Azpiazu dice que «no hay trampa ni cartón» en el Cupo

El consejero de Hacienda y Economía del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, la pasada semana tras la aprobación de la reforma de la ley del Concierto Económico. /EFE
El consejero de Hacienda y Economía del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, la pasada semana tras la aprobación de la reforma de la ley del Concierto Económico. / EFE

Destaca el «envidiable nivel de estabilidad» de Euskadi y aspira a una revisión del marco institucional que refuerce sus «fortalezas»

EUROPA PRESS

El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha afirmado que no "hay trampa ni cartón" en el Cupo, cuyo calculo "se ajusta a la normativa" y ha defendido que Euskadi es una comunidad autónoma "solidaria" que aporta "por encima" de lo que le corresponde por su población y riqueza relativa.

Azpiazu ha realizado estas manifestaciones en Bilbao en un encuentro organizado por APD y Deloitte que se desarrolla en el Palacio Euskalduna bajo el título "Modelo de éxito. Una llamada a la diferenciación estratégica".

El consejero ha indicado que el pasado jueves, cuando se aprobó en el Congreso la Ley Quinquenal del Cupo y la Ley del Concierto Económico, fue un día "señalado" para Euskadi y ha asegurado que la aprobación de estas leyes "normaliza las relaciones económicas entre Euskadi y el Estado para los próximos cinco años".

«Euskadi es una comunidad solidaria, que aporta por encima de la población y la riqueza relativa»

Azpiazu considera que quienes aducen que existe un trato de favor hacia Euskadi lo hacen desde «el desconocimiento o la mala fe».

Según ha subrayado, el acuerdo permite a las instituciones conocer las reglas de juego, "sin ambages y sin dar lugar a interpretaciones controvertidas". "Cumplimos, como Gobierno, con nuestra responsabilidad de alcanzar acuerdos que repercutan favorablemente en nuestra sociedad. Estabilidad y certidumbre son dos elementos esenciales para el desarrollo económico y social de cualquier país", ha apuntado.

Azpiazu ha destacado que la sociedad vasca ha demostrado saber estar a la altura de las circunstancias "en situaciones difíciles" y ha sabido "dialogar, trabajar en equipo y pactar". "Garantizando siempre la seguridad jurídica y sin olvidar nunca nuestra esencia, nuestras raíces, nuestros derechos históricos", ha apuntado.

En su intervención, Azpiazu ha asegurado que el Concierto económico está avalado por la Constitución española y ha recordado que, desde 2008, con el aval expreso de la Unión Europea. En este sentido, ha manifestado que el Concierto es un sistema de financiación "singular, diferenciado y reconocido, que constituye la clave de bóveda del autogobierno".

Según ha explicado, el fundamento del sistema se asienta en un criterio de capacidad económica frente al sistema de las autonomías integradas en el régimen común basado "en un criterio de necesidad". Azpiazu ha precisado que Euskadi aporta a los gastos comunes del Estado en base a su riqueza relativa y las comunidades autónomas, por el contrario, reciben "financiación del Estado para sufragar las competencias que les han sido transferidas". Por lo tanto, ha asegurado que la diferencia es que el Concierto Económico "implica responsabilidad y riesgo unilateral".

Además, ha manifestado que Euskadi debe contribuir a los gastos comunes con independencia de su situación financiera y ha indicado que el Cupo se calcula con variables que dependen exclusivamente del Presupuesto General del Estado.

El consejero ha indicado que Euskadi es una "comunidad solidaria, que aporta por encima de la población y la riqueza relativa". "El nuevo acuerdo fija el Cupo base para el quinquenio 2017-2021 en 1.300 millones de euros. Esta cuantía se ha determinado tomando como referencia las partidas presupuestarias de la Ley de Presupuestos del Estado para 2017. Es el dato resultante de la estricta aplicación de la normativa de la Ley de Cupo, conforme a la legalidad aplicable, a las cifras del presupuesto y desde el conocimiento y acuerdo de los expertos técnicos de las instituciones vascas y estatal", ha añadido.

Azpiazu ha asegurado que, quienes aducen que existe un "trato de favor" hacia Euskadi lo hacen desde "el desconocimiento, la falta de rigor o la deliberada mala fe".

Estabilidad

Azpiazu ha destacado que, afortunadamente, se han normalizado las relaciones financieras con el Estado después de un "largo periodo de desencuentros" y ello permitirá afrontar los retos pendientes "en un clima de estabilidad".

"Menos mal, podríamos decir porque la tarea es de enjundia, ya que el esfuerzo de reducción del déficit es significativo y las necesidades muchas, tanto por el envejecimiento de la población como por las profundas adaptaciones que requiere el capital humano y el capital productivo a un contexto de rápido cambio tecnológico".

Objetivo a largo plazo: reducir el paro a la mitad

El responsable vasco de Economía y Hacienda ha aludido a las crisis que se han atravesado, entre ellas la última que ha considerado como "la gran recesión". El consejero ha destacado que hasta 2016 no se ha logrado recuperar el nivel de PIB anterior a la crisis, pero se ha hecho con 90.000 empleos menos.

En este sentido, ha manifestado que la vuelta al crecimiento económico "es una realidad" pero ha asegurado que la convergencia en la tasa de paro que se logró en su día "se ha tornado otra vez en divergencia respecto a Europa, y el objetivo más inmediato no puede ser otro que el reducirla rápidamente".

Azpiazu ha recordado que el Gobierno se ha fijado el objetivo de bajar del 10% en la legislatura, pero ha indicado que será "un primer paso" al que deben seguir otros. "Tuvimos un millón de ocupados y deberíamos recuperar esa cifra, pero no sólo eso, tuvimos niveles de paro de la mitad del actual y deberíamos volver a ellos", ha manifestado.

Además, cree que también está el reto de la calidad del empleo y el de configurar un tejido productivo "más resiliente" para que no se vuelvan a producir "estos episodios de vuelta al paro masivo". "Yo creo que nuestro crecimiento potencial está en el 2%, que es claramente más alto que el de la zona euro, y que nos debe permitir avanzar en términos relativos", ha añadido.

En su discurso, ha aludido a la innovación y que cree se debería incorporar a todas las empresas a este proceso, impulsar la formación, desarrollar las nuevas tecnologías y posicionar Euskadi a la vanguardia de la industria 4.0 en el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos