Azpiazu pide que «no se mezcle» la negociación presupuestaria con Cataluña

Pedro Azpiazu. /EFE
Pedro Azpiazu. / EFE

«Es un momento que exige de madurez política. Estoy seguro de que todos estaremos a la altura. Esto va de Euskadi y de su futuro», ha subrayado

EFE

El consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha pedido este viernes a la oposición "madurez política" para acordar los presupuestos de 2018 y ha reclamado que "no se mezcle" la negociación de las cuentas públicas autonómicas con la crisis catalana.

Azpiazu ha hecho estas declaraciones tras mantener una primera ronda de contactos con EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP, para explicarles el proyecto presupuestario aprobado el pasado martes por el Ejecutivo autonómico y que entrará en la Cámara vasca el próximo lunes para que los días 6, 7 y 8 de noviembre los distintos consejeros desgranen en comisión las partidas de sus respectivos departamentos.

El consejero ha precisado que el de hoy ha sido un "primer acercamiento" tras el que vendrán otras reuniones y ha subrayado que se trata de unas cuentas "para Euskadi", por lo que ha advertido de que "flaco favor" se hará "al país si como responsables políticos se toman decisiones mirando hacia otro lado".

En este sentido, ha asegurado a preguntas de los periodistas que ningún partido le ha puesto sobre la mesa que la crisis catalana pueda condicionar su postura negociadora, pero ha insistido en que "no hay que mezclar" los presupuestos con Cataluña.

"Apelo a la responsabilidad, a la verdad, a lo que interese a Euskadi. Es un momento que exige de madurez política. Estoy seguro de que todos estaremos a la altura. Este presupuesto es para Euskadi y espero que esto no pase desapercibido. Esto va de Euskadi y de su futuro", ha subrayado.

Ante la posibilidad de reeditar el acuerdo presupuestario con el PP, Azpiazu ha señalado que no prejuzga el resultado que puedan tener las negociaciones porque sería una "falta de respeto" hacia los grupos de la oposición, al tiempo que se ha mostrado partidario de cerrar un pacto que haga posible la aprobación de estas cuentas "cuanto antes".

Reacciones

Tras el encuentro con Azpiazu, los populares no han hecho declaraciones, pero poco antes de la cita su presidente, Alfonso Alonso, en una entrevista en Radio Euskadi se ha mostrado dispuesto a la negociación y ha reclamado "cierta austeridad" en algunas partidas para poder incrementar las inversiones productivas.

Ha reivindicado que su grupo mantendrá con el Gobierno Vasco conversaciones centradas únicamente en Euskadi, ya que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aún no ha presentado su proyecto presupuestario, y ha insistido en que su objetivo es conseguir "estabilidad" para el País Vasco de modo que la crisis catalana "afecte en la menor manera posible".

Desde Elkarrekin Podemos, su portavoz, Lander Martínez se ha mostrado cauto a la hora de analizar las posibilidades de acuerdo al señalar que hasta el lunes su grupo no conocerá el proyecto, cuando se registre en el Parlamento Vasco.

No obstante, tras reunirse con el consejero ha señalado que la coalición estima que el proyecto "no contiene una apuesta clara por el empleo ni por la industria".

Además, ha censurado el "triunfalismo" del Gobierno Vasco porque a pesar de que las cuentas crecen, "no lo hacen tanto como la economía vasca", sobre todo en ámbitos como la educación que, a su juicio, "requiere de unas reformas vitales".

"Siempre partimos de la posibilidad de sentarnos a negociar. Está en manos del Gobierno mirar a un lado de la Cámara para apostar por unas cuentas más sociales o hacia el otro para pactar con el PP", ha subrayado Martínez, quien ha advertido también de que las relaciones con el Ejecutivo vasco en esta materia "pueden ser más dificultosas" debido a la presencia del PSE-EE en la institución y a su postura con relación a Cataluña.

Por su parte, EH Bildu no ha hecho declaraciones tras el encuentro con Azpiazu, ya que se trata de una primera toma de contacto y aún no conoce el proyecto al detalle.

No obstante, la coalición abertzale ya subrayó tras su aprobación en el Consejo de Gobierno que era insuficiente en materia de educación, salud, políticas sociales y desarrollo económico e instó al PNV a decidir entre "el acuerdo del 155 con el PP y el PSE o el acuerdo con EH Bildu que responde al sentir de la mayoría social que reivindica el derecho a decidir".

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos