ley del Cupo vasco. EH Bildu, por ejemplo, anunciará hoy que se abstendrá en la votación. Una forma de no perjudicar a Euskadi, a la que el Estado devolverá 1.400 millones de euros en virtud del acuerdo entre los Gobiernos central y vasco, pero también de criticar los acuerdos PNV-PP, porque entienden que lo que se va a abonar al País Vasco es lo que estaba recogido por ley y, por lo tanto, «no nos regalan nada», señalan fuentes de la coalición soberanista. La entente abertzale cuenta con dos diputados en Madrid por lo que su voto no es decisivo, pero quiere marcar perfil en una cuestión delicada.

Lo que no desea en ningún caso es sumarse al bloque del 'no' encabezado por la Ciudadanos de Albert Rivera, que el domingo anunció su rotunda oposición, al considerar que tanto el Cupo (la cantidad que paga Euskadi al Estado por las competencias no transferidas) como la singularidad vasca del Concierto, son unos «privilegios». También anunció ayer que votarán contra la actualización de esta ley Compromís, la corriente valenciana de Podemos, que lo ve fuente de desigualdad. «Es inconcebible que un niño valenciano tenga menos derechos que un niño vasco», resumieron.

El proyecto de ley del Cupo Vasco se enfrenta por primera vez a una oposición del 10% de la Cámara, que es el porcentaje que representan los 32 diputados de Ciudadanos y los cuatro de Compromís. La aprobación está garantizada puesto que, además del PP y del PNV, al acuerdo se sumará el PSOE, que gobierna en coalición con los jeltzales en Euskadi. En el seno de Unidos Podemos también habrá votos favorables, por ejemplo, los de sus diputados vascos, que lo consideran «justo y solidario» aunque critican que se negociara como «moneda de cambio», señala la diputada por Gipuzkoa, Nagua Alba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos