Berriozar homenajea al subteniente Casanova, aunque sin placa oficial

Homenaje. La viuda de Casanova, Rosalía Saiz, en el centro, junto a sus hijos y familiares, ayer tarde en Berriozar. / JESÚS CASO

Los organizadores del acto en recuerdo al militar asesinado por ETA piden un monolito

IÑIGO SALVOCH BERRIOZAR.

No hay placa para Francisco Casanova. Pese a que la corporación de Berriozar, con el voto en contra de EH Bildu, instó el pasado abril a colocar una placa oficial que recuerde el lugar donde fue asesinado por ETA el vecino y subteniente del ejército Francisco Casanova Vicente, esta sigue brillando por su ausencia. Ayer, en el 17 aniversario de su asesinato, este vacío se hizo notar más. En la concentración en la localidad navarra participó la viuda, Rosalía Saiz Aja y sus hijos, Laura y Javier.

El acto de homenaje al subteniente Casanova volvió a poner de manifiesto las discrepancias entre la Asociación de Vecinos de Paz, organizadora del acto, y el Gobierno foral, que no recibió una invitación oficial pese a lo que asistió la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, y el director general de Paz y Convivencia de Navarra, Álvaro Baraibar. La consejera Ollo aseguró al término del acto: «No es el día para entrar en otro tipo de disquisiciones políticas, que tienen toda la legitimidad de hacerlas, sino que es el día del recuerdo, reconocimiento y reparación a una víctima injusta de una violencia injusta como fue Casanova».

Al homenaje acudieron entre otros el expresidente de Navarra Miguel Sanz; el presidente de UPN, Javier Esparza; el portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez; la secretaria general del PSN, María Chivite; y el senador del PPN José Cruz Pérez Lapazarán, y mandos policiales y militares.

Fotos

Vídeos