Barkos y sus socios mantienen las discrepancias sobre el proyecto del TAV

Adolfo Araiz y Uxue Barkos, tras una reunión. / JESÚS DIGES / EFE
Adolfo Araiz y Uxue Barkos, tras una reunión. / JESÚS DIGES / EFE

EH Bildu, Podemos e I-E rechazan la firma de un convenio entre Navarra y el Estado para la construcción y financiación del tren

DV SAN SEBASTIÁN.

No hubo acuerdo. La reunión celebrada ayer por la tarde en Pamplona entre el Gobierno foral y sus socios sobre el proyecto de TAV en Navarra no sirvió para acercar posturas. De los cuatro grupos que sustentan al Ejecutivo foral, tan solo Geroa Bai apoya el proyecto del Tren de Alta Velocidad, mientras que los otros tres -EH Bildu, Podemos e I-E- mantienen sus posturas contrarias a la firma de un convenio entre Navarra y el Estado para su construcción y financiación.

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, explicó tras la reunión que su formación considera «imprescindible» que «a una propuesta del Gobierno del Estado, que es quien tiene la competencia en el tema del ferrocarril», se responda con una propuesta de convenio, porque es «lógico, necesario y fundamental y una demostración de seriedad política». La propuesta de convenio que está elaborando el Gobierno de Navarra «a nosotros nos gusta y nos convence», recalcó para agregar que supone «un cambio muy importante en la propuesta de convenio que hizo el Gobierno del Estado».

Martínez argumentó que la citada propuesta habla de todo el corredor, pone fechas concretas no solo para el tramo Castejón-Pamplona sino para todo el corredor, y habla de financiación. Geroa Bai lamentó que se siga con «esas discrepancias» anunció que se seguirá «insistiendo en la búsqueda de consensos» y destacó que le resulta «llamativo que organizaciones que dicen defender el autogobierno digan que lo haga el Gobierno de Estado». Precisó, además, que «no cree» que haya una fecha fija por parte del Gobierno central.

Tras la reunión de ayer, Geroa Bai anunció que seguirá insistiendo en «la búsqueda de consensos»

Adolfo Araiz, portavoz de EH Bildu, aseguró que cada parte «se ha mantenido en sus posiciones» y que no había novedad. Explicó que mientras el Gobierno sigue considerando que «es importante» mantener el convenio, el resto de fuerzas «hemos dicho que no estamos de acuerdo con el modelo que se refleja en el convenio que propuso el Estado».

Cuestionado por si el Ejecutivo foral se resiente debido a este desacuerdo, Araiz consideró que «el acuerdo que tenemos sigue manteniéndose en todo su vigor y en todos sus extremos, lo que pasa es que hay una discrepancia profunda en este tema que, de momento, no tiene más influencia que la discrepancia política».

Otro modelo de tren

Desde Podemos, Eduardo Santos aseguró que había sido una reunión en la que cada uno había planteado sus diferencias. Subrayó que su formación «siempre» ha mantenido que «antes de llegar a un convenio y de pactarlo con el Estado tiene que haber un proceso de participación en el que se empodere a la ciudadanía navarra acerca del modelo de tren». «Sí queremos un tren, no queremos el modelo de tren que nos está vendiendo el Estado necesariamente y por lo tanto tendríamos que discutirlo», sostuvo. Santos manifestó su desacuerdo con que el Ejecutivo foral «pueda dar pasos unilaterales que comprometan lo que sería la viabilidad del cambio en este sentido».

El representante de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, indicó que las posiciones de su formación no han variado respecto a su oposición inicial al convenio del tren de alta velocidad.

Fotos

Vídeos