Barkos culpa al Gobierno de Rajoy de no saber negociar y de bloquear el desarrollo de Navarra

Barkos culpa al Gobierno de Rajoy de no saber negociar y de bloquear el desarrollo de Navarra

La oposición acusa a la presidenta de falta de liderazgo y de tener como «único objetivo anexionarse al País Vasco y romper España»

A. VOZMEDIANO SAN SEBASTIÁN.

El debate sobre el Estado de Navarra repasó ayer la actualidad del territorio, con una presidenta, Uxue Barkos, que lamentó «la incapacidad negociadora del Gobierno central» y una oposición que la calificó de «radical» y «derrotada». Durante dos horas, Barkos desgranó los proyectos de su gobierno, el tripartito que configura su formación, Geroa Bai con EH Bildu e Izquierda Ezkerra y el apoyo de Podemos. Lamentó de forma especial la decisión del Gobierno central de dar por roto el convenio del Tren de Alta Velocidad. «Han pesado más sus intereses y han buscado dar satisfacción a sus socios de UPN».

La presidenta indicó también que su relación con el Gobierno central ha sido «una peripecia surrealista». Barkos relató que Navarra ha ofrecido a Madrid «estabilidad política y capacidad de negociación y nos ha devuelto inestabilidad e incapacidad para el acuerdo, lo que ha dificultado llegar a acuerdos básicos en asuntos de una gran envergadura».

El Convenio Económico, el cumplimiento del Amejoramiento o la realización de obras de infraestructuras que le corresponden al Estado son algunos de los proyectos que no avanzan porque están «al albur de la incapacidad política de Madrid para constituir mayorías».

El parlamento foral acogió un intenso debate sobre el estado de la comunidad

Sus compañeros en el gobierno apoyaron su gestión. El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, calificó su intervención como «impecable», «realista» y «exacta» que refleja «la mayoría social progresista de esta comunidad». La definición de Adolfo Araiz de EH Bildu, fue «discurso continuista en el buen sentido de la palabra porque quiere continuar con el acuerdo programático y porque las propuestas que ha planteado son importantes». El portavoz parlamentario de Podemos, Mikel Buil, abogó por «profundizar» en el cambio político atacando las causas de la pobreza y la desigualdad, y por «repartir riqueza en forma de soberanía». Izquierda-Ezkerra hizo un balance positivo por el «importante» cumplimiento del pacto programático.

La oposición, sin embargo, no fue especialmente complaciente con la presidenta navarra. El portavoz de UPN, Javier Esparza, afirmó que Barkos «es incapaz de liderar un proyecto de prosperidad, desarrollo y futuro para Navarra, solo encabeza un proyecto nacionalista para esta tierra que tiene como objetivo la anexión al País Vasco y la ruptura con España». Remarcó que cada día es más «radical» y «está cómoda compartiendo los planteamientos de EH Bildu, que son un freno para el desarrollo de Navarra».

La socialista María Chivite apuntó la desunión del cuatripartito y llamó la atención sobre las «ausencias» en su intervención respecto al decreto foral del euskera, el Plan de Empleo, la lista única en Educación o el PAI. Criticó que «muchos de sus anuncios se reiteran sin que lleguen a cumplirse».

La portavoz parlamentaria del PPN, Ana Beltrán, retrató a Barkos como «una presidenta derrotada que ha vuelto a ponerse al lado del golpe de Estado que ha perpetrado la Generalitat de Cataluña». «Póngase frente al espejo para que vea que tiene una comunidad absolutamente perdida porque nadie quiere venir a invertir en ella» y porque «tenemos una educación absolutamente adoctrinada por sus ideas y pensamiento único». «Poco han hecho salvo querer sembrar su semilla de identidad de anexión al País Vasco y empezar su discurso en euskera, que aquí no lo habla nadie».

Fotos

Vídeos